¿Qué es y hacia dónde va el “cord-cutting”? DicZionario

cord-cutting

El cord-cutting, personas que dejan de pagar su suscripción a la televisión por cable para empezar a consumir contenidos a través de la red, lleva ya algunos años consolidándose. Una tendencia que es obvia: decrece el número de suscriptores de la televisión de pago, a la vez que crece imparablemente el consumo por Internet de contenidos que antes solo llegaban a los hogares a través del cable.

En el cord-cutting son los llamados cord-cutters los que han cortado el cordón umbilical de su televisión con su tarjeta de crédito para siempre. Explicamos en qué consiste este fenómeno y hablamos de algunos casos llamativos en una nueva entrega de nuestro DicZionario.

Definición del concepto de Cord-Cutting

El cord-cutting significa, literalmente, “cortar el cable”. Y es que la televisión por cable siempre ha sido un elemento más de los hogares, sobre todo estadounidenses que es donde comenzó el fenómeno, desde que los primeros servicios se comenzaran a comercializar en 1949. Allí no es sinónimo de lujo, sino casi incluso una necesidad básica. Desde su introducción, año tras año ha crecido el número de hogares con televisión de pago contratada, pero ya desde 2001 comenzamos a ver síntomas de estancamiento en su penetración, hasta llegar al 2010.

Pero ¿cuáles son los motivos? Pueden ser varios. Bien es cierto que si tomamos como referencia el mercado audiovisual de Estados Unidos, vemos que desde dicho año 2010 ha empezado a caer por primera vez el número de suscriptores de la televisión de pago. Mientras tanto, crece imparablemente el consumo por Internet de contenidos que antes llegaban solo a los hogares a través del cable. En definitiva, cortar el cable y decidirse por servicios como Netflix o Hulu, de éxito en EE.UU.

Para Enrique Dans, profesor y experto en marketing digital, “no hablamos de un problema de sustitución por descargas a través de medios alternativos como bit-torrent, sino más bien de servicios ofrecidos por compañías que como Netflix, Hulu, Apple o Google, complementados con sitios como las propias páginas web de las cadenas de televisión o YouTube”.

Y apostilla, centrándose en el caso de EEUU, que el problema del cord-cutting no son las cifras. De hecho en el país anglosajón la suscripción a canales premium de televisión era un indicador del estatus socioeconómico: “si alguien intentaba averiguar cómo era tu situación económica, era normal que te preguntase si habías visto un contenido en tal o cual canal”.

Sin embargo, Dans indica que con el tiempo, sin embargo, “la suscripción a servicios de televisión por cable se está convirtiendo en sinónimo de “soy tecnológicamente iletrado y no sé acceder a contenidos de otra manera”. Quienes están optando por el cord-cutting ya no son personas que necesitan ahorrar dinero en una situación de crisis económica o los que no consumen televisión, sino los consumidores sofisticados, los que buscan otra manera de acceder y consumir contenidos que les gustan”.

Algunos casos de éxito

Los estadounidenses, según un informe de Nielsen, ahora ven sólo el 9% de los canales disponibles para ellos. En este sentido el informe pone de relieve una preocupación creciente para el negocio de la televisión de pago, pues los consumidores están pagando más por exactamente el mismo contenido que recibían antes.

Esa tendencia constante ha llevado a la percepción de que el valor de la televisión por cable o satélite está disminuyendo, y con la expansión de las opciones de vídeo de Internet el “cordón” está cada vez más cerca de cortar. De hecho algunos señalan el 2014 como el año definitivo de los cord-cutters.

Un ejemplo paradigmático lo constituye Netflix. Después de arrasar en EEUU la empresa estadounidense de distribución de películas y series se expandirá por Europa antes de que termine 2014. Los países que contarán con este nuevo servicio serán Alemania, Suiza, Austria, Bélgica y Luxemburgo.

Éstos se suman a los Países Bajos, Irlanda, Reino Unido, Dinamarca, Finlandia, Suecia y Noruega, que ya cuentan con este sistema de visualización de series. Los clientes europeos que lo contraten podrán disfrutar de todo tipo de contenido audiovisual en cualquiera de sus dispositivos electrónicos. Además, serán tanto nacionales como internacionales. Con esta expansión, Netflix llegará a 13 países europeos. España, en este caso, se queda al margen.

Aquí la crisis está pegando con más fuerza, por lo que sería lógico pensar que se podría estar experimentando una situación similar. La gran diferencia entre España y Estados Unidos es que aquí no existe un servicio de vídeo bajo demanda tan potente y extendido como Netflix, Hulu o Amazon. Han sido muchos los que lo han intentado (Wuaki.tv y Youzee, por poner dos ejemplos), pero si hay que señalar alguno en nuestro país ese es Yomvi.

“La nueva forma de ver la televisión para que puedas disfrutar de tus contenidos favoritos de CANAL+ cuando y donde quieras“. En estas pocas palabras se define YOMVI en su propia página web. Se podría definir como el Canal+ del siglo XXI, poniéndose al nivel de otras plataformas puramente digitales como Netflix, Hulu o Wuaki. Pero sigue sin ser netamente digital, por lo que se intuye que o evoluciona o acabará por no satisfacer la tendencia que el mercado impone. ¿Lo conseguirá?

Imagen | interchangeproject.org
En BlogginZenith | La moda del “Cord-cutting”, ¿crisis o culpa de Internet?

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. Pingback: El bendito dilema de Netflix en un país tercermundista. - Uy, ¡mirá un blog!

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>