¿Y si la Liga de fútbol se ve a través de Amazon Video?

El fútbol es uno de los motores industriales más potentes que se conocen. El mercado de fichajes de este último verano nos ha dejado traspasos de 105 millones de euros, y según el último informe de CSM Sport & Entertainment, más de 1.000 empresas se disputan los acuerdos de patrocinio de los clubs europeos, con un montante global que supera los 3.000 millones de euros.

Todo ello nos hace volver una y otra vez a un tema como es el de los derechos televisivos. ¿Dónde han de seguir los millones de aficionados las cuitas de sus equipos favoritos? Desde hace varios años, el modelo parecía controlado por las operadoras de televisión de pago pero, como todos sabemos, hay unos jugadores nuevos sobre el tablero que están dispuestos a dar el todo por el todo. Streaming, OTT y, en concreto, operadoras de video on demand que ya se han fijado en un mercado tan lucrativo como es el del deporte. También en nuestro país.

A vueltas con los derechos

Los derechos de televisión asociados al deporte son un lucrativo negocio que, eso sí, cuenta con una larga y compleja historia a sus espaldas. Muchos aspiran a hacerse con las emisiones, pero no siempre los resultados son los esperados. Las operadoras de televisión son, hoy por hoy, quienes poseen gran parte de ese negocio. Pero muchos expertos aseguran que los precios que pagaron en su momento para hacerse con esos derechos podrían no estar siendo compensados con el rédito que obtienen.

Aunque muchas veces las empresas son reacias a dar cifras, en octubre de 2017 se habrían publicitado algunas. Vodafone España habría pagado 318 millones de euros a nivel fiscal en el último ejercicio. Unas cifras que se situarían en un 55% más de lo que se abonó en el periodo anterior. Los altos costes estarían derivando en la necesidad de todas las operadoras de subir los costes de sus tarifas de internet y servicios móviles y las empresas estarían pensando seriamente en abandonar el negocio del deporte televisado al considerar que no genera rentabilidad suficiente.

Un ejemplo lo habríamos visto en junio de 2017, cuando se adjudicaron los derechos de Champions League. En este caso, recayeron en Mediapro, quien se presentó a la subasta con Movistar. Por su parte, tanto Vodafone como Orange ya habían comentado que no iban a presentarse a la misma al considerar que los precios eran demasiado elevados. Se habla de que Mediapro habría abonado unos 1.100 millones de euros por la operación. Esto supondría tener los derechos hasta 2021 y, para los espectadores, probablemente, perder el partido que se ve en abierto.

Amazon, el nuevo jugador

La situación que planteamos parece llevar a una crisis en el sector. Si las operadoras consideran que los precios que establecen las instituciones como la UEFA, la FIFA o la Liga Española son excesivos, ¿qué pasará con el contenido futbolístico? Pues bien, aquí entra en juego un nuevo y en realidad no demasiado sorprendente, competidor. Hablamos de Amazon.

En nuestro país (y a nivel global, más bien) el consumo televisivo está viviendo una revolución a todos los niveles. Empresas como Netflix, con más de un millón de abonados en España, están marcando los nuevos tiempos y modelos. Para ser más competitivas, las plataformas en streaming recurren a armas tan atractivas como la ficción propia. Pero, ¿no incrementarían su mercado si prestasen atención a un producto que siempre ha sido valorado por los consumidores como es el fútbol televisado?

En estos momentos, están en juego los derechos de emisión de la Liga Española para las próximas tres temporadas (2019-2021). La puja por esos derechos podría haberse establecido en 1.300 millones de euros, lo que implica un incremento del 40% respecto al periodo anterior. Y Amazon ya habría anunciado a la Liga el interés por participar en esta puja. Así, Amazon podría estar presente en la subasta por los paquetes más pequeños, como pueden ser el del partido más relevante de la jornada. Pero, también quiere optar al paquete principal, el que da acceso a ocho partidos por jornada. Y para ello, estaría negociando con alguna de las operadoras de nuestro país: Movistar, Vodafone u Orange, para ir de la mano a la subasta y optar juntas por esos derechos.

Las repercusiones de una decisión así son muy relevantes. Si bien Netflix parece ser la empresa de VoD que más consolidada está en nuestro país, una grande como Amazon no va a quedarse de brazos cruzados y piensa seriamente en plantar cara a los de Ted Sarantos. Apostar ahora por el mundo del deporte podría resultar muy interesante. El mundo de los derechos de fútbol siempre ha generado un gran movimiento alrededor. Para Amazon, supondría diversificar su negocio y ampliar su mercado. Y, sobre todo, conectar con una audiencia que vería cómo no sólo series y películas sino también un contenido relevante como el fútbol, tiene cabida en su OTT de pago.

El caso de la Premier

Todo lo que planteamos no sólo se está dando en España, sino en muchas otras regiones. Unos precios a los que las operadoras tradicionales podrían estar renunciando más nuevas empresas interesadas en las emisiones como Amazon o Facebook están marcando un nuevo juego.

De esta forma, se está hablando con fuerza de si Amazon estaría también interesada en entrar a competir por los derechos de la Premier, la liga inglesa, una competición de gran repercusión a nivel mundial. Recientemente, se han adjudicado cinco de los siete paquetes de derechos que se venden en relación con la competición, que comprenden las temporadas 2019 a 2022. Sky y BT Sports se han llevado la subasta por la que han pagado un precio menor que el que se cerró en la última venta de derechos. Se han adjudicado por 700 millones de libras menos.

Los otros dos paquetes que quedan por adjudicar son los que pueden dar la sorpresa. Según directivos de la liga inglesa, Amazon podría haberse interesado por participar en esa subasta, pues estaría interesado en ganar ese número de suscriptores que significan los aficionados a la Premier. La revolución que esto podría marcar para el mundo de la televisión no es menor.

Tiene implicaciones sobre la estrategia digital de la competición deportiva. Se venderían derechos near-live. Es decir, que estarían disponibles para el espectador incluso unas horas (normalmente, 24) después de haberse visto en directo. Y los directivos de la Liga podrían observar cual es el comportamiento de los aficionados, monitorizando el modo de consumo de los partidos, un consumo que se haría únicamente a través de Internet y que se beneficiaría más que nunca del uso del multidispositivo y su versatilidad.

Plataformas y deportes

De hecho, Amazon no es novato en esto de los derechos de las retransmisiones deportivas. En 2017, la empresa de Jeff Bezos adquirió los derechos del partido de los jueves de la Liga de Fútbol Americano (NFL). Por otro lado, este mismo verano, se hizo, por primera vez, con derechos deportivos más allá de las fronteras estadounidenses. Amazon se alzó con la subasta en Gran Bretaña por las emisiones de los torneos de la ATP de tenis.

Por su parte, Facebook es otro operador que también ha puesto su interés en los contenidos deportivos. Las competiciones son diversas y siempre buscan la atención de un público específico. La liga estadounidense de béisbol o el campeonato de surf son un ejemplo. Pero también la Champions League europea para usuarios americanos.

Internet loves fútbol

Y es que cualquier plataforma de encuentro entre individuos, en la que compartir ideas, opiniones, eventos… está marcando la relación entre fútbol y sociedad. Por añadidura, será un espacio en el que las marcas puedan sacar todo el partido a una situación que les acerque a los consumidores desde ese tema que les interesa en su día a día.

Recientemente, Twitter ha presentado la iniciativa #FootballIsHappening, con la que espera incrementar ese engagement de las empresas con su audiencia. Aquí radica también la importancia del marketing con hashtags y conceptos como  #WorldCup y #UCL resultan claves. Se trata de eventos deportivos especialmente significativos que generan una oportunidad única para las marcas.

Según se explica desde el propio Twitter, los vídeos de temática futbolística compartidos en la red se han incrementado en un 124% en el último año. Hasta un 90% de los aficionados al fútbol que usan Twitter, verán ese Mundial que se celebrará en Rusia en pocas semanas. Es por ello que las marcas pueden encontrar un buen trampolín de visibilidad. Herramientas como First View (un vídeo promocionado en la parte superior del timeline de un usuario al acceder a la red), el emoji targeting (la segmentación por audiencias a través de emojis) o los paquetes de patrocinio (contenido de vídeo generado por Twitter o por otros usuarios) son fundamentales para la estrategia que la red ha ideado.

Sin duda, una importante revolución que puede seguir marcando ese futuro de la televisión del que tanto nos gusta hablar. ¿Veremos la Liga con Amazon?

Imagen | Pixabay

En BlogginZenith | El enredo de los medios: ¿podremos ver deportes en televisión, a través de una consola, por los derechos comprados por Twitter?

En campaña con Zenith
   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>