¿Qué opciones publicitarias tenemos en el cine?

cine

El maravilloso mundo del séptimo arte. El cine es ese medio de expresión y artístico que cambió nuestras vidas para siempre. Ver una película nos lleva a otros mundos, nos ayuda a abrir nuestra mente, a reflexionar sobre conceptos diferentes.

Y también es un estupendo altavoz para el mundo de la publicidad. La originalidad y creatividad en el cine va de la mano de la originalidad y creatividad con que las marcas están obligadas a trabajar para conquistar a los espectadores. Muchas opciones de las que queremos hablaros hoy.

El cine como medio publicitario

¿Por qué las marcas deberían apostar por tener presencia en el mundo del cine? Algunas cifras nos ayudan a entender su eficacia. Los espectadores españoles que acudieron al cine en 2016 fueron más de 100 millones. Lo que supuso un incremento del 6% respecto al año anterior. Todo esto significa varios miles de personas a las que poder acceder a través de un medio que les fascina.

Según los datos de InfoAdex, el cine es uno de los medios con mayor índice de eficacia. Éste se establecería en el 15,29%. Además, no podemos perder de vista el hecho de que las personas que suelen acudir a los cines pertenecen al target más deseado por las marcas. Estamos hablando de adultos que viven en entornos urbanos. Pertenecen a las clases medias y altas y tienen un grado de formación alto.

Las ventajas que ofrece el cine a las marcas que se asocian con él son muchas. Por un lado, tenemos la afinidad que genera en ese target tan buscado. Además, es fundamental en características como el recuerdo y la notoriedad. La espectacularidad de su contexto favorece el impacto y la generación en los espectadores de una experiencia que perdure en su memoria. Otra de esas ventajas es la segmentación de audiencias que puede hacerse. Según el tipo de público al que se dirige una película, así elegirán las marcas en qué obra quieren estar.

Por todo ello, no nos extraña la relación que, desde siempre, la publicidad ha creado con el cine. Ahora bien, ¿con qué tipo de formatos contamos?

El espacio físico

Ir al cine es una de las actividades de ocio favoritas de cualquier persona. El espacio que representa esa sala, así como todo lo que la rodea, es un punto de contacto con muchas posibilidades para promocionar el producto.

Tenemos la propia taquilla, muchas veces en el exterior del edificio. Hay muchas empresas que optan por personalizar esa entrada ya con spots visuales y coloridos. Una primera toma de contacto. En el hall, antes de entrar a ver la película, también encontramos diferentes formas de trabajar la publicidad. Existen las cada vez más deseadas pantallas digitales que ofrecen anuncios o imágenes y que incluso pueden contener elementos interactivos. Son formatos como el Video Wall o el Moviehall. Pero también podemos encontrar campañas que impliquen al propio producto. Por ejemplo, si queremos promocionar un coche, éste puede situarse en el hall, en un lugar privilegiado que llame la atención de cualquiera que pase por allí.

Las acciones más espectaculares se pueden completar con stands informativos atendidos por trabajadores para que hablen directamente con los posibles clientes. Pero también con acciones comerciales como el sampling, que es la entrega de muestras en ese mismo hall. Antes de ver la película, las expectativas del espectador están por las nubes y, seguramente, su capacidad de recepción, también se vea afectada positivamente. Según datos de Discine, tres de cada cuatro clientes conoce productos nuevos a través de esta herramienta.

La espectacularidad no tiene límites y una puesta en escena que impacte puede ser decisiva para los espectadores. Espacios interactivos, vinilos en el suelo o en la pared, lonas, incluso la personalización de las puertas de la sala, o el cambio de nombre para que hable del producto… Las opciones para llamar la atención son tantas como permite la creatividad (o el presupuesto). Pero si están integradas con la película en cuestión, resultarán más eficientes.

Otra opción pasa por usar las salas de cine para celebrar diferentes acciones de marketing. Por sus características y dimensiones, pueden ser perfectos para presentar productos, por ejemplo. Pero también para celebrar ruedas de prensa, conferencias, conciertos, incluso eventos deportivos o representaciones de teatro.

Dentro de la pantalla

Algunas de las acciones más espectaculares son las que pueden darse dentro de la pantalla. Generan mucho impacto en los espectadores pues les hablan directamente. No podemos dejar de mencionar el valioso instrumento que supone la pantalla en sí misma. Se trata de una herramienta de grandes proporciones, con más y más avances para que la calidad sonora y visual sea la mejor. La atención del espectador ya está ganada por la atmósfera del lugar. Y su percepción se focaliza en la gran pantalla a la espera de cualquier estímulo que le ofrezca.

El filmlet es uno de los formatos que los marketeros pueden aprovechar. Se trata de una pieza de vídeo corta que funciona, al mismo tiempo, como spot publicitario y como historia narrativa, con sus giros y su enganche. A pesar del anglicismo, no tenemos que pensar que se trata de un formato inventado recientemente. Ni mucho menos. Movierecords ha sido una de las empresas españolas que desde 1954 supo conquistar a los espectadores con sus particulares piezas.

El spot interactivo entra también en esta categoría. De hecho, ha sido en el mundo del cine donde nos ha dejado muy buenos ejemplos de su eficacia. Un anuncio con el que puede interactuar el público, o un actor que esté en la sala. Resulta tan llamativo que es difícil que para los espectadores pase inadvertido.

Por supuesto, el gran formato con el que cuenta la publicidad para trabajar codo a codo con las películas es el product placement. Resulta una de las formas menos invasivas y más integradoras de hacer publicidad. De hecho, hoy por hoy, lo habitual es que las grandes películas cuenten con el apoyo de firmas de coches, vestuario, relojes… que aparecen en el hilo argumental sin generar extrañeza en el espectador. Heineken en ‘Skyfall’, Corona en ‘Fast and Furious’ o Audi en ‘Civil War’ son sólo unos ejemplos.

Regalar cine

Otra manera muy útil de relacionar la marca con los valores positivos que aporta el cine, como pueden ser el entretenimiento y la diversión, se da con aquellos productos que, entre sus promociones, ofrecen entradas o descuentos. En estos momentos, por ejemplo, Pelayo, UNNO, Laboral Kutxa, Pedigree o Electrolux está regalando dos entradas de cine a quienes efectúan la compra de uno de sus productos.

Ofrecer una recompensa es una manera de incentivar la compra. Bajo la premisa de las entradas, el cliente obtiene un beneficio que no esperaba. Son muchas las marcas que usan esta técnica que bien puede establecerse, además, de manera online y offline, a través del propio producto o de su web y, por supuesto, con el móvil.

Internet lo revoluciona todo

El marketing online ha supuesto un gran salto de calidad en el que la creatividad es el aliado indispensable.

Touchvie es un app creada en 2015 que permite al usuario buscar y comprar en la red un producto igual o similar al que está viendo en la pantalla. Si le ha gustado la ropa que viste la protagonista o la moto que conduce el malo de la historia, Touchvie es una forma de encontrarlo y adquirirlo.

De hecho, las formas en las que las propias películas se promocionan han evolucionado desde que la tecnología entró en nuestras vidas. En 2015, Disney lanzaba una app para la campaña de promoción de su cinta ‘Star Wars: The Force Awakens’. Todo estaba enfocado al universo de la saga de ciencia ficción, desde su interfaz hasta la posibilidad de ver a personajes interactuando en realidad aumentada.

Las opciones también llegan, claro está, a los chatbots, esas herramientas cada vez más indispensables para la navegación que traen la inteligencia artificial a nuestras vidas. Pues bien, Messenger ha trabajado con el site And Chill y ha desarrollado un bot que recomienda películas a cada usuario que entabla conversación con él.

Las redes sociales son otro de los grandes elementos a tener en cuenta. Las películas se promocionan ampliamente en estos foros en los que tantos usuarios buscan, además, información sobre películas, series, música… Se crean perfiles oficiales y se lanzan promociones especiales. Y se va más allá. La película ‘Los Vengadores’ de Marvel, por ejemplo, ideó un juego para Facebook. Gamificación y redes sociales, una relación poderosa.

El cine ha sido uno de los aliados principales del marketing. Investir a un producto de las cualidades “mágicas” del séptimo arte ha sido una manera de conectar con el público. Ahora, las realidades digitales nos traen formatos que consiguen llevarnos hasta nuevas metas en el sector de la publicidad.

Imagen | Pixabay, TouchVieMovierecordCuttysark

En BlogginZenith | Los Oscar 2017: cifras publicitarias que nos explican su importancia

En campaña con Zenith

2 comentarios

  1. ¡Muy buen artículo!
    La publicidad en el cine es un elemento muy importante a tener en cuenta por las marcas ya que asociar tu marca con entretenimiento es siempre positivo. Las pantallas 3D sin necesidad de usar gafas especiales para percibir el efecto 3D son un gran aliado de las marcas para publicitar sus productos y/o la marca en sí misma en los halls de los cines.

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>