¿Es pertinente debatir sobre el adelanto del Prime time?

Prime time

La ministra de Sanidad, Ana Mato, ha pedido a las televisiones “un esfuerzo” para adelantar su programación en la franja nocturna de mayor audiencia (prime time), en aras a la racionalización de los horarios en España. De ocurrir esto, ¿qué supondría para la planificación de medios/publicidad la adopción de medidas en favor de unos horarios más lógicos en la sociedad española?

Ana Mato está pidiendo un esfuerzo a los medios de comunicación para ver si es posible acabar más temprano las emisiones estelares de las cadenas, las series y las películas importantes, para que las familias puedan acostarse y descansar más horas. Poner este tema encima de la mesa es algo recurrente a lo que nos enfrentamos cada vez que tenemos que cambiar la hora en primavera y otoño y es una reivindicación histórica por parte de la ARHOE (Asociación para la Racionalización de los Horarios Españoles). La organización de los horarios constituiría un cambio de mentalidad importante, ahora bien ¿de dónde parte esta situación y sobre todo qué consecuencias tendría si se aprobara para el mercado publicitario? 

Breve historia de los horarios españoles

España tiene un horario mejorable que no tiene nada que ver con el clima, ni con la cultura. Es un fenómeno bastante reciente en la historia. España vive en un huso horario equivocado desde 1942, cuando Franco asumió el mismo horario que Alemania, el de Europa Central.

Además, este error horario se vio acentuado por el necesario pluriempleo en la postguerra española para reconstruir el país. Entonces se estableció una larga jornada de trabajo por la mañana, un descanso prolongado al mediodía y otra jornada de trabajo por la tarde. Como consecuencia, en España comemos y cenamos más tarde que el resto de los europeos, dormimos menos horas y somos aparentemente menos productivos.

Estas medidas salen a la palestra porque los grandes beneficiados seríamos los ciudadanos. Con el horario europeo tendríamos más descanso, más tiempo libre y por tanto seríamos más felices… ¿o no?. Las franjas horarias de las parrillas de televisión están organizadas a imagen y semejanza de cómo es la propia distribución de tiempos en España, por tanto, ¿qué es primero? ¿el huevo o la gallina?.

consumo

Consumo TV España

Habría que cambiar horarios socialmente relevantes, como el ‘prime time’ televisivo. El telediario debería adelantarse a las 20.00 y los partidos de fútbol televisados emitirse no más tarde de las 21.00. Los partidos de Champions League comienzan a las 20.45. A esa hora, en Europa ya han llegado a casa, han cenado, han recogido la cena y han acostado a los niños. Las televisiones, en principio, no se oponen a adelantar el ‘prime time’ nocturno, mientras que RTVE asegura ser “sensible” a las demandas y estar dispuesta a anticipar el horario de máxima audiencia para mejorar los patrones de sueño. Ahora bien, ninguna cadena quiere de momento descolgarse con unos horarios diferentes por el temor a la pérdida de espectadores y en consecuencia la pérdida de inversión publicitaria.

Poco a poco la guerra de audiencias ha llevado a que programas “motor” como El hormiguero (Antena 3) o El Intermedio (La Sexta) hayan servido para que, alargando su emisión, “enganchen” con el siguiente espacio y arrastren a los espectadores al siguiente hito relevante de la programación. De cara a un anunciante siempre se busca disponer de la mayor audiencia posible a la que dirigir el mensaje y desde luego los medios pelean por ser quienes mayores cifras aporten a sus campaña.

Este cambio social tendría como consecuencia, en caso de aprobarse, alterar toda la parrilla con el consiguiente impacto en la programación y planificación publicitaria de las campañas, lo que afectaría al consumidor. Su comportamiento sería aún más imprevisible ante esta nueva situación y comprometería la fidelidad de la audiencia.

En definitiva, un cambio que asusta al sector y a los anunciantes. ¿Qué será primero? ¿el huevo o la gallina?.

En Bloggin Zenith | Zenthinela: se atenúa la caída de la inversión publicitaria
Imagen | Robert S. Donovan

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. Pues como bien apuntáis, en tanto en cuanto no se modifiquen sustancialmente los horarios de las jornadas laborales (como, por otra parte, ya han propuesto en varias ocasiones la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios, proyectos llevados al Parlamento incluso) este debate no tiene sentido. Ésto ha de ir antes necesariamente…

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>