¿Qué es y cómo funciona el “visual thinking”? DicZionario

Comunicar. Si algo nos ha definido como seres humanos es el impulso que hemos sentido por poder comunicarnos con otros. Fundamental para la evolución de nuestra raza: crear los mecanismos que nos permiten relacionarnos.

Pensar. Nuestro cerebro es nuestro mayor tesoro. Y las formas de utilizarlo son miles. Muchas aún inexploradas. Estudiamos nuevas formas de llevar a cabo el proceso de racionalización. Por supuesto, también las marcas. Todo ello es lo que ejemplifica el visual thinking, un  concepto que vamos a estudiar hoy en nuestro DicZionario.

Definición y concepto de visual thinking

El visual thinking es una técnica tanto para comunicarse como para pensar de una forma distinta. Consiste en plasmar nuestras ideas y pensamientos a través de dibujos. Pero también esquemas, ideogramas, líneas, figuras… Trasladamos aquello que queremos expresar al mundo de los pictogramas.

Esta técnica está siendo cada vez más usada por todo tipo de disciplinas. Entre ellas, claro está, el mundo del marketing. Y ello sucede por las cualidades que presenta. En primer lugar, es una forma muy sencilla y práctica de expresar una idea y comunicarla a los demás. Trabaja bajo la premisa de “si eres capaz de dibujarlo, es porque lo has entendido”. Por lo que esa idea, al estar plasmada en un dibujo, también es fácilmente entendible para el resto.

Vive entre las nuevas realidades que nos presentan a empresas que buscan formas innovadoras de trabajar y organizarse. En ellas, es normal que encontremos a muchos partidarios del visual thinking. Está en sintonía con las prácticas que quieren potenciar la creatividad, la expresividad, el trabajo en equipo… El mindfulness y la gestión de emociones son desarrolladas cada vez más en las empresas. Bajo la idea de enfocar en el talento personal, en herramientas que impulsen su imaginación y lleguen a conclusiones innovadoras.

Para muchas empresas, además, resulta muy sencillo trabajar con mecanismos de visual thinking tanto para resolver un problema interno o de organización; como para explicar a un cliente la gran idea de un nuevo producto. Así, se trata de una forma diferente de pensar. Si atacamos a la idea de forma distinta a la habitual, tal vez encontremos nuevas soluciones que nunca hubiéramos imaginado.

Nuestro cerebro funciona visualmente de forma mayoritaria. Entendemos mucho mejor un concepto si lo vemos dibujado que expresado en texto. Además, recordamos mejor la idea. Así que el visual thinking también se fundamenta en aprovechar esa capacidad innata de las personas. Recordad este dato: nuestro cerebro es 80% visual. Le es más fácil procesar la información que nos llega a través de imágenes.

El dibujo tiene además unas connotaciones universales que lo convierten en un instrumento de comunicación insuperable. Una carita sonriente, una bombilla encendida o una flecha hacia arriba, tres ejemplos muy básicos. Tienen entidad por sí mismos. Cualquiera que los vea es capaz de entender su significado, al que no hay que añadir nada más. Mirar un esquema basado en el visual thinking y entender con un solo vistazo lo que nos está diciendo es una virtud que no puede ser desaprovechada.

En nuestra era digital y globalizada, el uso del visual thinking se da incluso sin ser conscientes de ello. Marcas y empresas evolucionan en los modelos de comunicación con clientes basados en el diseño web, apps interactivas, vídeosInternet y el poder de lo visual son un todo.

El poder de las imágenes se retrotrae a, prácticamente, al inicio de nuestra especie con las pinturas rupestres. Pero trabajar a través del dibujo de manera consciente, el desarrollo del pensamiento visual, es algo que llegó con el sicólogo alemán Rudolf Arnheim. La publicación en 1969 de libro ‘Visual Thinking‘, marcaría el punto de partida.

No es el único autor clave para el desarrollo de esta disciplina. De hecho, se le atribuye a Dan Roam gran parte de su desarrollo posterior. Su libro  ‘Tu mundo en una servilleta‘ es un bestseller que enseña a cómo empezar a aprovechar las virtudes del visual thinking. Un proceso que el autor estructura en cuatro pasos:

Mirar: observamos lo que nos rodea, lo que forma parte de nuestro mundo y nuestra rutina. Los objetos nos inspiran.

Ver: en un paso más allá, nos volvemos más “selectivos”. Analizamos esos objetos, extraemos ideas y conclusiones sobre su naturaleza.

Imaginar: es el momento de volcar todo lo aprendido y hacer uso de la creatividad. Nuestra mente “transforma” el concepto en una imagen que nos ayudará a descubrir nuevas pautas.

Mostrar: por fin, lo plasmamos sobre papel. Nuestro concepto se convierte en un ideograma para, insistimos, comunicar a los demás lo que queremos decir.

Algunos ejemplos

El visual thinking ofrece a las marcas y empresas multitud de recursos originales, creativos e inesperados. Y no son pocas las agencias de comunicación que ofrecen sus herramientas a los clientes. La empresa Visual Thinking, con sede en Madrid y Amsterdam se presenta como un estudio de comunicación visual. Con clientes que van desde Ikea a RTVE pasando por Telefónica, EasyJet o el Grupo Planeta, ponen el foco de su poder comunicativo en las imágenes.

Connectingbrains es otra marca que trabaja con las empresas que quieren mejorar su trabajo, su modelo de negocio, su planificación… Les aporta soluciones que nacen desde la creatividad y la innovación. Abordan cualquier aspecto de la marca, como sus productos, sus servicios o la gestión de sus trabajadores y utiliza herramientas como el visual thinking para abordar esas estrategias.

Visualizamos es otra empresa que se construye sobre los instrumento del visual thinking. Desde las imágenes y dibujos trabaja con sus clientes y les ayuda con sus “mapas de situación” que permiten analizar su posición, estrategia, problemática… desde la concreción que una imagen ofrece con un simple golpe de vista. Uno de sus objetivos, como ellos mismos explican, es convertir lo intangible en tangible.

Hay redes sociales que, por su propia naturaleza, casan perfectamente con las premisas de las que parte el visual thinking. Instagram, que fundamenta su valor en el poder de las imágenes, es una de ellas. Las marcas que trabajan la faceta visual encuentran en este foro una forma fundamental de conectar con sus clientes o con otros socios pues consigue crear historias y mensajes precisos y evocadores con tan solo una imagen.

De igual forma, Pinterest ofrece sus características a los que apuesten por el visual thinking como estrategia comunicativa. Esta red social se considera una “fuente de inspiración” para los usuarios que navegan por ella y que pueden encontrar mil y una ideas. Las marcas que apuestan por ella se valen de su poder como “embudo de conversión“.  El usuario crea tablones según sus gustos e intereses. Guía su propio recorrido hacia las cuentas e imágenes que siguen esa línea o temática, y es fácil que le haga desembocar en  la web de la empresa que ha llamado su atención en Pinterest.

Otro interesante aspecto del modelo visutal thinking es el que nos lleva a los objetos conectados. Vivimos un momento histórico en el que los gadgets digitales son una tendencia creciente que se han convertido en instrumentos esenciales para el día a día. El poder con el que esos aparatos nos conectan con el mundo a través de imágenes y dibujos es clave. Podríamos comenzar a hablar de la televisión, el gran electrodoméstico que se ha apoyado en la imagen. Y terminar con el smartphone, nuestro nuevo compañero, las 24 horas del día.

Pero no son los únicos instrumentos que tenemos para desarrollar las aptitudes que el visual thinking nos regala. El auge de bloc de notas y bolígrafos inteligentes refuerza la idea que estamos comentando. Como también lo hace la llegada de la tablet, todo pantalla, más grande que un móvil, más visual que un pc… Microsoft Surface Hub, con su pantalla de 55 pulgadas quiere convertirse en la herramienta de todos los convencidos del visual thinking.

Por último, os presentamos un libro que os puede ser de gran ayuda. Quizá ya os han convencido las virtudes del visual thinking. Estáis más que dispuestos a ponerlo en práctica en vuestros procesos diarios como marca. Y seguro que ahora mismo os preguntáis, ¿por dónde empiezo? ‘Dibújalo’, escrito por Fenando de Pablo y Miren Lasa quiere ser una guía fundamental para empezar a adentrarse en este universo y beneficiarse de sus ventajas.

La imagen domina el mundo digital. Todo lo que se comunica mediante un dibujo llega a nuestro cerebro con mayor rapidez y facilidad. La mente humana trabaja con imágenes por lo que el aprendizaje y la recepción de ideas a través de ideogramas es altamente eficaz. Entonces, ¿por qué a la hora de trabajar nos seguimos decantando por el uso de la palabra y el mensaje escrito? El visual thinking quiere revolucionar todo.

Imagen | ConnectingBrainsPixabay

En BlogginZenith | Los botones de compra llegan a Pinterest e Instagram, ¿qué supone para las marcas y el ecommerce?

En campaña con Zenith

Un comentario

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>