Anuncios de televisión y volumen: ¿subirlo surte el efecto deseado? (I)

anuncios-listening

Nosotros, los espectadores, entendemos el tiempo pasado frente a la televisión como un momento de ocio y entretenimiento (eso sí, cada vez superado en mayor medida por Internet), en el que todas las preocupaciones de nuestro día a día pueden ser aparcadas por unos momentos. Pero este medio de comunicación, demasiado bien lo sabemos, no es un lugar inocente, que nos ofrece sus contenidos sin pedir nada a cambio.

La industria televisiva mueve cifras millonarias cada año y cada segundo emitido por la pequeña pantalla es dinero bien o mal invertido por parte de las marcas, las que apoyan a nuestra serie o programa favorito, logrando que siga emitiéndose o no. Por ello, la publicidad, sí, esas pausas entre la programación, es tan importante. Y sus astucias para conseguir atraer a los espectadores resultan fundamentales para entender su desarrollo.

Leer más