¿Qué es y cómo puede afectarnos el “JOMO”? DicZionario

jomo

Salir a las 20.00h de la tarde de la oficina, salir a la calle a pasear y dejar el móvil en casa. O incluso irse a la sierra todo un fin de semana para desconectar literalmente, sin necesidad de estar con el móvil ni conectado a internet. Esa “nueva” sensación, muy placentera para muchos, tiene nombre y se llama “JOMO”.

Y es que parece que el 2014 ha hecho que evolucionemos del FOMO, el acrónimo de Fear of Missing Out, al JOMO. Pero ¿en qué consiste? ¿A qué acrónimo hace referencia? Analizamos esta tendencia, cómo afecta al usuario y a las marcas en una nueva entrega del DicZionario.

Definición del concepto de JOMO

2014. Es el año del JOMO. Y no, no lo decimos nosotros. El propio Huffington Post lo dice en uno de sus artículos haciéndose eco del Trend forecaster JWT, como una de las tendencias del presente año. Para entender qué es el JOMO primero hay que hablar del FOMO, ambos fenómenos nativos digitales y muy interrelacionados entre sí.

Alberto Knapp Bjeren, CEO en The Cocktail, lo define de la siguiente forma: “FOMO es un miedo social que siempre ha existido: la exclusión, el saber que tus colegas van a algo o tienen algo mejor que tú. Pero gracias a los smartphones y a la ubicuidad e instantaneidad de las redes sociales, ese miedo se ha convertido en un acompañante habitual”. El contexto ya lo habría determinado Abraham Maslow y otros estudiosos, que sugirieron que la necesidad de pertenencia es una motivación humana fundamental.

Esto enlaza directamente con la pertenencia al grupo, clave para la identidad social y para el desarrollo de la autoestima. Sin embargo, tanta dependencia, a su vez, genera ansiedad por no saber o no tener todo el tiempo suficiente para gestionar lo que se nos viene encima. A estudios nos remitimos: cada usuario español de correo electrónico recibe una media de 79 mensajes al día, a los que habría que sumar todos los mensajes instantáneos y las actualizaciones de Facebook, Instagram, Twitter y demás redes sociales. Si el sujeto en cuestión dispone de un smartphone, dicho bombardeo de información irá de forma casi permanente en su bolso o en su bolsillo.

Frente al FOMO surge el JOMO, que viene a ser la “desintoxicación digital” y es contraria a la primera. JOMO se corresponde con el Joy of Missing Out o la alegría de permanecer fuera del mundo 2.0. y, en consecuencia, vivir más el offline por salud mental. Actrices como Scarlett Johanson o la española Elena Anaya han decidido, por iniciativa propia, apartarse de la presencia multidispositivo de otras celebridades y artistas, que mantienen abiertos y actualizados perfiles en diversas redes sociales. ¿Compromiso real o incapacidad de gestión/conocimientos? Este ya sería otro tema.

Algunos casos actuales

Ya sabemos que nunca antes habíamos sabido tanto de las marcas que consumimos, o de los cantantes que seguimos, o de los deportistas a los que idolatramos. Ni nunca antes habíamos interactuado tanto con ellos. Cada día que amanece, son muchas las personas que están esperando saber qué va a contar nuevo nuestra marca o famoso favoritos. De ahí, el tan recurrente concepto de “marketing de contenidos”, que resurge con fuerza en la actualidad.

Frente a ello, está la incapacidad para encontrar un momento de calma y autorreflexión en un mundo en el que las notificaciones y las invitaciones a eventos nos cada minuto. E incluso se genera una sensación, que algunos experimentan, de que sus contactos están aprovechando mejor el tiempo que ellos, un efecto secundario del exhibicionismo y la iconoclastia que a veces tiñen las actualizaciones.

La balanza está por buscar su equilibrio: quien no tenga Facebook ni consulte su correo cada minuto tendrá menos posibilidades de asistir a presentaciones y fiestas y quedará aislado de determinados círculos sociales. Quien sí lo haga, en cambio, corre el riesgo de no tener tiempo suficiente para cumplir con toda su agenda y de entrar en un bucle de estrés. La clave, por tanto, no es tanto online sino con una repercusión directa en nuestra vida offline. Por tanto, la publicidad offline recobra un papel especial para las marcas, ante el “hastío” del on.

Sin desviarnos del tema, a partir del auge del JOMO surgen iniciativas relacionadas con el digital detox, que implica apagar todos los dispositivos durante unos días para romper con la tecnología digital, recargar las pilas y hacer más productiva la vuelta al mundo digital. En EEUU y en Europa ya existen iniciativas en este sentido, firmemente relacionadas con el ocio. Y España no se queda atrás.

Concretamente en nuestro país existe Desintoxicación Digital, una organización que defiende la costumbre de “apagar todos los dispositivos durante unos días para romper con la tecnología, recargar las pilas y hacer más productiva la vuelta al mundo digital”. De hecho, hace unos días propusieron un fin de semana (30 de mayo-1 de junio) con alojamiento, comida, talleres y actividades que “ayuden a desconectar”. Los argumentos inciden directamente en la salud.

Cajonguardamoviles

De hecho aseguran que la clave está en nuestro estado físico y psíquico: “expertos afirman que la desintoxicación digital tiene innumerables beneficios para la salud puesto que reduce el estrés y la presión arterial, ayuda a la conciliación del sueño, aumenta la creatividad y tiende a mejorar la salud mental. Pero .¿cómo afecta al sector del marketing y la publicidad? .

Es evidente que si esta tendencia, la de la desconexión se generaliza, las posibilidades que tienen las marcas de impactar a la audiencia se reducen, aunque sólo sea porque están disponibles para ser impactados durante menos tiempo. Tanto es así que si el abuso de información provoca un rebote, finalmente puede hacer más complicada la planificación por contar con menos disponibilidad. Del otro lado, el JOMO es una nueva tendencia que, sin duda, ofrece también un nuevo horizonte que explorar sobre todo para las empresas de ocio y turismo.

Imagen | fresnobee.com
En BlogginZenith | Del uso al abuso: enfermedades tecnológicas y su impacto sobre las marcas

En campaña con Zenith
   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>