¿Qué es y cómo funciona el “a-commerce”? DicZionario

a-commerce

El universo del e-commerce no deja de evolucionar gracias a los avances tecnológicos y de la Inteligencia Artificial, que crece sin parar. Anteriormente ya hablamos sobre la llegada del i-commerce o comercio inteligente, y, ahora, nos encontramos ante un nuevo concepto que se presenta como el futuro del comercio electrónico: el a-commerce. Este tiene mucho que ver, además de con todo lo anterior, con la automatización de los procesos.

A continuación, hacemos un repaso sobre el concepto de a-commerce y ponemos algunos ejemplos para entender mejor su funcionamiento y cómo afecta al mundo de las tiendas online y los consumidores.

Definición de “a-commerce”

Cuando hablamos de a-commerce, nos referimos a un método de compra electrónica más sofisticado. Se trata de la llegada del comercio automatizado a las firmas de venta digital. Hay que tener en cuenta, que los consumidores, cada vez más, quieren que conozcamos sus costumbres y usos cuando navegan en Internet, y que nos adelantemos a sus necesidades en función de su perfil, gustos y estilo de navegación.

En este sentido, dotar a la tienda online de más Inteligencia Artificial es clave para poder llevar a cabo la automatización de todo lo posible a lo largo de todo el proceso de compra, desde encontrar productos, hasta las entregas y todo el servicio post-venta. Con todo esto, tenemos una mayor eficiencia en el negocio, y, además, mejora la experiencia de compra de los consumidores, que será así más sencilla, de modo que no requerirá casi que inviertan su tiempo en ella.

En definitiva, el a-commerce ofrece la posibilidad a los consumidores de tener sus compras programadas, e incluso de predecirlas en función de sus patrones de consumo.

Algunos ejemplos

Un ejemplo de empresa que aprovecha al máximo todo lo que ofrece el a-commerce o comercio automatizado, es la plataforma china JD.com. A través de este sistema, está logrando ser más eficiente. La compañía está construyendo actualmente almacenes automáticos, cuenta con tecnología de drones, así como con sistemas de planificación de rutas basados en Inteligencia Artificial, con el fin de poder hacer la mayoría de las entregas de las compras durante el mismo día o al día siguiente en todo el país.

Por otra parte, no podemos dejar de mencionar al gigante de Amazon, que ofrece constantemente ejemplos de innovación en el comercio electrónico. Y uno que nos atañe ahora, es su servicio Amazon Dash, que lo que hace es acostumbrar a los consumidores a realizar la compra de forma automática e inteligente con un click en el botón del producto, cada vez que detectan que se está terminando. Esto puede resultar muy útil para productos cotidianos, como detergentes o papel higiénico, por ejemplo.

En el mundo de la moda, tenemos el ejemplo de la web y aplicación Finery. La firma cuenta con un sistema operativo Wardrobe patentado, que lo que hace es permitir a los usuarios subcontratar sus necesidades de venta al por menor relacionadas con la moda, a través de la tecnología, para poder buscar y cargar las compras anteriores, actuales y del futuro, y tenerlas fusionadas en un armario automatizado. La app está sincronizada con una cuenta de correo electrónico, y de forma automática agrega todas las compras a un ‘armario’ digital organizado en función de distintas características, como color, diseñador, tipo, etc. Además, los usuarios también pueden realizar listas de deseos, y recibir notificaciones relacionadas con ventas o cambios de precios, por ejemplo.

También el sector de las finanzas se está poniendo las pilas en este sentido, y ya existen servicios como Digit, que permite subcontratar algunas decisiones financieras. Se trata de una app de ahorro automático, que lo que hace es mover pequeñas cantidades de dinero a otra cuenta de ahorro, cuando ve una oportunidad en las cuentas del usuario. Su lema es: “Ahorra dinero, sin pensar en ello“.

Además, los modelos de negocio por suscripción como Dollar Shave Club, por ejemplo, son una buena forma de comenzar a integrar el a-commerce. Se trata de modelos de negocio en los que los usuarios reciben de forma periódica los productos que necesitan.

Siguiendo la misma línea, tenemos también el ejemplo de blacksocks.com, una empresa suiza que lanzó el nuevo concepto de ‘Sockscription‘. Aquí, los usuarios realizan una suscripción anual, y tan solo deben elegir el primer día el modelo de calcetines que quieren, la talla y la periodicidad, y recibirán el producto por correo, de forma que no tendrán que pensar más en ello.

Con todos estos ejemplos, vemos cómo las compañías del universo del comercio electrónico buscan la forma de facilitar las cosas a los usuarios, a través de la automatización de los procesos. El a-commerce se ha convertido así en una de las principales tendencias para 2018, según los datos de TrendWatching. Por eso, durante este año veremos avances en este sentido, de forma que habrá que ver cómo evoluciona y qué compañías se suman a esta tendencia y pasan del e-commerce tradicional al a-commerce.

Imagen | pixabay

En BlogginZenith | ¿Cómo puede Instagram Stories cambiar el e-commerce como lo conocemos?

Un comentario

  1. Está claro que cada vez todo va a ser más automatizado, y el sector del e-commerce uno de los primeros

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>