¿Puede MoviePass revolucionar el mundo del cine?

Constantemente, nos llegan noticias sobre cómo el mundo del ocio se reconvierte. La presencia de Internet lo ha revolucionado todo. Según datos de Hootsuite, por ejemplo, el 82% de los españoles se conecta a la red. Es fácil pensar que una buena parte del tiempo dedicado a esa navegación se centra en el entretenimiento.

Si tenemos plataformas VoD, contenidos a la carta de los grupos televisivos, series emitidas en redes sociales… ¿Puede el mundo del cine, un servicio offline que representa un modelo de negocio de la era analógica verse perjudicado? Opciones como MoviePass quieren marcar la evolución de esta industria.

Qué es MoviePass

MoviePass es un servicio de suscripción para ir al cine que ya funciona en Estados Unidos. Se trata de una tarifa plana con la que se pagan el equivalente a 8,34 euros mensuales, lo que supone que si una persona fuera al cine cada día, esa entrada le costaría 28 céntimos.

Aunque la empresa se fundó en 2011, ha sido durante el pasado verano cuando vivió una auténtica renovación que ha impulsado su popularidad entre los usuarios.  En agosto de 2017 bajaba sus precios y el pago mensual de 50 dólares se reducía a 9,95. Lo que, sin duda, ha contribuido a elevar su número de suscriptores, que ya suman un millón.

MoviePass funciona de la siguiente forma. El espectador se descarga una app para su smartphone a través de la que hace su inscripción y el pago de sus cuotas. A partir de ahí, recibe en su casa una tarjeta (con el mismo formato que las de crédito) con la que puede comprar sus entradas, eso sí, a una distancia física de 90 metros de la sala de exhibición. Según cifras del propio MoviePass, un 90% de los cines de Estados Unidos acepta este método de pago.

La ventaja para los espectadores parece clara: una reducción en los precios que incentiva el consumo. Pero, en este punto, también nos interesa sus ventajas para las marcas. En primer lugar, tenemos una forma de que los cines conecten con las nuevas generaciones. Se calcula que el 75% de los suscriptores pertenecen a esa generación millennial que supone el target más deseado para las empresas.

¿Cuáles son las implicaciones?

Ésta es una de las implicaciones derivadas más destacadas: llegar a esos nuevos consumidores que tienen tantas opciones y ofertas audiovisuales a su alcance. El auge de productos como Netflix tiene su explicación en los cambios en las formas de consumo y en la libertad que supone que un espectador pueda ver un contenido cómo, dónde y cuándo quiera. Muchos espectadores pueden sentirse tentados a esperar a que un película llegue a la plataforma de streaming a la que está abonado y no tener que pagar el coste de la entrada del cine.

En ocasiones, nos hemos preguntado si el mundo del cine se encuentra en crisis. Sabemos que el verano es una de las épocas más rentables para este universo, por el estreno blockbusters de gran presupuesto. Pues bien, el verano de 2017 ha supuesto un duro revés para Hollywood con un descenso del 16% de los ingresos en taquilla respecto al año anterior y con 425 millones de entradas vendidas, las peores cifras en 25 años.

La presencia de opciones como MoviePass puede incentivar un crecimiento en la asistencia. Ya no sólo para ver esa película de la que se está oyendo hablar desde antes de su estreno, sino incluso para animar a acercarse a productos que puede que de otra forma nunca habrían despertado el interés del espectador. La tarifa plana es un estímulo para ir más al cine, y una oportunidad para descubrir a nuevos creadores, nuevos registros, de seguir profundizando en su interés cultural.

Además, no podemos olvidar una interesante implicación para la propia marca. En muchas ocasiones, hablamos de la importancia del big data y el análisis de datos para la planificación y estrategia de las diferentes empresas. Pues bien, el uso de MoviePass representa una ventajosa manera de recabar datos de cada consumidor. No sólo de sus gustos y preferencias por tal género o tal director, sino también de sus hábitos de consumo, de cuándo prefiere ir al cine…

Otras propuestas

MoviePass no es, ni mucho menos, el único mecanismo que ha surgido para reconectar al público con las salas de exhibición en una era en la que la televisión, la series y las propuestas streaming están en alza.

Tenemos, sin ir más lejos, a Movie Club, de la empresa Cinemark. Los abonados a este servicio pueden comprar sus entradas al cine por 8,99 dólares. Teniendo en cuenta que el coste de ir al cine puede ser de unos 16 dólares en la ciudad de Nueva York, el descuento parece considerable. Además, los usuarios del servicio obtienen otros beneficios, como rebajas en las tiendas asociadas (en la compra de palomitas, refrescos…) o la posibilidad de obtener tickets para pases exclusivos a ciertas funciones o eventos.

Otro servicio del que se empieza a oír hablar cada vez más es Sinemia. Se parece a MoviePass en el sentido en que entrega una “tarjeta” para sus abonados, para que puedan comprar con ella las entradas de cine. Su oferta se concreta en dos pases de cine al mes por un coste de 9,99 dólares. Pero además, incluye promociones especiales para parejas, por 18,99 dólares al mes, así como planes anuales. También se pueden adquirir tres entradas mensuales por un precio de 14,99 dólares. Una ventaja respecto a MoviePass es que permite comprar las entradas desde casa y que da acceso a películas en 3D o IMAX, un servicio con el que no cuenta MoviePass.

Por otra parte, cada vez resultan más habituales las tarjetas de fidelización para los espectadores o la posibilidad de que éstos se conviertan en socios para obtener promociones especiales, descuentos, ofertas, regalos, premios… Las posibilidades son tantas como la creatividad del equipo de marketing. Los Cines ABC, por ejemplo, ofrecen una tarjeta con la que obtener puntos que canjear por entradas, palomitas… Los socios de los cines Lys tienen descuentos en sus entradas, de mayor coste si la visita al cine se da entre semana. Por su parte, los cines Full ofrecen un abono de diez entradas y en Cinesa entregan descuentos de 2×1 para sus abonados.

Tampoco podemos olvidar propuestas como La Fiesta del cine. Se trata de un evento que, en nuestro país, se viene celebrando dos veces al año. Los usuarios consiguen su acreditación a través de Internet y obtienen una rebaja en el precio habitual de las entradas, que durante los días de este evento se establece en 2,90 euros. En la última edición, celebrada en octubre, asistieron más de millón y medio de personas. Las actividades asociadas a este producto se prolongan durante el año. Por ejemplo, en relación con la celebración de los Premios Goya de 2018, se sortean dos entradas para asistir a la gala.

Nuevos retos para el cine

El cine siempre ha sido un lugar al que acudir para evadirnos de nosotros mismos, para soñar con historias fantásticas… Ahora más que nunca, las marcas tratan de rentabilizar eso que conocemos como la “magia del cine”.

Las películas en 3D forman parte de esa revolución. Se trata de una experiencia que casa a la perfección con los nuevos tiempos digitales pues pretende ser completamente inmersiva. En nuestro país, el 90% de las salas ya están digitalizadas. La sala de cine ofrece unas posibilidades, en este sentido, mucho más difíciles conseguir, por ejemplo, en el salón de casa: una pantalla de gran tamaño, mejora del sistema del audio… El espacio se trabaja para que esa experiencia sea más completa.

Los nuevos formatos son una parte fundamental de esta nueva línea. Tenemos las películas IMAX, con una mejora en la calidad de la imagen y del sonido. Un objetivo que también buscan sistemas como el HFR y el 4K. Aunque, seguramente, el nuevo reto sea el que supone la realidad virtual, un formato que también está dando sus pasos en la televisión. Eso sí, esta tendencia necesita de un desarrollo tecnológico adecuado, que puede marcar el éxito o no de los futuros movimientos.

El cine, ese gran instrumento de ocio, es otro de los sectores que debe ponerse al día para seguir el paso que marcan los nuevos modelos de consumo. Experiencias como la que ofrece MoviePass pueden resultar claves para conectar con unos espectadores cada vez más exigentes.

Imagen | Pixabay, MoviePass

En BlogginZenith | Cine en España: ¿superará en 2018 las cifras de 2017?

En campaña con Zenith

Un comentario

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>