¿Qué es y cómo funciona una API? DicZionario

api

Así quealiéndonos un poco de lo convencional en el DicZionario, hoy haremos mención al significado de una API, es decir, las Application Programming Interface. Seguro que muchos habréis escuchado el término. Recordad que Oracle demandó a Google (y perdió el caso) por el supuesto uso de su API de Java en la creación de Android.

Hoy queremos “desenmarañar” el término y bajarlo para que todo el mundo lo comprenda, así como conocer algunos ejemplos que nos ayuden a entenderlo aún mejor. Lo hacemos, una semana más, en una nueva entrega del DicZionario.

Definición del concepto de API: Qué son y cómo funcionan

La abreviatura API procede del inglés y viene a significar algo así como Interfaces de programación de aplicaciones. Visto así el término no deja de ser más confuso de lo que lo era al principio. Según explica el científico en computación Benjy Weinberger en su blog, una API es una especificación formal sobre cómo un módulo de un software se comunica o interactúa con otro.

¿Qué tiene de bueno? Pues que una API nos permite implementar las funciones y procedimientos sin la necesidad de programarlas de nuevo. En términos de programación es, por así decirlo, una capa de abstracción. Por tanto, se puede afirmar que es un conjunto de reglas (código) y especificaciones que las aplicaciones pueden seguir para comunicarse entre ellas: sirviendo de interfaz entre programas diferentes de la misma manera en que la interfaz de usuario facilita la interacción humano-software.

Por tanto, las API pueden servir para comunicarse con el sistema operativo (WinAPI), con bases de datos (DBMS) o con protocolos de comunicaciones (Jabber/XMPP). Las API son valiosas, ante todo, porque permiten hacer uso de funciones ya existentes en otro software (o de la infraestructura ya existente en otras plataformas) para no estar reinventando la rueda constantemente, reutilizando así código que se sabe que está probado y que funciona correctamente.

En los últimos años, por supuesto, se han sumado múltiples redes sociales (Twitter, Facebook, Youtube, Flickr, LinkedIn, etc) y otras plataformas online (Google Maps, WordPress…), lo que ha convertido el social media marketing es algo más sencillo, más rastreable y, por tanto, más rentable. Sigue sin estar del todo claro, ¿verdad? Pues vayamos a ejemplos concretos que nos ayuden a entenderlo.

Algunos ejemplos

Imagina que estás en una web de compras de entradas de cine, y al hacer el pago el usuario debe insertar su tarjeta de crédito en una casilla para efectuar la compra. Pues bien, la web hace uso de una API para enviar dicha información de forma remota a otro programa que verifica si los datos bancarios introducidos por ti como usuario son o no verdaderos. Una vez confirmado el pago como tal, la aplicación remota le da el Ok a la web de las entradas para que emita los tickets correspondientes.

Si miras al principio de este artículo, podrás encontrar los iconos de algunas de las principales redes sociales. Pues bien, es posible compartir esta información que estás leyendo gracias a la API, que ayuda a que se difunda esta información sin necesidad de tener que salir de esta página. Por tanto, la utilidad es más que evidente, ¿verdad?

En definitiva, podemos ver el uso de las API como una ‘subcontratación’ de funciones. Por supuesto, esta subcontratación impone condiciones al subcontratante: algunos sitios como Twitter o eBay limitan el número de llamadas que un determinado software o web pueden hacer a su API en un determinado período de tiempo (por minuto, hora o día) antes de tener que pagar una licencia.

Así que, ¿para qué perder el tiempo reinventando si una API te permite usar códigos que otros desarrolladores han probado exitosamente? Por ello, la mejor vía es la de usar esas “funciones ya encapsuladas”, pues así los programadores se benefician de las ventajas de la API haciendo uso de su funcionalidad, evitándose el trabajo de programar todo desde el principio. Por eso decimos que con la explosión sobre todo del social media las API hacen el camino más sencillo, más rastreable y, por tanto, más rentable. ¿Estás de acuerdo?

Imagen | Erwin Boogert
En BlogginZenith | ¿Qué es y cómo funciona el captcha? DicZionario

En campaña con Zenith
   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>