¿Qué es y cómo funciona el mainstream? DicZionario

mainstream

Entramos de lleno en el gusto de la gente normal. Acabamos por instalarnos en el convencionalismo desde la ruptura inicial, desde la rareza. Y somos acogido en el reino del mercado, al fin y al cabo. Pero no es exactamente ir a contracorriente. Eso, dicen, es el mainstream.

En definitiva, no se trata de productos de consumo diseñados y pensados así en origen, sino en la posibilidad, en todo caso, de incorporar al mercado ideas o propuestas que, de algún modo eran marginales, estaban fuera de ese circuito y se incorporan por ser rompedoras, innovadoras. Vemos una semana más qué es y en qué consiste el mainstream, en una nueva entrega del DicZionario.

Definición de mainstream

Vayamos por partes. Y con un ejemplo muy sencillo: ¿quién no abrió en su día su cuenta de Twitter movido (empujado) por la corriente impetuosa que parecía obligarnos a aparecer y opinar? ¿Por qué lo hacíamos? Porque era moda, porque era mainstream. Sin embargo, el mundo de la tecnología ha popularizado el término, pero no es el sitio de donde procede. Se empleaba, sobre todo, al hablar de arte en general y de música moderna.

Es, por así decirlo, la cultura principal o mainstream (anglicismo que literalmente significa corriente principal), términos que se utilizan para designar los pensamientos, gustos o preferencias predominantes en un momento determinado en una sociedad. Hasta ahí su definición. Otra cuestión es los matices que esa misma definición puede tener.

De hecho, puede utilizarse con un matiz peyorativo, para caracterizar obras de carácter excesivamente comercial y poco innovador o artístico. También puede utilizarse con un tono neutro, para designar las obras pertenecientes a artistas consagrados o corrientes artísticas consolidadas, aceptadas y consumidas masivamente por el gran público.

Digamos que el término mainstream aplicado a un producto quiere decir que está enfocado para las masas, en la música se le denomina también con el término “comercial” y en los videojuegos lo califican de “casual”. Parece ser que para muchos, cuando un producto alcanza éste calificativo, automáticamente es rechazado. Pero la clave está, sobre todo, en la tendencia, y en el proceso de consolidación de la misma.

Como vemos, puede parecer paradójico, pero hay conceptos muy utilizados y, sin embargo, aún hoy siguen sin estar claros del todo para todos. Siguiendo la estela de “tendencia”, vamos a ver algunos ejemplos para hacer aún más claro a qué nos referimos.

Algunos ejemplos

A partir de este vídeo, podemos entender mucho mejor (y gráficamente) qué es esto de ser mainstream. El primer chico, el que baila solo, podemos decir que es un “trendsetter”, que es el que comienza de alguna forma la tendencia. Los primeros que se suman son los “early adopters”, que hacen que el grupo sea mayor, hasta que se convierte en mainstream y es todo un grupo el que forma parte de la tendencia.

¿Cómo hacer que la tendencia se afiance? Es una receta difícil de saber, pues de conocer el secreto, todas las marcas las pondrían en práctica, claro está. Eso sí, es fundamental identificarlo porque te da muchas explicaciones de porqué pasan las cosas. En este sentido, la suma de señales (contextos y tendencias) nos ayuda a realizar recomendaciones estratégicas y tácticas.

Tengamos presente que las marcas, por lo general, realmente quieren hacer cosas nuevas. Conocer qué tienen en común elementos diferentes, efectuando un análisis, nos puede llevar a detectar tendencias, a detectar qué es mainstream frente a lo que no lo es.

Otra opción es la que introdujo Nike en el mercado las zapatillas FlyKnit, una tecnología que sustituye el uso de cuero animal por lana. Estas estrategias responden a las necesidades de los consumidores pero se alejan de la creación de productos de nicho para convertirse en mainstream. Pero ¿realmente se convirtió en tendencia?

También existen propuestas de mainstream, por ejemplo, cuando los principales diseñadores, empresarios de primer nivel y un gran número de celebridades se dan cita en los grandes desfiles de moda de Milán, París o Nueva York. Es ahí donde, dicen, se crean las tendencias. Otra cosa es que acaben por cuajar. Ahora bien, ¿significa el mainstream renunciar a planteamientos puros en detrimento de cosas más rompedoras e innovadoras?

Imagen | maxsattana
En BlogginZenith | Coolhunter: ¿cómo es esta profesión en pleno siglo XXI?

En campaña con Zenith

4 comentarios

  1. Muy tarde pero ahora comprendo que sucedio en la reciente visita del Papa a México, Triste pero muy cierto

  2. creo que últimamente es muy mainstream discutir el origen y uso del termino mainstream.

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>