YouTube y los proveedores de contenidos: así es su relación en la actualidad

youtube-portada

Cada día, millones de personas ven contenido audiovisual en YouTube. La gran plataforma de vídeos se ha convertido en un imprescindible para entender nuestro ocio. Los youtubers, por ejemplo, son auténticas estrellas que generan contenido propio para ser disfrutado a través de este canal.

Pero, ¿qué pasa con la oferta cultural que no fue pensada para ser consumida a través de la plataforma? La música, los vídeos musicales, los conciertos… tienen gran repercusión entre los usuarios de la red, que no dudan en entrar en esta web para ver el último videoclip de su artista favorito. ¿Están ellos de acuerdo con esta situación?

Los músicos contra YouTube

No, la verdad es que no están nada contentos. Hace unas semanas artistas internacionales de toda índole se unieron para escribir una misiva para el Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en la que reclaman un cambio de legislación en este sentido, que proteja sus intereses frente a plataformas como YouTube (la única que citan por su nombre al hacer referencia a estos servicios).

El futuro está amenazado por una grave transferencia de valor causada por los servicios de alojamiento de contenidos como YouTube que desvían el valor creado por los artistas y los cantantes de forma desleal“. Los artistas piden una revisión de las leyes que afectan a sites con capacidad para alojar música. Sus reclamaciones parten del hecho de que se ofrecen vídeos que deberían estar protegidos por derechos de autor, es decir, no deberían de estar disponibles si no se paga una cantidad económica a cambio de su uso.

Así, artistas como Coldplay, Alejandro Sanz, David Guetta, Lady Gaga, Plácido Domingo, Elton John, ABBA o Paul McCartney han firmado en una carta que pide que se “tome medidas ahora para crear un terreno de juego justo para artistas y propietarios de derechos de autor“, y que denuncia “las protecciones desarrolladas hace dos décadas para proteger a las start-ups emergentes. (…) Ahora se hace un mal uso de éstas por empresas que distribuyen y monetizan nuestro trabajo“.

Su denuncia parte del hecho de que estas plataformas se presentan como meros intermediarios en este juego, inocentes ante las actuaciones de terceros, verdaderos responsables de subir esos contenidos de manera ilegal. Pero, para los artistas, YouTube está interesada en no confrontar el problema de raíz, que vendría a suponer una negociación de derechos de difusión con los músicos y creadores. Y esperan dar mucha guerra, en los últimos días, se han sumado a las peticiones artistas de otras disciplinas como cineastas o dibujantes. La publicación del estudio Midia ha terminado por calentar a las partes. Se trata de un estudio que la compañía ha hecho sobre YouTube, en el que explica que los visionados de música han aumentado un 132% el pasado año, por lo que la proporción de lo que paga a los músicos por click, llegaría a ser de 0.0008 euros.

Por su parte, la empresa de Google se defiende contra estas críticas. Hace poco aseguró que, desde 2007, ha generado beneficios para los titulares de derechos por valor de 2.000 millones de dólares. Y sólo en 2015 los pagos se habrían incrementado en un 11%. También destaca otros datos del informe Midia como que tres de cada cuatro vídeos musicales son piezas con autorización y no piratas. Todo esto llega cuando grandes compañías como Universal, Sony y Warner están negociando un nuevo acuerdo con YouTube que se centra, principalmente, en la gran cantidad de vídeos musicales que están alojados en la web pero no identificados a nivel de copyright, por lo que no se están percibiendo los derechos exigidos.

En Estados Unidos, hasta 180 artistas han presentado una petición al Congreso de su país en la que demandan la reforma de la Digital Millennium Copyright Act. Se trata de la Ley de Propiedad Intelectual que permanece vigente desde hace 20 años y que consideran anticuada. Especialmente, en lo referido a su relación con Internet y al consumo digital de música. La realidad tecnológica avanza a gran velocidad y no es la primera vez que oímos que, desde diferentes sectores, se pide una regularización que case con los tiempos que vivimos.

YouTube y sus partners

Los problemas del site con el contenido que ofrece nos han dejado diferentes momentos de tensión entre compañías. YouTube quiere presentarse como un ente neutral, que no controla quién sube qué a la red y que es inocente frente a estas cuestiones. Para las partes interesadas, pero, sí tiene una responsabilidad en la cuestión. Por ejemplo, es de sobra conocido el caso de Telecinco. En 2008, Mediaset demandó a YouTube por considerar que al permitir que se difundieran en su portal vídeos de la cadena, se estaba frente a un caso de piratería. Como os contamos aquí, el caso se ha resuelto recientemente con un entendimiento por ambas partes y ahora Mediaset tiene Mitele&You, su propio canal en YouTube.

Y es que, para la red social, no son nada beneficiosos este tipo de conflictos. Ya sabemos que las empresas han de cuidar su imagen. Especialmente, las plataformas tecnológicas, tan en la vanguardia de la modernidad. Estos problemas pueden provocar que YouTube se vislumbre como una compañía que juega al límite de la legalidad, disfrutando de unos vacíos legales que perjudican a los verdaderos autores de las canciones. ¿Una compañía que se aprovecha del trabajo de otros? Ni YouTube ni nadie quiere eso.

De hecho, los que reivindican este site lo hacen como un espacio de libertad de creación y comunicación total, también para los músicos. Son muchos los que se han abierto camino subiendo un vídeo de su trabajo y dándose a conocer gracias a una viralidad que hace que los propios usuarios compartan. Así, artistas como Justin Bieber o Pablo Alborán fueron descubiertos por sus piezas subidas a YouTube, que les brindó la oportunidad de mostrar su talento.

youtube

YouTube es una gran empresa, que forma parte de un gigante como Google y que tiene a muchos competidores siguiendo sus pasos. Que sus acciones puedan dar una imagen frívola y al margen de la ley no es ventajoso. Y YouTube ya se ha puesto a trabajar en ello. Así, por ejemplo, hace poco os hablamos de YouTube Unplugged, que espera salir al mercado en 2017 y que supone una apuesta de la marca por la televisión de calidad. Se trata de un servivico de suscripción para acceder a través de YouTube y en modo streaming, a canales de televisión de cable, con los que ya se está negociando para llegar a acuerdos ventajosos. YouTube no quiere ser el enemigo de los proveedores de contenidos, sino su socio.

Y también el de los usuarios. Como decimos, YouTube quiere ir más allá de una imagen que pueda asociarle con un almacenaje de todo tipo de contenidos incontrolables. Quiere venderse como una marca responsable y comprometida con lo que se ve a través de su pantalla. Hace poco ha llegado a España YouTube Kids, una app con la que los padres pueden controlar qué están viendo sus hijos. YouTube es un aliado del ocio.

Tomás Ravina López de Carrizosa, Account Director de Zenith, nos explica la relación de YouTube con los suministradores de contenidos: “Google tiene las ideas muy claras desde que compró Youtube allá por el 2006 por 1.600 millones de dólares. El consumo de la Tv ha cambiado y, cada vez más, se consume más VOD. Y no sólo hablamos de videos de larga duración ya que el consumo de video en general no ha parado de crecer en los últimos 10 años. Con esta realidad, y con la autoridad que le da la audiencia que tiene (en España, más de un 75% sobre el total internautas), son los líderes indiscutibles del consumo audiovisual. Esto, no debe ser una amenaza para los productores ya que Google sigue dando pasos para que estos moneticen sus contenidos. Tanto en la remuneración de la publicidad que vende Google de forma directa (fundamentalmente, Trueview) como en el hecho de permitir la creación de los MCN (Multichannel Network) para que sean estos los que establezcan sus propias políticas comerciales para poder generar ingresos por sus contenidos. Además, sigue trabajando contra la piratería dentro de su propia plataforma, bloqueando contenidos de “dudosa ilegalidad”. Con esto, la apuesta de Google por quedarse con la distribución de los contenidos de calidad es clara. El reto ahora es ver qué tipos de acuerdos cierra (no sólo económicos) para tener estos contenidos.”

Gigantes como YouTube nacieron de la manera más inocente: ¿qué tal un site para que la gente cuelgue sus vídeos? Pero la magnitud de su recorrido implica diferentes problemas que no pueden ser ignorados. Mientras YouTube sigue creciendo, su deseo por mostrarse como un jugador serio y confiable choca contra las peticiones de quienes consideran que se les está perjudicando en la revolución digital. ¿Cómo terminará esta batalla?

Imagen | Pixabay, You Tube   

En BlogginZenith | Cómo ha conseguido Apple Music diferenciarse en el competitivo mercado de la música digital

En campaña con Zenith

Un comentario

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>