¿Qué es y cómo funciona el derecho al olvido? DicZionario

Losing Brain Function

El pasado mes de mayo se cumplió un año desde que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea hiciera historia con una sentencia que hacía responsables a los buscadores del tratamiento de los datos personales de los usuarios, de manera que estos pudieran pedirle a páginas como Google o Bing que eliminasen los resultados de búsquedas que vulnerasen su privacidad.

Hablamos del derecho al olvido, que pretende que cualquier persona pueda solicitar que Google Search, entre otros, elimine cualquier dato que exponga de ella en sus resultados de búsqueda. Justo ahora surge de nuevo la noticia, cuando la UE avanza en la ley que fija el ‘derecho al olvido’. Hablamos el concepto, una semana más, en una nueva entrega del DicZionario.

Definición del concepto de derecho al olvido

La UE está trabajando en estos momentos en una norma que quiere reforzar la protección de datos de los europeos y que superó este lunes un importante escollo, pues los países de la UE lograron acordar un texto sobre el que han discrepado durante más de tres años.

El reglamento adapta la protección de datos personales a la era de Internet y consagra nuevas figuras legales, como el llamado derecho al olvido, ya amparado por la justicia europea. “Hoy damos un gran paso para preparar a Europa para la era digital”, valoró Vera Jourová, comisaria europea de Justicia. Ahora bien, ¿en qué consiste exactamente el derecho al olvido?

El derecho al olvido es un derecho relacionado con el Habeas Data y la protección de datos personales. Se puede definir como el derecho que tiene el titular de un dato personal a borrar, bloquear o suprimir información personal que se considera obsoleta por el transcurso del tiempo o que de alguna manera afecta el libre desarrollo de alguno de sus derechos fundamentales. Como cabe apreciar, este derecho puede en ocasiones colisionar con la libertad de expresión. ¿Vemos casos concretos para entenderlo?

Algunos casos

Uno de los grandes afectados, Google, tras conocerse las nuevas medidas en relación al derecho al olvido recibió la noticia creando un formulario para que la gente pudiera hacer sus solicitudes, aunque para facilitar aun más esos trámites también nacieron páginas como Forget.me, que ha querido celebrar el primer año de vida de esta ley mostrándonos unas completas estadísticas de cómo ha evolucionado la aplicación de este derecho durante los últimos meses tanto en Google como en Bing.

Por su parte, medios como The Guardian han tenido que crear equipos de expertos para evaluar los avisos a ese derecho que reciben, evaluándolos uno a uno. Y atentos a los datos: en un mes recibieron 70.000 solicitudes para que se retirasen de Google Search más de 250.000 resultados. En cuatro meses, ya eran 91.000 usuarios, y hasta finales del pasado año unos 170.000. Incluso hay servicios de terceros que facilitan enviar esa solicitud a Google.

Contemos que los efectos ya se han notado a escala mundial: la Wikipedia ya ha demostrado que está recibiendo las mismas solicitudes y el gobierno de Canadá se ha puesto a eliminar resultados de forma global por su cuenta. Si las intenciones de los reguladores en Bruselas se cumplen, entonces habrá carta blanca para que las solicitudes de derecho al olvido se cumplan en los dominios .com. No habrá obstáculos para que todo esto se masifique.

Si queremos hacernos una idea de los datos en España tenemos que recurrir a los datos que publica Google sobre esta materia en su portal de informes de transparencia. Allí se nos muestran los datos que el gigante de Internet ha ido recopilando desde el pasado 29 de mayo de 2014.

google

Según los datos de Google, durante el año que llevan ejerciendo el derecho al olvido han recibido solicitudes para borrar 82.197 direcciones de Internet, de las cuales 25.378 han venido de nuestro país. Un 63% de ellas han sido rechazadas.

pages

Del mismo modo, la página de la que más direcciones se han querido eliminar de los resultados de su buscador ha sido Facebook, seguida muy de cerca por Profileengine, Youtube y Google Groups.

En cualquier caso, la norma tendrá que pactarse aún con el Parlamento Europeo, lo que retrasará su aprobación al menos hasta finales de 2015. Además de consagrar el derecho que tiene el consumidor a eliminar de la red información no relevante que pueda dañar su reputación, la norma limita el almacenamiento de datos personales por parte de las empresas y prevé multas de hasta el 2% de la facturación en caso de incumplimientos. La gran presión ejercida por los gigantes de Internet ha demorado el proyecto. ¿En qué quedará todo?

Imagen | wildpixel
En BlogginZenith | Redes sociales y privacidad: ¿somos conscientes de las condiciones de uso?

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. Un tema que ahora parece una cosa curiosa y como aislada, pero con el tiempo, va a ser cada vez más importante

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>