¿Qué es y cómo funciona el “EATnomics”? DicZionario

eatnomics-2

Partamos de la idea de que comer es un acto vital imprescindible. Los seres humanos tenemos que alimentarnos para poder seguir activos, para no enfermar, para crecer. Sumemos el factor social que tiene la comida. Cuando nos reunimos con amigos, cuando celebramos una fiesta… raro es que ese momento no se vea acompañado por unos cuantos  platos.

Hay muchas más implicaciones. Una de ellas pasa por nuestra pasión global por la comida. Hacemos de esta necesidad un momento de disfrute absoluto. Otra de ellas es, por supuesto, la preocupación por una alimentación más sana. Y por todo lo que la revolución digital en la que vivimos nos plantea, también en este campo. Por ello, nos parece imprescindible acercarnos al concepto de EATnomics, que hoy tratamos en nuestro DicZionario.

Definición de EATnomics

El mundo digital hace tiempo que pasó de ser una anécdota en nuestras vidas a convertirse en un eje que vertebra gran parte de nuestras actividades. También en el mundo de la alimentación. Así, EATnomics se refiere a la nueva economía basada en la innovación en el mundo de los alimentos. Una innovación en la que tiene mucho que ver el mundo digital, claro está.

Pero, ¿de verdad esto nos impacta a nivel social, económico y empresarial? Mucho. Y más que va a hacerlo. En 2015, según datos de la consultora Rosenheim, el sector EATnomics generó 6.800 millones de dólares en todo el mundo. Al igual que hablamos del fintech, las empresas tecnológicas que se centran en los productos financieros, ahora resulta imprescindible hacerlo sobre las foodtech. Las empresas de la tecnología de los alimentos, de la comida del futuro, estarían ya representado el 4% del sector.

eatnomics-1

Por supuesto, el auge de los EATnomics está impulsado por una serie de conceptos que están muy relacionados con esta vista en el futuro. Por ejemplo, los nuevos modos de consumo que la sociedad protagoniza. Queremos comer más sano. Las tendencias foodies se preocupan por proporcionar una alimentación en consonancia con un aporte saludable. Y las empresas se están dando cuenta de ello, sin perder de vista cómo la tecnología puede contribuir a ello. Tenemos un auge de la comida vegana, el slow food, alimentos ecológicos, una preocupación por cómo ha sido producido y distribuido el alimento… El mundo de la alimentación es una constante revolución tecnológica. Cuestiones como el etiquetado o la trazabilidad están cobrando más importancia para los consumidores.

A esto, debemos sumar una ciencia que consigue hacernos soñar con realidades antes sólo vistas en películas de ciencia ficción. La biotecnología se encuentra, más que nunca, al servicio del EATnomics. No sólo hablamos del estudio de nuevos productos alimentarios con grandes posibilidades nutritivas y para la salud, como el consumo de algas o los productos transgénicos que ya están demostrando su valía. Ahí tenemos al arroz dorado, creado por científicos británicos, rico en betacarotenos, ideal para combatir la desnutrición en muchos lugares que viven con preocupación este problema. Las nuevas realidades digitales, la nanotecnología, nos llevarán a hablar, cada vez más, de envases y alimentos inteligentes. Envases que ayudarán a conservar mejor los alimentos, comida con la que combatir enfermedades… El límite no se vislumbra en el horizonte.

Las empresas que sepan apostar por lo que ya no es un capricho, sino que se convierte en una necesidad para el consumidor, preocupado por cómo la comida puede influir en su salud, darán en el clavo.

Algunos ejemplos

El sector de los EATnomics se encuentra en auge, por lo que es fácil encontrar muchísimos ejemplos que nos llevan hasta todo tipo de servicios y productos. Pasear entre ellos nos llena de curiosidad… y de hambre.

Una de las empresas que representa como nadie todo lo que la cultura de EATnomics quiere ser es Reimagine Food. Se trata de una compañía  española que nació en 2014 y que quiere convertir Barcelona el el Silicon Valley de la foodtech. Hablamos de un centro disruptivo cuyo objetivo es centralizar los esfuerzos de otras empresas vinculadas con el mundo de la nueva alimentación. Su propósito pasa por desarrollar nuevos proyectos de innovación tecnológica y trabajar codo a codo con esas nuevas compañías para impulsar ese interés. Para ello, también han trabajado con el proyecto Prometheus, un programa de emprendimiento para convertirse en mentores de estas empresas del EATnomics.

Soylent es otra de las marcas que no podemos dejar de mencionar al hablar de EATnomics. De hecho, es un faro para muchas empresas que la ven como un ejemplo. Soylent lanzó al mercado una serie de batidos sustitutivos de una comida. No se trata de alimentos para adelgazar, sino de un recurso para optimizar los horarios de muchos que no tiempo para cocinar. Soylent son unos polvos que, mezclados con agua, aportan todos los nutrientes que el cuerpo necesita. Algunos la bautizaron como “comida de astronautas”.

Recientemente, también hemos conocido el caso de AvaWinery. Hablamos de una marca de vino sintético que trabaja en California. Clonar vinos mediante tecnología molecular. De nuevo, no es ciencia ficción, es EATnomics, la alimentación del futuro y las empresas que lo llevan a cabo. Vino que se hace sin uvas, sino en un laboratorio que clona el producto. Y no es un sucedáneo, sino vino real, que reconstruye cada una de sus moléculas. Como vemos, una de las grandes tendencias del universo foodtech está relacionado con alimentos sustitutivos

Hay una gran cantidad de conceptos asociados a los EATnomics que no podemos pasar por alto. Así, están los grocerants, Son establecimientos que aúnan los términos de restaurante de comida rápida y de tienda. En España tenemos Wetaca, que permite comer platos de chef, más elaborados y sofisticados y recibirlos a domicilio. El comensal sólo tiene que calentar la comida en su microondas, tres minutos.

Foodinthebox es otra startup española a la que muchos nombran como “el IKEA gastronómico”. La idea es apoyar a todos los cocineros que quieren probar con recetas más elaboradas. La empresa se sirve de una aplicación mediante la cual, el usuario puede seleccionar el plato que quiere preparar. Entonces, Foodinthebox se encarga de hacerle llegar, a domicilio, los ingredientes y la receta con los pasos a seguir para poder elaborar el plato. Ofrece muchas opciones: Navidad, cenas románticas, cocina internacional, para niños…

Por supuesto, otra realidad que afecta a los nuevos hábitos de consumo es la proliferación de restaurantes tecnológicos. Según datos de EHL Group, la mitad de los restauradores de nuestro país consideran que la tecnología es importante para su negocio. Internet se ha convertido en imprescindible para hacer reservas, conocer la opinión de otros usuarios… Pero la apuesta por la tecnología va más allá. El restaurante Bytes revolucionó el sector con sus robots trabajando tanto en la cocina como atendiendo a los clientes. Y con una carta que llegaba en formato digital. The Melt es otro restaurante futurista. Una categorización que hace que muchos quieran probar sus servicios. ¿La clave? Ser uno de los primeros en ofrecer una app en su smartphone para hacer pedidos y recibir un aviso cuando tu comida está lista para que puedas pasar a recogerla.

Cualquier ámbito tiene su interés. Domino’s Pizza también está intentando adaptarse a los nuevos tiempos tecnológicos. Su propósito pasa por el uso de uno de esos aparatos que nos encantan. Los drones serán los nuevos encargados de llevar su comida al domicilio de los clientes. Pues lo retos en el transporte de esos alimentos son también fundamentales.

La comida es un gran motor que mueve el mundo. La tecnología, otro maravilloso ejemplo que motiva a millones de usuarios y empresas. Unidas, no es difícil entender por qué el concepto EATnomics puede ser determinante. Las marcas que apuestan por el sector tecnológico para hacer evolucionar la forma en que consumimos alimentos van a dar mucho que hablar.

Imagen | Pixabay

En BlogginZenith | Nom o FunCook: así es el Internet pensado para foodies

En campaña con Zenith

Un comentario

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>