¿Qué es y cómo funciona el “wantedness”? DicZionario

wantedness

Vivimos una constante renovación en las relaciones entre marcas y clientes. La clásica transacción económica se ve salpicada cada vez más por una relación subjetiva. El cariz emocional y la vinculación afectiva entre la empresa que quiere vender y el consumidor que va a comprar toma nuevos vuelos.

Hoy, en nuestro DicZionario, queremos tratar un reciente concepto. Se trata de wantedness, una palabra nueva que llega con mucha fuerza al mundo del marketing. La agencia Wunderman, en un deseo por clarificar cómo las marcas pueden acercarse a los consumidores, ha realizado un estudio tras el que ha acuñado este término. Sin duda, resulta clave para acertar en la estrategia.

¿Qué es y cómo funciona el wantedness?

El wantedness es la capacidad de las marcas para entender a sus clientes. Es decir, para saber identificar qué necesitan y quieren. Es un término que nos habla de una relación que las marcas establecen con los consumidores y que va más allá de la mera transacción económica. Cada vez más, podemos identificar las nuevas relaciones comerciales con las relaciones personales que tenemos en nuestro día. Con nuestros amigos, familiares o contactos, establecemos vinculaciones que apelan a lo más íntimo. Así también quieren hacerlo las marcas. Pues buscan ser cada vez más relevantes para el consumidor. Una relevancia que pasa, sí o sí, por satisfacer sus deseos.

Como decimos, la agencia Wunderman ha realizado un estudio que ha acabado acuñando el concepto de wantedness. El estudio, realizado el pasado otoño a 2.000 personas de Estados Unidos y Reino Unido deja un titular muy claro: tres cuartas partes de los consumidores entre 18 y 65 años quieren que las marcas les entiendan y se preocupen por sus necesidades.

Estamos hablando de compromiso hacia el consumidor. De escucharle y conocerle. De comprender cómo es su día a día y tratar de mejorar sus rutinas. La marca se acerca al consumidor como individuo con un tipo de relación que hace que éste se sienta querido, respetado y valorado. Así, más de la mitad de los encuestados explica que las mejores marcas son las que consiguen hacer su vida más fácil.

Todo esto tiene mucho que ver con un concepto del que estamos oyendo hablar mucho últimamente. Se trata del consumer-centric. La tendencia que pone en el centro de la estrategia al consumidor. Si hace un tiempo las marcas potenciaban de manera primordial al producto, ahora tienen cada vez más en cuenta las necesidades de sus consumidores. Tratar de satisfacer sus deseos los acercará más a ellos porque además, los usuarios valoran ese esfuerzo de la marca por aproximarse a ellos.

Otro término que tiene mucho que ver con lo que decimos son las lovemarks. En este artículo sobre EC Score, la nueva herramienta de Zenith, explicábamos cómo se pueden medir las conexiones emocionales entre las marcas y los clientes. Las lovemarks saben mucho sobre wantedness. Son empresas que consiguen que los consumidores las “amen”. Porque les ofrecen promociones o una atención personalizada. Pero, sobre todo, porque las personas perciben que esa marca se está preocupando por ellos como individuo.

La llegada de Internet ha sido clave en todo esto. Los perfiles en redes sociales, por ejemplo, han precipitado esta evolución en las relaciones. Ahora, marca y consumidor se encuentran incluso a un mismo nivel. Pueden charlar a través de esas redes. Y los consumidores, ya nadie lo duda, valoran de manera extraordinaria que esas marcas les respondan cuando tienen una petición, una sugerencia, una duda o un problema. Potenciar la experiencia de compra incluso aunque no se esté comprando. Porque cualquier relación que se establece con un consumidor puede, si tiene un cariz positivo, convertirse en una relación comercial.

Otro elemento clave, vinculado a todo ello y clave para conocer mejor al consumidor es el big data. El estudio y análisis de la información que los usuarios comparten en redes sociales, en su viaje diario por la red. Será clave para dar en el blanco de sus gustos y necesidades. Sus aspiraciones y deseos están plasmados en cada click que realizan. Y resulta un material muy poderoso para hacer del wantedness una realidad.

Al final, lo que conlleva una estrategia que se vuelque en este nuevo concepto es la búsqueda de la fidelización del cliente. La relación parece clara. La marca se interesa por lo que quiere el consumidor. El cliente no sólo ve satisfechos sus deseos, sino que siente que la marca se preocupa por él. Así, pues, ¿quién no repetiría una experiencia de compra en la que se ha sentido tan valorado? Repetir y, además, recomendar a otros, algo muy deseable para cualquier marca.

Algunos ejemplos

Muchas marcas practican el wantedness haciendo que el consumidor sienta que son importantes para ellos. Por ejemplo, Netflix es una de las marcas más “amadas” por los consumidores de todo el mundo. La empresa vuelca gran parte de sus esfuerzos en conocer las necesidades de sus consumidores. Para ello, una de las herramientas que utiliza es este site. En él, los usuarios pueden dejar sus peticiones sobre las series o películas que quieren que la VoD incluya en su catálogo.

Una de las características del wantedness radica en el hecho de que las marcas se adelanten a los deseos y necesidades de los clientes. Así, por ejemplo, entendemos estrategias como las puestas en marcha por las empresas de Facebook. Las mismas desarrollan funcionalidades como las que ya triunfan en otras redes sociales. Su objetivo es que su audiencia encuentre en su app todas las herramientas que puedan desear. Algo que, sin duda, se encuentra en decisiones como la incorporación Instagram Stories, inspirada en las publicaciones de 24 horas de Snapchat. Pero también en la apuesta por el streaming con instrumentos como Facebook Live. Un paso adelante para ofrecer la emisión en directo de contenido de todo tipo.

Otra de las formas de conectar con los usuarios mediante el wantedness lo encontramos en interesarse por las mismas cosas que ellos. Por ejemplo, el mundo de los eSports es un referente claro. Se trata de una gran tendencia, que atesora más y más seguidores. Sobre todo, ese target tan deseado que representan los millennial. Pues bien, sin duda, esos consumidores perciben que las marcas que participan en los torneos se están interesando por sus gustos. Y todavía más las que patrocinan equipos de deportes electrónicos. Así, Vodafone o Red Bull, por ejemplo, son algunos nombres que están sabiendo conectar con el público mediante su presencia en este universo.

Las grandes empresas de telecomunicaciones son protagonistas del concepto del wantedness. Ellas marcan tendencia al lanzar nuevos dispositivos que se sitúen en la cima de la vanguardia. Empresas como Apple o Samsung son auténticas lovemarks que conectan con sus usuarios a través de los gadgets que salen al mercado. Pero también en la atención al cliente. La competitividad entre esas marcas buscar diferenciarse en nuevas herramientas que ofrezcan sus dispositivos y que den en la clave de los deseos del consumidor.

Satisfacer esos deseos y permanecer despiertos a los posibles nuevos intereses del público. Ello pasa por estar alerta a todas las nuevas tendencias digitales. Las experiencias que se viven a través de herramientas como la realidad virtual o la realidad aumentada son un gran atractivo para el público. Así, entendemos iniciativas como las creadas por marcas como El Corte Inglés o Carrefour las pasadas Navidades. Su apuesta por ofrecer los catálogos de juguetes en realidad aumentada satisfacía un deseo. Los consumidores quieren ser protagonistas de las nuevas herramientas que están cambiando el panorama digital.

Las marcas son cada vez más conscientes de que escuchar al cliente, preocuparse por conocerlo y satisfacer sus deseos son claves. El wantedness nos enseña que los consumidores valoran que las empresas se preocupen por ellos. Es una relación emocional que hace crecer la clásica transacción económica. Y que convierte a la marca en alguien importante para el cliente que se ve satisfecho.

Imagen | Netflix, Wunderman

En BlogginZenith | ¿Qué es y cómo funciona el “súper-consumidor”? DicZionario

En campaña con Zenith

Un comentario

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>