Series y lugares de veraneo: así es el ¿tándem perfecto?

series-oahu

Que una serie de televisión nos apasione tiene grandes repercusiones. Nos sentimos atraídos por sus tramas, sus personajes… y sus paisajes. Adentrarnos en esa historia y vivir lo mismo que los protagonistas puede transformarse en una motivación real: el deseo de visitar los lugares en los que esa serie ha sido grabada.

En los últimos tiempos, se ha creado un nuevo turismo que el espectador ha empezado a demandar y que las marcas están sabiendo aprovechar: el inspirado por las producciones de televisión. Pasear y recorrer las localizaciones en las que se vivieron los momentos decisivos de nuestras series favoritas es una realidad que ya está desarrollando su mercado. Conozcámosla un poco mejor.

 Turismo y series, una pareja bien complementada

Sabemos que todo lo que rodea la cultura audiovisual resulta interesante para su receptor, es decir, el espectador. Uno de esos ámbitos es el que se refiere a los lugares en los que fueron recreadas las escenas de esa obra. Hemos hablado de la repercusión del cine a la hora de fomentar el turismo del lugar pero, en los últimos tiempos, son las series las que se están llevando un protagonismo mayor.

A la hora de comenzar la producción de una serie cada vez se tiene más en cuenta la localización en la que tendrá lugar. Si la acción sucede en un sitio paradisíaco, este paisaje tendrá repercusiones en la trama, lanzará las motivaciones de los personajes en diferentes líneas y, lo que es muy importante, formará parte de la historia. A la hora de “llegar” a los espectadores esto es fundamental. Su sentido de arraigo por la trama será mayor si el lugar en el que suceden los hechos es real, puede ser visitado, tocado y pisado. Así, un serie que ha apostado por una localización especial, podrá apostar también por una repercusión turística del espacio.

En ese sentido, las piezas televisivas permiten mayor recorrido que las películas. El filme es una única composición mientras que la serie trabaja con incluso varias temporadas que recorren años de tiempo en los que la estrategia turística del lugar se puede desarrollar con previsión. Una serie que comience a tener repercusión, puede ayudar a potenciar los viajes a sus localizaciones y extenderse a lo largo del tiempo, trabajando incluso para que en próximas temporadas se dé mayor énfasis a unas localizaciones sobre otras.

Este deseo del espectador por visitar el lugar en el que trascurre su serie favorita tiene una fuerte connotación sicológica. El paraje, ya de por sí turístico y atractivo, consigue en su momento que los productores se fijen en él y en sus posibilidades narrativas. Este hecho, basado en características geográficas, climatológicas… “transforma” al lugar como espacio vacacional, ofreciendo un plus para ese espectador que ya se quedó prendado en la pequeña pantalla. Así, el visitar la zona se convierte casi en un momento en el que el turista trasciende de su experiencia como viajero para pasar a ser figura activa que se adentra en el lugar en el que esa ficción sucedió. La frontera se vuelve vulnerable, combinando el espacio real de vacaciones con el espacio ficcionado que crea una leyenda. Y somos capaces de convertir la experiencia audiovisual en una experiencia real en la que somos nosotros los que circulamos por los espacios.

Ficción internacional, reclamo universal

Una de las series que mayor repercusión han tenido en los últimos años ha sido ‘Lost’, la producción de ABC en que un avión se estrellaba en una isla perdida. Pues bien, la isla en la que se grabaron la mayoría de sus localizaciones exteriores, las enormes extensiones salvajes de playa y selva, es un enclave turístico de mayor orden. Muchos conocen a esta isla, Ohau, por el sobrenombre de la isla de ‘Lost‘. Y no es que este lugar no fuera ya de sobra popular, pues se trata de la tercera isla más grande de Hawai y también el lugar más habitado, un lugar frecuentado por surferos; pero ahora, con la gran repercusión que supuso la serie, el turismo se ha disparado y se reclaman los enclaves más importante de la serie: la playa donde se estrella el avión, el campo de golf que crean los personajes… Incluso existe la web lostvirtualtour, para que cualquier viajero que quiera visitar la zona puede recorrer cada uno de los lugares de grabación.


Algo parecido sucedió con Albuquerque, en Nueva México y la serie ‘Breaking Bad’. La importancia del desierto, una localización que casi se convierte en personaje, ha aupado a este lugar entre los sitios turísticos más demandados. Breaking Albuquerque es la ruta que se ha creado para que los visitantes conozcan los lugares emblemáticos de una de las mejores series de la historia. Desde la casa de Jesse Pinkman a la oficina del abogado Saul Goodman, pasando por uno de los locales que se convirtieron en el restaurante de comida rápida ‘Los pollos hermanos’ y, por supuesto, la casa del protagonista; un lugar que provoca la atracción de los turistas que incluso lanzan pizzas a su tejado, en clara referencia a la serie.

Otro de los lugares de fama internacional es el Castillo de Highclere en Berkshire, Inglaterra, escenario escogido para convertirse en la residencia de los Crawley, la familia protagonista de la serie británica ‘Downton Abbey’. La repercusión que esta serie de época ha tenido, sobre todo en Estados Unidos, ha cristalizado en un tour por el lugar llamado Experiencia Downton Abbey que la empresa turística Brit Movie Tours empezó a a llevar a cabo al manifestarse una demanda real de visitantes para este lugar. En el primer año de emisión de la serie, se calcula que el número de visitas al castillo se dobló.

La oportunidad del turismo nacional

En nuestro país, la televisión ha sido siempre un puntal a tener en cuenta a la hora de fomentar el turismo. La precursora en este sentido fue ‘Verano azul’. La serie de 1981 en la que vivíamos con un grupo de chavales un verano marcado por su paso de la niñez a la edad adulta, sigue poniendo a Nerja como referente turístico, que más de 30 años después, sigue disfrutando del impacto que provocó la serie. Nerjaveranoazul.com es la plataforma, creada por uno de los actores de la serie, que aúna el turismo de la zona con la visita a las localizaciones más memorables.

‘Chiringuito de Pepe’, de Mediaset, es un gran ejemplo de cómo la grabación de una serie puede casar perfectamente con la promoción turística. Fue la propia Diputación de Castellón la que ideó un concurso para productoras de televisión que le ofrecieran un proyecto que se localizara en algún lugar de la provincia. Se estableció un auténtico contrato de patrocinio con algunas claves: que se mencionara el nombre real del pueblo, que se grabara en, al menos, diez localizaciones del mismo, que se hablara de la oferta turística… Poco tiempo después, la productora 100 Balas daba en el clavo creando una serie que da todo el protagonismo al lugar, pues ubica su trama en una zona de veraneo y en un restaurante para turistas. El trato para Peníscola está siendo beneficioso. De una inversión inicial de 70.000 euros, se estima un retorno de la misma de dos millones y medio de euros.

Otra ficción que ha ayudado a la promoción turística de la ciudad que la recibió es ‘Gran Hotel’. Esta producción cifró su estancia en el Palacio de la Magdalena de Santander, que vio su fachada transformada en el elegante hotel en el que transcurría la acción. Así, las visitas a este palacio se triplicaron desde el inicio de la serie, convirtiéndolo en un lugar de referencia. Las producciones históricas también tienen mucho que decir en este sentido pues retratan episodios claves de nuestro devenir en los focos en los que, efectivamente, sucedieron, por lo que la importancia del lugar cobra de nuevo presencia gracias a la experiencia del espectador. Una serie que ejemplifica este punto es ‘Isabel’, la producción de TVE sobre la vida de Isabel la Católica. Algunos de los enclaves más destacados, como Medina del Campo, Ávila o Pedraza se unieron para crear una ruta que viaja por los lugares más importantes de la vida de la reina. En 2013, muchas de estas localidades aumentaron sus visitantes en un 30%.

Los lugares en los que habitan los personajes de las series son decisorios a la hora de vivir sus aventuras. Después, y fuera de la pequeña pantalla, estos parajes se pueden convertir en enclaves turísticos de primer orden. Saber rentabilizar esta fama sobrevenida está en la mano de los promotores que apuesten por ofrecer a los fans una experiencia que no puedan olvidar, anclada para siempre a sus personajes favoritos.

Imagen | Wikipedia
En BlogginZenith | ‘Juego de Tronos’, las increíbles cifras de la serie del momento

En campaña con Zenith

2 comentarios

  1. Me encantaría poder hacer la ruta de ‘Breaking Bad’ 🙂

  2. La mejor? Verano Azul sin duda. No había verano que la volviera a ver con la misma ilusión.

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>