¿Qué es y cómo funciona el “Glamping”? DicZionario

glamping

El turismo ha evolucionado pero una barbaridad. Esta frase, que casi podría ser el título de una película española de los años 60 está más de actualidad que nunca. Ya no nos conformamos con viajar a los rincones más remotos de nuestro país o a los lugares más exóticos de la geografía mundial.

Tenemos turismo rural, gastronómico, de aventura… Tenemos una multitud de ofertas que van más allá de lo que nuestra imaginación es capaz de abarcar. Y ahora, tenemos el glamping, un nuevo concepto de vacaciones que está enamorando a quienes lo prueban y que hoy vamos a estudiar en nuestro DicZionario.

Definición de glamping

Para que entendáis rápidamente a qué nos estamos refiriendo, debéis saber que la palabra glamping es una fusión de otros dos términos, en principio tan antitéticos como son camping y glamour. ¿Acampar con glamour, pero es esto posible? Desde luego que sí.

glamping-cesta

Las experiencias glamping tienen sus raíces muy atrás en el tiempo. Se remontan al siglo XIX y a los viajes que hacían los antiguos exploradores al continente africano. Todos hemos leído libros o visto películas y hemos soñado con ese tipo de viajes. Ellos acampaban en plena naturaleza, pues no tenían una casa en la que alojarse, sino que su exploración era itinerante. Eso sí, para esas acampadas contaban con todos los lujos a los que la cultura occidental les había acostumbrado: camas cómodas, comidas copiosas y, por supuesto, un contacto con la naturaleza único, que les llevaba a relacionarse con el paisaje de una manera especial, sintiéndose de los primeros afortunados que podían visitar aquellos parajes y empaparse con su experiencia.

Nuestro apabullante siglo XXI recoge ahora este concepto y le da una vuelta de tuerca. El glamping supone acampar en la naturaleza, pero no con las clásicas tiendas de campaña, los sacos de dormir y la comida enlatada. El glamping suma todo lo positivo de la experiencia con la naturaleza y lo mejor de la atención de un hotel de cinco estrellas. Así, se puede disfrutar de un manto de estrellas mientras las contemplamos en un mullido colchón; o de las vistas más increíbles mientras se degusta un plato cocinado por un experto chef.

Estas acampadas con encanto se están convirtiendo en todo un fenómeno que las marcas están sabiendo aprovechar. La clave va más allá de ofrecer las máximas comodidades en un entorno natural. Se trata de alojarles en entornos únicos, de ésos que no son accesibles para todos y que despiertan nuestra fascinación. El contacto con el enclave es la máxima que mueve a los visitantes. Los lugares son asombrosos, los paisajes únicos y la experiencia es irrepetible, pues no hay otro lugar del mundo que pueda ofrecer ya no esas prestaciones, sino, directamente, el paisaje, las vistas, los rincones… Poder disfrutar de todo ello sin perder un ápice de comodidad, es el principio básico del glamping.

El respeto por la naturaleza va por delante en todo ello. Ella es la auténtica protagonista y el elemento al que cabe cuidar al máximo. En el polo opuesto de la masificación y la construcción en espacios naturales que pueden hacerle perder su identidad, el glamping apuesta por tipis, cabañas, casas en los árboles… Siempre teniendo en cuenta que si la aventura es posible es gracias a que la naturaleza nos la ofrece, por lo que hemos de protegerla. Si os gusta la naturaleza, sus enclaves, la paz y tranquilidad que obtenemos, pero no os apetecen tanto las altas temperaturas o las estrecheces y durezas de una tienda, seguramente, lo vuestro sea el glamping.

Algunos ejemplos

Las empresas de glamping en nuestro país y fuera de él están funcionando cada vez más y son numerosos los ejemplos que podemos citar. Uno de los últimos aterrizajes es el que se refiere a Glamping Hub, una empresa que trabaja a nivel internacional pero que hace unos meses desembarcó en nuestro país.

La plataforma, que nació en 2012, cuenta con más de 4.500 alojamientos en hasta 90 países. Sus alojamientos especiales y diferentes son viviendas típicas de los pobladores originales del entorno, por lo que su fusión con el enclave es total, sin resultar invasivo ni modificar sus cualidades primigenias. Yurtas, domos, cuevas… eso sí, acondicionados para que no falte un solo detalle de confort, son algunas de estas “casas”. Otro de los ganchos que ofrece y que se enmarca dentro de esa experiencia diferente y enriquecedora que quiere ofrecerse a los turistas se concreta en glamping en los lugares del rodaje de ‘Juego de Tronos‘, ya sabéis, la serie de moda que ofrece miles de oportunidades a las marcas.

Uno de los lugares de glamping más famosos de nuestro país es el Refugio Marnes, en Alicante. La Jaima es el enclave estrella, una tienda beduina que ha sido elaborada por Bouchaib Madhar, encargado de elaborar este tipo de habitáculos para la familia real marroquí. Siguiendo los principios del glamping, la tienda cuenta con las comodidades a las que nos es tan difícil renunciar, como cocina y baño.

En Genalguacil, Málaga, los fans del glamping tienen una cita con Cloud House, que evoca las viviendas mongolas, las yurtas, para ofrecer una experiencia única. Tan sólo hay dos alojamientos, por lo que la paz está más que asegurada. Uno de los “lujos” que nos ofrece y que no podemos encontrar en otros parajes es la cercanía a unas piscinas naturales de río. Muebles artesanos, hamacas en los árboles, columpios para los niños… Cada detalle es cuidado para un perfecto equilibrio entre el confort y la sostenibilidad.

glamping-genalguacil

Si viajamos al extranjero, las opciones de glamping se multiplican, enfocando cada región en unas cualidades únicas e irrepetibles que saben extraer todo el jugo para los apasionados visitantes. En Suecia, tenemos el Treehotel, cuyo respeto por la naturaleza e integración en ella pasa por una cabaña con paredes de espejo que se “camufla” en el paisaje, y que se sitúa sobre los árboles. Otras viviendas de este enclave son una cabaña con forma de nido y otra inspirada en las alas de una libélula.

En la Patagonia chilena, en el corazón del Parque Nacional Torres del Paine, tenemos EcoCamp, famoso por sus cúpulas geodésicas ecológicas. Son 25 habitaciones cuyas máximas aspiraciones son la sostenibilidad y el respeto por un entorno que ofrece unas vistas únicas.

Los países africanos son también un lugar emblemático para el glamping. Nomad Tanzania apuesta por la cultura Meru para diseñar sus habitaciones y refugios. Las clásicas telas de colores y la piel acogen al viajero sumergiéndolo en su fascinante universo. No hay palabras que expliquen las vistas y el paisaje que rodea el enclave y que consigue extasiar al visitante.

El glamping es un concepto de moda. No sólo se trata de acampar con lujo y comodidades, la idea va más allá de todo eso. Se trata de reconocernos en un paisaje único, milenario y eterno, que permanece impasible a la acción del hombre y nos invita a deleitarnos con su belleza, siempre desde la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente. Así son las nuevas formas de hacer turismo.

Imagen | Cloud House, GlampingHub

En BlogginZenith | Los chatbots llegan a la industria del turismo: así es cómo lo hacen las marcas

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. Propuestas verdaderamente interesantes que abogan por la sostenibilidad

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>