Sin gluten, sin lactosa. Así es el marketing de la alimentación free-from food

alimentacion (3)

El mundo de las marcas de la alimentación no deja de evolucionar. “Somos lo que comemos” dicen muchos, haciendo referencia a que los alimentos que ingerimos marcarán nuestra salud y nuestra forma de manejarnos en este mundo. El marketing alimentario es una cuestión fundamental pues se relaciona con lo más íntimo de nosotros mismos y atañe, como pocas cosas, a nuestra salud.

En los últimos años, la preocupación por adquirir productos saludables ha ido creciendo. Las formas de elaboración se tienen cada vez más en cuenta. Para los usuarios con problemas de alergias u otras patologías son fundamentales ciertos aspectos como que esos alimentos no contengan gluten, lactosa, aditivos, colorantes… Y el mundo del marketing no permanece de espaldas a esta realidad.

En diciembre de 2014, se puso en marcha un nuevo reglamento europeo que cambiaba para siempre nuestra forma de atender a los productos que consumimos. La alimentación de todo un continente vendría marcada por las etiquetas en los alimentos, en las que debía quedar establecido si ese producto en cuestión tenía alguno de los 14 alérgenos más comunes en Europa: gluten, soja, pescado, crustáceos, lactosa, frutos de cáscara, sulfitos, moluscos…

La nueva reglamentación se ponía en marcha a través de varias fases. En abril del año pasado, las etiquetas debían informar también sobre el proceso de cría de los animales y, a finales de este 2016, viviremos un nuevo cambio: la tabla nutricional deberá también aparecer en ese etiquetado. La máxima información para el consumidor, una preocupación derivada de ciertas enfermedades relacionadas con intolerancia a los productos pero también, de una tendencia global en la que la búsqueda de una vida más sana pasa, en primer lugar, por saber qué comemos, cómo está elaborado y cómo puede afectar a nuestra calidad de vida.

El auge de la alimentación sin gluten

alimentacion (1)

La palabra gluten se ha convertido en la principal enemiga de muchos consumidores y, por ende, de las marcas, que han empezado a cambiar la elaboración de sus productos para llegar a ese público que no puede comprar los artículos que incluyen esta proteína presente en gran número de cereales. Las estadísticas nos indican que el 1% de los españoles sería alérgico al gluten y el 10% sufriría algún tipo de sensibilidad al respecto.

Así pues, las marcas que apuestan por esta línea estarían despuntando y creciendo. Eso sí, en muchas ocasiones, se ha hablado de que este tipo de productos tienen precios más elevados, por lo que las asociaciones han reclamado ayudas y, en general, una concienciación hacia el problema. Hoy por hoy,  que un alimento no contenga gluten, ya no es una rareza, más y más empresas lucen un orgulloso cuño de “sin gluten” en sus etiquetas. Y es que, según estimaciones, la demanda de este tipo de productos seguirá creciendo un 5% hasta 2021.

Por supuesto, esta imperiosa necesidad para algunos, se ha convertido en una gran oportunidad para las marcas y para un marketing que apela a los valores más sanos y positivos. Los productos se reconvierten, la alimentación, estrechamente ligada a la salud, es el primer baluarte para cuidarnos. Muchas veces hemos hablado del poder de Internet, de la gran cantidad de información que podemos encontrar en sites de lo más diverso. La cuestión social que supone el gluten es un factor de primer orden y son numerosas las asociaciones pero también los ciudadanos de a pie, que escriben sobre ello. E informan sobre las marcas y productos que los consumidores pueden adquirir con tranquilidad. Así, estas empresas se ven “obligadas” a apostar por los productos sin gluten, pues sus competidores ya lo están haciendo. No es un lujo, sino una necesidad, y quien pierda este tren alimenticio puede encontrarse en una espiral de pérdida de influencia y, por supuesto, de ingresos.

De hecho, la mayoría de los hipermercados de nuestro país cuentan en sus webs con una sección especial con amplia información sobre el asunto. Mercadona es una de las marcas que más ha apostado por la alimentación sin gluten, como ellos mismos explican, el 16% de su oferta es apta para celíacos. Las campañas de marketing son un altavoz de todas las iniciativas que las compañías ponen en marcha, mostrando que el problema de sus consumidores es también su preocupación y potenciando la imagen de marca desde el compromiso con la salud. Eroski, por su parte, colabora con la Federación de Asociaciones de Celíacos de España y presume de ofrecer los precios más competitivos.

Por supuesto, también existen marcas que llevan en su sello de identidad las palabras “sin gluten”. Si bien han funcionado así desde hace muchos años, es en los últimos tiempos cuando de verdad han sacado rentabilidad a esta forma de elaborar sus artículos. Dr. Schaer es una de estas marcas que, además, aboga por campañas de marketing en las que la comunicación con los clientes es fundamental. Y como el mundo de Internet todo lo contiene, tenemos, claro está, comercios online que elaboran productos sin gluten. NonGluten es una tienda especializada que ofrece, además, productos artesanales.

Leche y lactosa

alimentacion

Otra de esas realidades que vemos en los estantes de los supermercados es la que hace referencia a la leche sin lactosa. El número de personas con intolerancia a este producto ha derivado en que muchas marcas se hayan decidido a incluir esta variedad de leche dentro de su catálogo de producción. Responde a un demanda dentro de uno de los alimentos más fundamentales de nuestro día a día, el consumo de lácteos.

El mundo del marketing ha entrado de lleno en este sector de la alimentación y, seguramente, una de las pruebas más evidentes es que la leche sin lactosa cuenta con su propio código de color dentro del mundo del lácteo, ese curioso pacto no escrito que dice que el brick para la leche desnatada es rosa, por ejemplo. Ya sabéis, si queréis comprar leche sin lactosa, tenéis que buscar el envase morado.

En su momento, Kaiku fue una de las marcas pioneras en nuestro país al apostar por la comercialización de este tipo de leche. El éxito provocó la entrada en juego de otras marcas, pero también la diversificación del producto. Ya no sólo leche, sino toda la gama láctea, que incluye yogures, batidos, postres… Sus acciones marketeras también se hicieron muy populares, como la iniciativa de street marketing llevada a cabo en 2014 que consistió en repartir 500 cupcakes en el Mercado de Colón de la ciudad de Valencia.

El mundo “sin lactosa” se expande y las marcas buscan ir más allá, llegando hasta todas las necesidades de los individuos. Por su parte, una marca que no es de leche, sino de postres, como Dhul, puso en marcha este mismo año una campaña de comunicación que tuvo impacto en más de 300.000 personas. Pues una de las mejores formas de dar a conocer un producto es acercándose directamente al consumidor y ofrecerlo para que lo prueben.

Y, como los intolerantes a la lactosa saben muy bien, este componente no sólo se encuentra en lácteos sino en productos tan dispares como los embutidos. Muchas marcas están empezando a ofrecer alimentos libres en lactosa e incluso se crean nuevas empresas cuyo principal valor radica en una elaboración más natural y ecológica. Es el caso de Splendid Foods, que produjo Exentis, el primer salchichón sin lactosa ni aditivos.

Productos clear label… ¿Moda o salud?

alimentacion (4)

El mundo de la alimentación concienciada, que se preocupa por ofrecer productos con la máxima calidad y las mejores garantías para la salud es una de las tendencias a la que quizá no sería justo llamar tendencia. Parece evidente por qué nos preocupamos por comer de manera más sana y más evidente resulta todavía que esto suceda en nuestra actual sociedad globalizada, en la que los procesos de comunicación y las fuentes de información crecen sin parar, gracias, entre otras cosas, a las herramientas que nos da Internet.

Los sites a los que recurrir se multiplican. Por ejemplo, Quepuedocomer ofrece un buscador de alimentos que permite seleccionar los diferentes alérgenos pero también otras características, como si el consumidor es vegano o la tipología del producto que se está buscando. Nomasadivitos o Conmigosinaditivos ofrecen información sobre esos componentes que algunos ni imaginan que los artículos que consumen pueden incluir, por lo que la imagen de la marca asociada a esos componentes puede verse comprometida al incluirlos.

Los supermercados ecológicos son también tendencia y no sólo las tiendas que se encuentran de manera offline. Hay muchos individuos que, por cuestiones geográficas, no pueden acceder a estos lugares, pero que tienen numerosas tiendas online en las que buscar, comparar y elegir qué quieren comprar. Enterbio o Fenoll son algunos de los más conocidos.

Nos cuidamos, vigilamos nuestra salud, y eso pasa por una alimentación que mejore nuestra calidad de vida. Ciertas alergias e intolerancias han puesto sobre la palestra una realidad respecto a la alimentación que supone que millones de conciencias tengan más en cuenta qué se llevan a la boca. Las marcas que están sabiendo apostar por este tipo de producto no sólo ganan adeptos sino que también lanzan un mensaje al mundo: el consumidor es más que un cliente, es alguien por el que ellas se preocupan.

Imagen | El Mundo, Pixabay

En BlogginZenith | Nom o FunCook: así es el Internet pensado para foodies

 

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. Todo parece indicar que cada vez habrá más productos clear label

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>