Aparecer en la Super Bowl 2015 sigue siendo el gran escaparate para las marcas

nfl

Hace unas horas se ha celebrado la Super Bowl 2015, el mayor espectáculo de fútbol americano del mundo, que ha tenido lugar en Phoenix (Arizona) y que ha enfrentado a los New England Patriots contra los Seattle Seawhawks. Los fanáticos de la NFL esperaban con ansia el evento deportivo publicitario más importante del mundo.

Tan solo hay que mirar a los audímetros, y es que unas 184 millones de personas (cifra aún por confirmar) han estado frente a su televisor y concretamente más de 75 % de los estadounidenses, para ver en directo uno de los grandes acontecimientos del 2015. Ahora bien, ¿cuál es la presión que viven agencias y anunciantes?

Super Bowl 2015: ¿el gran escaparate para las marcas?

El Super Bowl se ha convertido, por derecho propio, no solo en uno de los eventos más vistos (y más esperados del año), sino que también ha sido y sigue siendo un escaparate para la creatividad y la innovación en publicidad. Por ello, las marcas se dejan los dólares en comprar el tan ansiado espacio publicitario de la Super Bowl y compiten por hacer el anuncio más memorable, más divertido o más impactante.

El año pasado ya se batieron todos los récords convirtiéndose en la emisión televisiva más vista de la historia en Estados Unidos con 46,4 puntos en demos, 69% de share y 111,5 millones de espectadores. Además se enviaron casi 25 millones de tweets. Y este año la cosa apunta a que tendremos también unas cifras sorprendentes.

Hasta 4 millones de dólares se ha llegado a pagar en 2014 por una inserción publicitaria de 30 segundos durante la pausa de la gran final. Sin duda, el anuncio que levantó más expectación fue el de la marca H&M protagonizado por David Beckham en el que se pidió a los internautas que dijeran si querían ver al jugador de fútbol vestido o desnudo. Jaguar, Volvo, Fiat 500, Carmax, Cheerios, Doritos y hasta un total de 30 marcas completaron el corte publicitario más caro del año.

Para conocer los orígenes de este fenómeno publicitario hay que remontarse a 1984, cuando Apple introdujo la era de la superproducción comercial de la Super Bowl. El recordado anuncio de Apple estaba dirigido por Ridley Scott y sigue siendo, aún hoy, lo más recordado de aquel año.

Creatividad a raudales, dentro y fuera de la tele

Son muchas las empresas que crean anuncios exclusivamente para este acontecimiento y durante las últimas semanas se han ido calentando motores en las redes sociales, bien adelantando sus spots o dando pistas sobre cómo serían. Aquí se ha ido recopilando en estos días todo lo relativo a estos comerciales de 2015.

Sin embargo, no todo se mueve frente a la pantalla del televisor. Este año, y según publicó Advertising Age, Facebook ha estado monitorizando cuidadosa – y anónimamente – a cualquier usuario que se exprese o comente en relación con el Super Bowl. ¿La razón? Ofrecer a sus clientes la posibilidad de mostrar anuncios y/o mensajes relevantes basados en palabras o frases claves que sean tendencia durante el juego o el popular intermedio.

Así como Facebook quiere aprovechar la Super Bowl también pretende hacerlo YouTube, que ha emitido en el intermedio un especial vía streaming con sus youtubers más importantes para robar audiencia al show a Katy Perry.

Y es que, tan relevante es ser creativo en el spot como favorecer que el espectador se involucre con la marca. Recordemos el caso de OREO, en el que la marca no solo involucró emocionalmente al espectador sino que, además, hizo un uso magistral del real time marketing.

¿Realmente es el mejor espacio?

Al margen de estas estrategias paralelas a los anuncios que utilizan la Super Bowl como plataforma, las marcas utilizan este espacio debido a las grandes audiencias, a que es posible mostrar todo su potencial creativo, generan un “gran ruido” (también en redes sociales) y se  genera grandes niveles de compromiso con la marca a nivel emocional . Pero no todos los spots lo consiguen, e incluso ya empieza a advertirse que la locura del precio de la publicidad de la Super Bowl empieza a quedar por encima del número de espectadores.

imagen1

Del mismo modo, y según ha sacado recientemente a la luz Brand Keys en su 13ª encuesta anual “Super Bowl Ad Engagement” menos de la mitad de los anunciantes de la gran final de la liga de fútbol americana, concretamente el 46 %, generarán engagement en los consumidores. Al margen de estos datos, que de alguna forma quitan “algo de brillo” a la repercusión de la Super Bowl, esta no deja de ser el evento entre los eventos, y los datos lo respaldan. Ahora bien, ¿seguirá siendo rentable adquirir este espacio publicitario? ¿Quizás alguna marca, de las consideradas “tradicionales”, algún día dará el paso para dejar de aparecer?

Imagen | businessweek; Parker Anderson
En BlogginZenith | Super Bowl: los anuncios que más gustan no son los más recordados

En campaña con Zenith

3 comentarios

  1. Desde luego que es un gran escaparate. De eso no hay duda. Pero sí es cierto que utilizar vías alternativas es una gran idea: son menos costosas y, en ocasiones, más efectivas. ¡Que se lo digan a OREO! 😛

  2. Hoy he visto la actuación de Kety Perry y ha sido una auténtica pasada. Lógico que concentre tanto o más audiencia que el partido. Por cierto, ¿nadie dice nada de cómo queda la imagen de la cantante tras participar en un evento así? 😛

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>