¿Qué es y cómo funciona el live-streaming? DicZionario

Cloud save in progress computing

Con conexiones móviles cada vez más rápidas, cámaras con más calidad y rendimiento cada vez superior, era cuestión de tiempo que acabáramos pudiendo retransmitir vídeos en directo desde nuestros smartphones. Si ahora lo hacemos desde nuestros dispositivos, desde otros soportes, es lógico que ya se pudiera hacer.

Hablamos del live-streaming, cuyas aplicaciones ya abren otro frente en la guerra por los derechos de retransmisión. Pero ¿en qué consisten? ¿Qué plataformas lo promueven? ¿Cómo está evolucionando? De todo ello hablamos una semana más en nuestro DicZionario.

Definición del concepto de live-streaming

Antes de que la tecnología streaming apareciera en abril de 1995 (con el lanzamiento de RealAudio 1.0), la reproducción de contenido Multimedia a través de internet necesariamente implicaba tener que descargar completamente el “archivo contenedor” al disco duro local. Como los archivos de audio —y especialmente los de vídeo— tienden a ser enormes, su descarga y acceso como paquetes completos se volvían una operación muy lenta. Hacerlo en directo, por aquel entonces, resultaba inimaginable.

Desde la década de los noventa, Internet revolucionó las industrias culturales, “desestabilizando la dicotomía entre los medios de masas y la comunicación interpersonal”. Desde finales de los 90, los intentos de televisión por Internet habían fracasado, por el considerable ancho de banda requerido por la señal de vídeo; sin embargo, resurge el interés en este tipo de comunicación pública con el gran éxito de Youtube y la expansión del ADSL. Y es que las transmisiones en vivo (o live-streaming) son una gran manera de interactuar en tiempo real, ya sea con usuarios, con un cliente, con colegas de profesión, etc.

Sirve tanto para compartir eventos en directo, realizar entrevistas, mostrar cómo se crea un producto, realizar sesiones de proguntas-respuestas, entre otros. Cabe afirmar que ahora que tanto se habla de live-streaming no es una moda que de repente haya iniciado Meerkat o Twitter con su Periscope: existen algunas aplicaciones más que nos permiten emitir vídeo en directo y que llevan más tiempo con nosotros. ¿Analizamos algunos ejemplos?

Algunos ejemplos

Gracias a aplicaciones como Periscope o Meerkat, que permiten hacer ‘live-streaming’ con el teléfono móvil, se ha vuelto a hablar y mucho de las emisiones en directo. Por un lado está Meerkat, que como muchos saben no es la primera aplicación que nos permite retransmitir vídeo desde el móvil, pero sí que es la responsable de reavivar la actividad gracias a una interfaz muy simple que nos permite empezar a emitir con tan sólo un par de toques en la pantalla. Empezó integrada en Twitter, pero su popularidad quedó en la sombra de Periscope una vez esta aplicación fue adquirida y lanzada por la red de microblogging.

Como afirma el experto en tecnología Miguel López, “con esto, Twitter nos demuestra que se ha puesto las pilas con la tarea de “enriquecer” sus tuits. Hace muy poco tiempo que veíamos la llegada del vídeo nativo, y no me extrañaría poder ver cómo un streaming en directo se podría insertar directamente en uno de esos mensajes“.

Frente a él esta Periscope, el servicio de livestreaming móvil que más se usa, ya que tiene una interfaz tan fácil como la de Meerkat y además es capaz de guardar y reproducir varias veces las retransmisiones completas. Pero antes de todo esto vino Mobli, que actúa como red social permitiéndonos compartir fotografías y vídeos con nuestros amigos. Otras como Bambuser o Ustream también son tenidas en cuenta en esto del live-streaming.

Otro servicio que quizás también conozcamos por algunas retransmisiones vistas y emitidas desde un navegador de escritorio es Livestream. Se centra bastante en que el usuario pueda ver contenido además de emitirlo, integrándose con las cámaras GoPro y pudiendo aplicar filtros al estilo de Instagram en tiempo real.

Hasta aquí la teoría. En la práctica, el live-streaming está generando un gran revuelo en torno a los derechos de propiedad intelectual. Y es que cuando en abril se estrenó la última temporada de ‘Juego de tronos’, usuarios de las aplicaciones empezaron a reemitir la serie ilegalmente, provocando una protesta formal de HBO a Twitter.

El problema eclosionó a principios del pasado mes de mayo, cuando Periscope se usó para transmitir también ilegalmente el combate de boxeo entre Floyd Mayweather y Manny Pacquiao -el más caro de la historia de la tele de pago en EEUU-. HBO y Showtime, que compartían los derechos, instaron a la compañía a detener las emisiones ilegales del combate. Se habían identificado al menos 66 y Periscope detuvo 30. Las otras acabaron antes de poder actuar.

La de los derechos es, tan solo, la última batalla abierta, pero, como pasó con la que en su día planteó YouTube, quizá no la que más deba preocupar a la industria televisiva. Lo decía en ‘Los Angeles Times’ John Healey: «La mayor amenaza que presentan aplicaciones de live-streaming es que ofrecerán a los espectadores algo más atractivo que la última secuela de ‘CSI’». ¿En qué derivará todo esto?

Imagen | mapichai
En BlogginZenith | Viewability, ¿estamos ante la revolución de la medición de audiencias online?

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. Desde luego que es una tendencia que parece que va tomando forma

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>