Resumen de la temporada (II): Los éxitos y fracasos de la televisión internacional

television - got

Cuando llegó septiembre, la televisión internacional se las prometía muy felices con la llegada de nuevas series y programas que conquistarían a la audiencia sin remisión. Pero todos sabemos que no sólo de ilusiones vive una propuesta audiovisual y que, por mucho entusiasmo con el que se hayan trabajado cada uno de los detalles, todo se decide en el momento en el que se enfrenta al público.

El verano parece el momento ideal para echar la vista atrás a esos proyectos que nos ilusionaron en 2015 y la primera parte de 2016, y no sólo para saber qué tipo de productos han triunfado y fallado, sino también las causas de esa situación. No olvidemos que muchas de estas producciones internacionales serán el espejo en el que se miren las series españolas.

Los éxitos de la televisión internacional en calidad

Rocío Fonseca, Account Manager de Zenith, nos habla de la importancia de la ficción internacional: “En mi opinión, “el fenómeno serie” vive una época de bonanza, se ha convertido en un tema de conversación muy recurrente, con amigos, compañeros de trabajo, la pareja.. que a todos nos gusta conocer y estar al día de las últimas novedades. A nivel de industria, el gran reto ha sido trasladar inversión del cine a la televisión, creando contenidos de estreno rompedores que consigan tener una larga vida en la televisión; ejemplos como ‘The Walking Dead’, ‘Breaking Bad’, ‘Lost’ son solo unos ejemplos de una larga lista. Al mismo tiempo, la proliferación de las OTT, creando series propias de calidad son la propuesta del momento y es en ese punto en el que las TV tradicionales tienen que empezar a adaptarse para conseguir atraer la atención de los espectadores con acciones de lanzamiento cross media y no quedarse atrás en esta carrera de serie. La TVs tradicionales tienen el reto de crear expectación ante la llegada de sus nuevos contenidos cada temporada y es fundamental en un entorno en el que estamos ávidos de buen contenido pero al mismo tiempo saturados por el gran volumen de mensajes que recibimos diariamente.”

Para nuestro análisis sobre televisión internacional, debemos distinguir entre dos implicaciones diferentes de la palabra éxito. Todas las series se trabajan desde la calidad, con la intención de ofrecer el mejor producto posible.

Una de las principales diferencias entre la televisión americana y la española está en el número de espectadores a los que un producto es capaz de llegar. Los posibles receptores estadounidenses multiplican en mucho a los españoles, lo cual tiene determinantes repercusiones entre la programación. Una serie, por minoritaria que sea, por especial que resulte su propuesta, puede llegar a un número de personas lo suficientemente grande como para compensar sus costes de producción y dar a la cadena el impulso suficiente para seguir apostando por ella. Muy diferente es el caso de nuestro país, en el que una serie que no llega a más de dos millones de espectadores tiene un futuro difícil.

Así, tenemos grandes ejemplos de series de muchísima calidad que puede que no lleguen a un público mayoritario pero que cuentan con una poderosa red de seguidores  (no sólo en su país, sino en todo el mundo) que hace que sigan en pie de guerra temporada a temporada.

Pasión por la fantasía

La gran triunfadora de todas las listas que aúna a público y crítica en un sólo grito es ‘Juego de Tronos‘ que consigue que, año tras año, en los lunes de mayo y junio sólo se hable de los Siete Reinos. Fue la serie de televisión más descargada de 2015 y ha puesto de moda la épica y la fantasía en un carrusel de emociones en la que los giros insospechados y la acción son grandes valores a tener en cuenta. Su retorno nos dejó un nuevo récord de audiencias, con 10,7 millones de espectadores.

El mundo de la fantasía tiene nuevos exponentes en una de las tendencias de moda que siempre ha estado presente en el cine pero que vive en la televisión un nuevo amanecer. Estamos hablando de los superhéroes que, con ejemplos como ‘Daredevil’ o ‘Jessica Jones‘, ha conseguido atraer al gran público con historias en las que los personajes no son infalibles héroes, sino personas que sufren los claroscuros de cualquier vida humana.

Dramas que nos hacen temblar

El género que ha pegado con fuerza en la televisión internacional y que ha tenido gran parte de culpa de nuestro enganche con las series que nos han llegado de fuera ha sido el drama, que se ha atrevido a poner sobre la picota temas de impacto, incluso polémicos y sombríos, a los que sabe trabajar desde diferentes ángulos para aportar una riqueza de contenidos y matices que no deja indiferente a nadie.

En ese sentido, la producción de ‘The Americans‘ del canal de televisión FX es paradigmática. Una producción sin una gran número de espectadores pero cuya calidad le vale el reconocimiento de la industria por el tratamiento tan particular que se hace sobre la Guerra Fría. Así, otras producciones como ‘Mr. Robot’, ‘Person of Interest’, ‘UnReal’ o ‘Fargo’, han conseguido llamar la atención explotando temáticas muy duras y haciendo de ellas intensos periplos de emociones. Tampoco olvidamos títulos como ‘American Crime’ o ‘American Crime History’ que conmocionaron a la opinión pública.

Por su parte, no podemos dejar de mencionar a ‘Narcos‘, una serie con la que Netflix ha vuelto a demostrar su buen hacer y que pone el foco en un personaje con el que, en principio, sería difícil empatizar, pero cuyo encanto derrumba todas las prevenciones. Lo mismo sucede con ‘Gomorra‘, una producción italiana de gran calidad que adapta el libro de Roberto Saviano.

Comedias no tan dulces

Por último, nos vamos a referir a un género que nunca puede faltar en estos repasos. Se trata de las comedias, en la que el humor tiene un peso fundamental para llegar al espectador. En los últimos tiempos, la tendencia nos lanza a comedias más duras y ácidas, con un punto de irreverencia y humor negro que pone el foco en una crítica a la sociedad y sus costumbres. Así, títulos como ‘Louie‘, ‘Master of None’ o ‘Transparent’, son grandes éxitos por la calidad de sus contenidos. ‘Master of None’, por ejemplo, se llevó el Premio de la Crítica este mismo año.

Éxitos en audiencia

Como cada temporada, la televisión internacional nos ha regalado un buen puñado de ficciones que arrasan en audiencia y consiguen cifras estratosféricas. Para sus creadores y canales, son un gran éxito que no dudan en seguir exprimiendo. Uno de los ejemplos más destacados es ‘The Walking Dead‘ que, además, estrenó su spin-off ‘Fear the Walking Dead‘.  A pesar de ser una serie de cable, ‘The Walking Dead’ consigue cifras de infarto, con esos 20 millones de espectadores que la siguen, y con récords como ser la serie sobre la que más se twitteó en 2015.

La fuerza de los procedimentales

Los procedimentales son aquellas series de televisión que presentan una trama capitular que suele abrirse y cerrarse en esos 40 minutos que dura el episodio. Su fuerza radica en la facilidad para seguirlos, pues al no sustentarse en tramas horizontales, los espectadores pueden perderse un capítulo sin quedar varados en el argumento. Así, no sólo en la tele americana, en nuestra propia parrilla, tenemos ejemplos de cómo las únicas series internacionales que funcionan son las que nos traen procedimentales, como ‘Anatomía de grey’, ‘Castle’ o ‘Major Crimes’.

Tanto ‘NCIS’ como ‘NCIS: New Orleans’ son buenos ejemplos de lo que decimos. Casos policiales que ponen en juego la capacidad deductiva del espectador con tramas que se apagan tras un capítulo. Más de 20 millones de espectadores siguen sus tramas en CBS. ‘Anatomía de Grey’, con una media de 8 millones de espectadores en su temporada número doce, nos da un ejemplo de cómo el procedimental no sólo se refiere a casos policiales, sino que tiene mucha demanda también en un ámbito como la medicina.

Para todos los públicos

Una de las series más vistas año tras año es la comedia ‘The Big Bang Theory‘, una gran veterana que sigue fuerte en audiencias (en 2015 fue la serie más vista con 21 millones de espectadores). La producción de Chuck Lorre da las claves de cómo conquistar a un público mayoritario: una premisa original, personajes a los que querer y giros potentes.

Las series de televisión más “comerciales” que buscan un amplio target no se pueden permitir ser tan oscuras y profundas como otros títulos que hemos visto, pero llegan a la gran mayoría de los espectadores atrapándoles desde la emoción pura del entretenimiento. Así, superhéroes como ‘The Flash’ o ‘Arrow‘ seducen por sus aventuras; ‘Empire’, ‘Lucifer’ o ‘Gotham’ se mantienen en un difícil equilibrio entre lo que la mayor parte del público demanda y ciertos toques de autor que las hacen atractivas para targets más difíciles. Algunos productos de corte juvenil han logrado dar también el salto y entusiasmar a un público más adulto, como ‘The Shannara Chronicles‘ o ‘The Magicians’.

Los grandes fracasos

Segundas partes no siempre fueron buenas, un dicho de la sabiduría popular que puede aplicarse a una serie como ‘True Detective‘. La (casi) infalibe HBO quiso reeditar el éxito conseguido con la primera temporada y creó una historia con nuevos personajes pero mimbres similares. El resultado, demasiado críptico, no gustó a los espectadores (ni a los críticos).

Una de las tendencias de moda es la que nos trae ficciones de época. Son títulos difíciles de llevar a cabo, pues requieren un gran producción económica y un esfuerzo por plasmar y crear los condicionantes de la época. Ni ‘The Bastard Executioner‘, en FX, que perdió a la mitad de sus espectadores tras seis emisiones,  ni ‘Of Kings and Prophets’, de ABC, consiguieron atraer a la audiencia.

La comedia no es un género sencillo para la televisión. Escribir humor es, de hecho, una de las tareas más complicadas para un guionista. Pero las sitcom son totalmente necesarias para las cadenas. Permiten oxigenar sus noches con contenidos alegres, ligeros y divertidos que atrapan a la audiencia desde la cercanía y el positivismo. Cada año, muchos de los nuevos títulos cancelados son comedias que no han conseguido conectar con el espectador. Títulos como ‘The Muppets’, ‘The Grinder’ o ‘You, Me and the Apocalypse’ han sido sonoros fracasos a los que, eso sí, sus cadenas tratarán de buscar un recambio en la nueva temporada.

Otra de las tendencias de moda son los remakes tanto de películas como de series antiguas. A las productoras les seduce la idea de que ya exista un público que conoce el producto y está predispuesto a dar una oportunidad a la serie. Pero hay ocasiones en que, precisamente, la audiencia es más exigente con estas propuestas y los resultados no logran cumplir con unas expectativas que se ven defraudadas. Esta temporada hemos tenido grandes ejemplos de lo que estamos diciendo: ‘Limitless’, ‘Heroes Reborn’ o ‘Minority Report‘, que tuvo el dudoso honor de ser la primera serie cancelada de la temporada tras un tercer capítulo que siguieron menos de dos millones de espectadores, son algunos de los casos más sonados.

La televisión internacional no sólo es el foco en el que buscamos las series más comentadas y aquellos productos que no podemos dejar de seguir; también es una buena muestra de todo lo que las tendencias en ficción nos ofrecerán. Hacer un seguimiento de temporada nos ayuda a clarificar por donde van los tiros en cuanto a los gustos globales de una comunidad que ya no sólo se limita a un país o un sector geográfico, sino que hace un consumo masivo que luego comenta en herramientas tan interesantes como redes sociales.

Imagen | HBO
En BlogginZenith | Resumen de la temporada (I): los éxitos y fracasos de la televisión nacional

 

En campaña con Zenith

Un comentario

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>