¿Qué es y cómo funciona el crowdlending? DicZionario

crowdlending

El Crowdfunding es ya conocido como una financiación colectiva que permite reunir una suma de dinero a cualquier creador de proyectos entre muchas personas con el fin de apoyar una iniciativa determinada. En cambio en el Crowdlending se da una vuelta de tuerca y, como la imagen, es como “una persona con un proyecto” que camina en busca de que le “presten dinero que debe devolver en un plazo determinado”.

En este caso hablamos de un modelo de financiación que permite a las empresas recibir préstamos directamente de inversores particulares. Pero ¿en qué consiste exactamente el crowdlending? ¿Qué proyectos destacan? De todo ello hablamos una semana más en esta entrega del DicZionario.

Definición del concepto de crowdlending

Se puede afirmar que la financiación de los ciudadanos ha estado, hasta ahora, limitada a las instituciones financieras tradicionales. De esta forma surgen alternativas de acceso al crédito. Hablamos del crowdlending, una apuesta de financiación accesible e innovadora. Pero ¿en qué consiste exactamente?

El Crowdlending, que viene del inglés peer-to-business lending o p2b Lending, vendría a ser un préstamo entre particulares y empresas. Consiste en la financiación, mediante préstamos o créditos, a pequeñas y medianas empresas, donde los inversores o prestamistas particulares invierten su capital privado o ahorros a cambio de un tipo de interés. Es decir, que están realizando la misma actividad de una entidad financiera pero sin intermediación bancaria.

Es, pues, una nueva forma de economía colaborativa para que gente corriente ayude a otra a realizar sus proyectos personales como puede ser reformar la casa, costearse los estudios, casarse o realizar un tratamiento médico. Pero ¿qué diferencia tiene con el crowdfunding? La diferencia principal es que el crowdfunding va aplicado a empresas y crowdlending se encuentra en el resultado de la inversión.

En el primer modelo los particulares invierten en forma de capital social y obtienen una participación en el capital de la empresa. Si la inversión consiste en un capital de préstamo, estamos hablando de crowdlending. Eso sí, no hablamos de algo que esté naciendo ahora, pues se estima que el sector ya movió mundialmente más de tres mil millones de euros el año pasado. ¿Qué ejemplos podemos encontrar?

Algunos ejemplos

El esquema es sencillo: prestas dinero a una persona, a una empresa o a un proyecto y quien recibe el préstamo tiene la obligación de devolver el dinero con un calendario de pagos concreto y añadiendo el tipo de interés fijo que se habrá pactado. En EEUU, Lending Club, líder del mercado de préstamos entre particulares, respaldado por Google, originó más de dos mil millones de dólares en 2013.

Por su parte, durante el mismo año en Reino Unido, las tres plataformas más grandes (Zopa, Funding Circle, y Ratesetter) financiaron juntas préstamos por valor de más de 650 millones de euros, además, el Gobierno del país respaldó el negocio de préstamos entre particulares y realizó un volumen de préstamos de 75 millones de libras.

Tan solo en España, donde el uso de esta fórmula acaba de arrancar, ascendió a 30 millones de euros. Vamos con retraso, aunque se están dando pasos. Existen algunas plataformas, como Arboribus que ya formalizó una operación así para empresas el pasado julio de 2013. La operación, la primera de este tipo en nuestro país, fue un préstamo de 35.000 euros a 6 meses y fue financiada por un grupo a 50 inversores particulares. Hay otros muchos ejemplos, como el de esta clínica catalana.

En cualquier caso, “lo que permite el crowdlending es preparar a la sociedad de un poder de decisión de lo que financia con sus ahorros”, afirma Carles Escolano, cofundador de Arboribus. Para él este modelo supone “una alternativa para canalizar el ahorro a la actividad productiva local, que es la que genera puestos de trabajo y la que necesitamos”.

Se trata de un sistema de inversión que se realiza totalmente en línea. Ello favorece que herramientas de este tipo generen transparencia y confianza del sistema de inversión, tal y como comenta el cofundador de Arboribus, “las redes sociales aumentan mucho más la proximidad entre los inversores y las empresas. El hecho de que como inversor puedas saber perfectamente qué financias hace que inviertas en empresas mucho más cercanas a ti”. ¿Ha nacido una nueva fórmula para sacar proyectos adelante?

Imagen | unsplash.com
En BlogginZenith | ¿Qué es y cómo funciona el crowdfunding? DicZionario

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. Gracias por compartir con todos nosotros toda esta interesante información. Con estos granitos de arena hacemos màs grande la montaña Internet. Enhorabuena por esta web.

    Saludos

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>