¿Cuál es la historia de la música en publicidad?

Música. Hablamos de un negocio que sólo en nuestro país, genera cifras de casi 232 millones de euros en música grabada. Por otro lado, nos referimos a una auténtica pasión para millones de personas en todo el mundo. Mucho más que un hobby, la música es un alimento del alma.

Música y publicidad. Desde muy pronto, las marcas y los publicistas se dieron cuenta de que para llegar al corazón del consumidor, las notas musicales podían convertirse en el mejor aliado. ¿Cómo? Hoy queremos acercarnos a ese curioso viaje.

Música, un instrumento imprescindible

El marketing se “asocia” con diferentes elementos que le ayudan a hacer que su mensaje comercial sea más impactante y genere un mayor recuerdo en la audiencia a la que se dirige. Imágenes, colores, sonidos… y, cómo no, música que consiga un mayor engagement con el consumidor.

La música cumple con diferentes funciones dentro del espacio publicitario. Por un lado, sirve para reforzar el contenido del mensaje. Sin duda, es una forma de llamar la atención del mismo. Los estímulos comerciales van creciendo y la oferta publicitaria se diversifica, por lo que se hace necesario poder contar con herramientas creativas que favorezcan esa conexión e interés.

Por otro lado, para los publicistas, el uso de la música favorece su trabajo. Es una forma de poder estructurar mejor el mensaje y la información que se quiere destacar respecto al producto o el servicio en cuestión. Un jingle, por ejemplo, permite señalar ciertos puntos y resaltarlos por encima de otros, identificando de forma muy clara el concepto más importante.

Del mismo modo, el uso de un determinado estilo musical favorece que se pueda conectar con cierto tipo de público, es decir, llegar a una audiencia específica y al tipo de consumidor al que se quiere conquistar.

Los primeros tiempos

Para hablar de la historia de la música en publicidad nos tenemos que remontar, claro está, a la radio. En 1922, se comenzó a emitir información comercial en este medio. Pero no sería hasta 1926 cuando se empezó a usar de forma efectiva la música a la hora de emitir un anuncio.

El primer jingle como tal corresponde a la marca estadounidense de cereales Wheaties. Donald Davies, vicepresidente de la empresa, era un entusiasta del aún novísimo medio de comunicación. Quería impulsar una campaña para dar popularidad a sus cereales. Así que se reunió con el gerente de la emisora WCCO, Henry A. Bellows; y con Earl Gammons, el publicista de la emisora. A él se le reconoce el mérito de aquel primer jingle. Se trataba de una versión de un canción de coro muy conocida por el público: ‘Jazz Baby’.

Los intérpretes del tema fueron un cuarteto vocal que cantó la melodía cada semana durante tres años. En aquellos tiempos, no se había ideado un sistema de grabación y los artistas tenían que actuar en directo. También resulta interesante destacar que la primera de las emisiones se produjo en Navidad. Desde BlogginZenith, hemos hablado muchas veces de la importancia de las campañas navideñas para las marcas. Como vemos, una época que se relaciona con spots especiales no sólo en tiempos actuales, sino desde los inicios mismos de la publicidad en medios de comunicación masivos.

Otra fecha a destacar es 1934, cuando entra en juego la empresa Muzak. Esta compañía fue pionera en la creación de música comercial. Es decir, en desarrollar partituras de música que se usaban como “fondo” para tiendas físicas. (De hecho, en Estados Unidos, se suele emplear la palabra “muzak” como sinónimo de música de ambiente). Pero a partir de ese año, comenzó a desarrollar su trabajo para las marcas que se querían promocionar en el medio radiofónico.

La llegada de la televisión

Con la televisión, llegaron nuevos hitos para la historia de la publicidad. El primer spot que se emitió por la pequeña pantalla fue en Estados Unidos el 1 de julio de 1941. Se trataba de un mensaje promocional de apenas 10 segundos de duración, por parte de la casa de relojes Bulova. En este caso, no había música que acompañara a la voz.

En 1944, se pudo ver el anuncio con el que muchos consideran primer jingle para un spot audiovisual. La pieza es un corto animado llamado ‘Chiquita Banana’, una producción de Disney para la United Fruit Company que solo pudo verse en cines. Sobre la canción, decir que la voz femenina es la de la cantante Monica Lewis. Aquí, la melodía se convierte en hilo conductor de la historia. Su papel como elemento transmisor es fundamental. Por ello, el objetivo es que la música sea pegadiza y fácilmente recordada para los espectadores.

En Inglaterra, tenemos otro ejemplo muy primitivo de la importancia de la música para la publicidad. El primer anuncio que se pudo ver por televisión corresponde a Gibbs SR Toothpaste en 1955. Aquí, no disponemos de jingle que mencione la marca ni el producto, pero sí hay una melodía de fondo que acompaña a todo el spot. Su uso nos habla de cómo la música, aunque no sea un componente principal, se convierte en un elemento de apoyo que consigue hacer más fluido el mensaje y que llegue de una manera más atractiva al consumidor.

Mientras, en España

En nuestro país, el marketing estuvo marcado en los años 60 por la llegada de marcas internacionales que afrontaban sus mensajes comerciales con los cánones narrativos que triunfaban en otros países. Y es que la publicidad siempre ha sido una forma de poner en contacto diferentes realidades sociales. Las marcas españolas también apostaron por este tipo de publicidad que les hacía situarse al mismo nivel y adecuarse a un contexto más moderno.

Los jingles vivieron una de sus épocas doradas. Esas canciones pegadizas llamaban la atención de unos espectadores que no estaban tan habituados a la publicidad como lo están ahora. Se trataba de estímulos frescos que no eran percibidos de forma invasiva. Muchos han pasado a nuestro imaginario colectivo.

El anuncio de ‘Familia Philips’, por ejemplo, sabía unir el estilo musical más tradicional con el que la cultura pop traía a los más jóvenes. Carmen Sevilla, como “flamenca yeyé”, fue la intérprete de su melodía. Los electrodomésticos entraban en nuestras casas como muestra de progreso económico.

Muchos spots escogían animación para sus piezas, por las cualidades espectaculares del formato. En ellas, los personajes interpretaban una melodía que acompañaba la presentación del producto, y explicaba las cualidades del mismo. Estas canciones siempre eran alegres y hablaban directamente al espectador.

Muchos de los anuncios de los años 70, 80… son iconos para la sociedad de nuestro país. Y una parte de la responsabilidad de que esto sea así se debe al uso de sus canciones, que han pasado a forjar una riqueza cultural que todos conocemos, incluso aquellos que no los vivieron en su momento de emisión.

Quizá por ello, muchas marcas han seguido usando, a pesar del paso del tiempo, estas melodías, pues su salto evolutivo las ha convertido en referentes muy reconocibles que hablan al espectador de una marca de confianza a la que conoce desde hace muchos años.

Arma invencible

Los años han pasado. Y la evolución de la música en publicidad ha estado en consonancia con la propia evolución de los gustos musicales de la sociedad. De hecho, en su deseo por consolidarse como un referente de actualidad, los spots siempre han tratado de apostar por melodías con las que los consumidores pudieran sentirse identificados. Los ritmos más modernos son los que pueblan los nuevos spots.

También las canciones más conocidas se han convertido en protagonistas de spots. Muchas han sido versionadas o usadas en su formato original. De nuevo, la fuerza del reconocimiento y los valores asociados a la melodía de éxito se han impuesto.

Por último, una curiosidad que nos habla de cómo la música en publicidad no es un instrumento sin más. Sino que revela todo su potencial a la hora de transmitir la idea de venta. En 2016, la publicación Gunn Report lanzaba una playlist con las que consideraba mejores canciones en la publicidad. Seguro que recordáis muchas de ellas:

Este spot de Coca Cola sirvió también para el cierre de una de las series más admiradas de los últimos años, ‘Mad Men’.

En este otro, se versiona un clásico de ésos que no pasa de moda:

Con este anuncio de Cerveza Lite, la agencia que lo creó ganó un premio de publicidad de la televisión británica.

Un pequeño repaso por la historia de la publicidad que nos habla de la magia de la música. Imposible quedarnos con un solo spot.

Imagen | Pixabay

En BlogginZenith | “El jingle potencia las emociones que una imagen no es capaz de expresar” [entrevista con Christian Tosat, compositor]

 

En campaña con Zenith
   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>