Por qué Rojadirecta nos hace reflexionar sobre los límites de la legalidad en Internet

rojadirecta-web

Si te gusta Internet y te gusta el fútbol, es bastante improbable que no conozcas la web Rojadirecta. Se trata de una página a través de la cual se pueden ver eventos, especialmente deportivos, especialmente futbolísticos, en directo y en abierto.

Esta circunstancia ha provocado, desde los inicios de la web, una polémica que no ha dejado de crecer. Las empresas audiovisuales que tienen los derechos de explotación de los partidos de fútbol ven perjudicada su inversión a causa del funcionamiento de webs como Rojadirecta y, hace unos días, Mediapro y Gol TV tomaron medidas para luchar contra lo que consideran una emisión ilegal de contenidos.

La decisión del juzgado

Rojadirecta es una página española de gran repercusión mundial, por eso, la noticia que saltó el pasado día 22 de junio, tiene alcance internacional. El Juzgado de lo Mercantil número 11 de Madrid ha dictado medidas cautelares para que, en siete días, la página deje de facilitar enlaces a través de los cuales se puedan ver contenidos deportivos. El castigo por no cumplir estas medidas sería el cierre de la web, a través de una orden del juez que implicaría que los proveedores españoles de Internet bloquearan el acceso a Rojadirecta.

El representante de la LFP, Ignacio Martínez Trujillo, director de Proyectos Estratégicos de la Liga de Fútbol Profesional, explicó que “La Liga de Fútbol lleva un año y medio trabajando intensísimamente contra la piratería y hoy hemos ganado la primera gran batalla contra este señor, que éste sí que es un sinvergüenza, por la vía de las medidas cautelares dentro del marco de los juzgados españoles y de la legislación española. Somos un país capaz de crear valor y vamos a seguir creándolo dentro del marco que nuestros fans nos reclaman“.

rojadirecta-balon

El debate sobre si Rojadirecta puede seguir funcionando o no tiene mucho que ver con una vieja pregunta unida casi al nacimiento del propio Internet: ¿se pueden compartir contenidos sobre los que no se tiene derechos? En el caso del fútbol, un negocio que mueve en todo el mundo 50.000 millones de dólares según la consultora Repucom, esta pregunta se vuelve vital, pues las empresas implicadas, que han invertido dinero y esperanzas de futuro en el movimiento que genera un balón de cuero, no están dispuestas a poner en riesgo su inversión. La adjudicación de los derechos de emisión de partidos de fútbol por parte de las distintas televisiones es un tema sobre el que se discute permanentemente entre los diferentes implicados: los clubes, las asociaciones profesionales, las empresas audiovisuales… Hace poco hablamos de cómo la Liga pedía un cambio en el reparto de los derechos televisivos. No es nada extraño que todos estos sectores pretendan atajar la existencia de webs como Rojadirecta, que dejan en fuera de juego el pago de los usuarios por ver un partido y, ahora, la justicia española podría tomar cartas en el asunto.

El funcionamiento de Rojadirecta

Pero Rojadirecta no se ha manifestado, al menos públicamente, preocupada por las medidas cautelares. Más bien al contrario, parece bastante segura de poder salir airosa de la nueva polémica. El mismo día 22, ofrecían un comunicado en el que se mostraban confiados de la resolución favorable del conflicto: “Rojadirecta está asesorada a nivel europeo por varios de los equipos legales con más experiencia en relación a la responsabilidad de los operadores en la Unión Europea. Sabemos bien de la legalidad de Rojadirecta, no es temeraria nuestra operativa ni nuestra continuidad

Así pues, la respuesta de la web no sólo afirma que están seguros de salir indemnes de este proceso, sino que mantienen en firme su idea de negocio, que esperan seguir desarrollando como hasta ahora. La pregunta parece clara: Si Rojadirecta no tiene los derechos de emisión de los partidos de fútbol, ¿cómo puede estar tan segura de la legalidad de sus procedimientos?

rojadirecta-estadio

Trataremos de explicar el funcionamiento de la web de una manera sencilla. Rojadirecta nace en 2005, de la mano del programador gallego Igor Seoane. Una de las claves radica en que no es una web que ofrezca en su site los partidos de fútbol o cualquier otro tipo de deporte, sino que funciona como un directorio que muestra los enlaces a otras páginas en las que sí se pueden ver (y descargar) esos partidos. Por lo que no “posee” el contenido, sólo da acceso a él. La web de Rojadirecta se desarrolla de dos maneras diferentes: a través del streaming y a través de dispositivos P2P. El streaming ofrece la posibilidad de ver el contenido en directo, sin necesidad de ningún otro programa o app para que funcione correctamente. El P2P requiere la instalación de un software para acceder a los diferentes partidos.

Así pues, tenemos dos posturas enfrentadas: por un lado, los defensores de páginas como Rojadirecta, hablan del espacio público que es Internet, en el que cualquier persona puede compartir información, pues no están apropiándose de ese contenido, sino permitiendo que otros lleguen hasta él, a través de una señal de televisión. Por otro lado, están las empresas implicadas en los derechos de explotación, como las cadenas de televisión, que ven su negocio perjudicado al poderse ver los encuentros en abierto y de forma gratuita, un servicio por el que ellos han pagado altas sumas para poder quedarse en exclusividad con su emisión.

Rojadirecta contra todos

El problema que se plantea con Rojadirecta es el mismo que se vive con otras webs que comparten series, películas, documentales, programas… y que ofrecen descargas ilegales que muchos consumidores no dudan en utilizar. Otro de los factores clave para entender el fenómeno es la escasa edad que un medio de difusión tan poderoso como Internet tiene y la falta de legislación sobre muchos aspectos del mismo. Parece establecido que la ley no pueda ir por delante de los cambios económicos y sociales, pero cuando un gigante como Internet no para de crecer, evolucionar y se muestra tan determinante en su relación con el mundo, con los ciudadanos, con las empresas… el tiempo de reacción por parte de los legisladores ha de ser más breve, para satisfacer las necesidades que van surgiendo en torno a todo lo que la gran red significa.

rojadirecta-eeuu

En el caso de Rojadirecta, su confianza ante el caso que presenta Mediapro y GolTV se debe, sin duda, a los resultados satisfactorios logrados en anteriores disputas legales. El primero y que plantea muchas de las claves de las que hemos hablado, se produjo en 2007, tras el requerimiento de Audiovisual Sport que, como podemos imaginar, denunciaba a la página por quebrantar derechos de propiedad intelectual. En 2009, se produjo un sobreseimiento del caso. La jueza encargada del mismo argumentó que se facilitaban: “enlaces para descargar programas que permitían el visionado de tales eventos que, aunque con acceso de sistema codificado en España, son emitidos en abierto por canales de TV Internacional“. Se consideró, además, que Rojadirecta no obtenía beneficios directos de su funcionamiento, sino una remuneración indirecta de la publicidad que se aloja en la web.

Pero, sin duda, el caso más conocido se produjo en 2011 cuando el gobierno de los Estados Unidos decidió requisar el dominio RojaDirecta.org. El escándalo fue mayúsculo, pues muchos acusaron al país norteamericano de exceso de autoridad, al cerrar un web sobre la que no tenía competencias, hablando incluso de “secuestro”. El Departamento de Justicia de Estados Unidos había accedido al control del dominio mediante una orden judicial, y reenviaba a los visitantes a otra página, en la que se avisaba de la ilegalidad de las actividades del site. La reacción del equipo de abogados de Rojadirecta no se hizo esperar y denunciaron al propio Gobierno de los Estados Unidos argumentando que el cierre de dominios se había realizado de manera ilegal, arrogándose unas atribuciones internacionales que no le pertenecían. En 2012, y sin mediar palabra, los EEUU retiraban su demanda contra Rojadirecta y la página volvía a la normalidad.

Los límites de la legalidad

Todo lo comentado anteriormente no es, ni mucho menos, un caso aislado, y, de hecho, las denuncias por parte de empresas y organismos a diferentes páginas webs se han intensificado con los últimos tiempos. Se trata, como ya hemos explicado, de abordar los difusos límites con los que Internet se maneja a la hora de gestionar contenidos sobre los que se tienen derechos.

En nuestro país, en 2011, se aprobaba la llamada “Ley Sinde“. En realidad, nos estamos refiriendo a la Disposición Final Cuadragésima Tercera de la Ley 2/2011, de 4 de marzo, de Economía Sostenible. El objetivo del texto era modificar las leyes para que la administración, a través de la decisión de una comisión, fuera competente a la hora de cerrar sites que pudieran vulnerar derechos de propiedad intelectual. En este punto, estaban también comprendidas las páginas que hospedaran contenido e incluso los proveedores de servicios.

El pasado 30 de octubre se aprobaba en el Congreso de los Diputados, una modificación del texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, deudora de lo que la Ley Sinde intentaba promulgar. Se trataba de la “Ley Lassalle” que no se ha puesto en marcha hasta el 1 de enero del presente año, pero que ya ha tenido consecuencias en diferentes páginas de Internet. La ley establece duras penas para los administradores de páginas que se lucren con descargas ilegales de películas, series, música… Las sanciones pueden ser económicas (de hasta 600.000 euros) o incluso pueden significar una estancia en prisión de hasta seis años.

rojadirecta-pepito

El revuelo que la nueva ley ha provocado no se ha hecho esperar. El 4 de diciembre de 2014 eran detenidos los responsables de las páginas seriespepito y peliculaspepito. Una acción que provocó que páginas como Series.ly o Magnovideo decidieran eliminar los enlaces de descargas de sus webs. Según la policía, los beneficios generados por seriespepito superaban el millón de euros. Pues bien, los administradores eran puestos en libertad a las pocas horas de su detención y, recientemente, las páginas han vuelto a abrir. La clave ha sido cambiar el dominio y sacarlo de España, para llevarlo a Tonga, un archipiélago situado dentro de la Polinesia, donde la ley española no tiene jurisdicción. Así pues, vemos que el debate sobre los límites de Internet es mucho más complejo de lo que podíamos pensar y trasciende a cuestiones de geografía en los que la incompatibilidad entre las leyes es más que determinante.

Este no ha sido el único revés para los impulsos del gobierno para cerrar las webs que considera que favorecen la descarga ilegal. El pasado 22 de julio se declaraba nulo de pleno derecho el procedimiento contra la web Quedelibros.com, un site que permite el acceso a libros digitales. El juez, como ya hemos visto en otros casos, determinó que una web con enlaces a descargas no podía ser acusada ante la ley.

En un país como el nuestro, en el que según el Observatorio de piratería y hábitos de consumo digitales, el 60% del consumo de contenidos es ilegal, las asociaciones de creadores no están conformes con las medidas que los gobiernos están llevando a cabo pues, según palabras de Antonio Guisasola, presidente de la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos, consideran que “la eficacia que está teniendo la Sección Segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual es más que discutible” porque “no han conseguido cerrar ni una sola página, cuando es el objetivo del procedimiento“.

Es pronto para saber cómo terminará la nueva denuncia contra Rojadirecta y a qué pasos conducirá, pero lo que sí parece evidente es la reflexión que todos debemos hacer frente a este caso: ¿cuáles son los límites de la legalidad en Internet?, ¿de qué manera necesitaremos abordar este problema en los próximos años? Sin duda, un debate del que seguiremos hablando largo y tendido.

Imagen | Rojadirecta; Hipertextual; Pixabay: jarmoluk; Seriespepito
En BlogginZenith | Series y descargas en Internet: ¿una oportunidad para las marcas?

En campaña con Zenith

7 comentarios

  1. las asociaciones de creadores no están conformes con las medidas que los gobiernos están llevando a cabo. Pero ¿y los usuarios? ¿No son los realmente importantes? ¿No habría que pensar en cambiar de modelo de negocio en lugar de “matar” al modelo? :-S

  2. Cuidado con lo que plagiamos. Porque al final nos quedaremos sin contenidos de calidad por falta de financiación.

  3. Bueno, el asunto como siempre es que lo vemos siempre del lado de las empresas. Pero los usuarios son los que buscan estas soluciones porque dichas empresas no son capaces de ofrecerle a sus clientes el contenido que les interesa por el precio adecuado. Que si, que me dicen que la moralidad del acto, que si le falta educación a la gente, qué se yo. Viéndolo amoralmente, es un problema de oferta/demanda. No hay oferta o es limitada o al precio incorrecto, entonces ese hueco se llenará con mercado negro. Y no es exclusivo de los medios. Es con todo (drogas, juego, alimentos, etc.)

    Lo malo de haber criado una sociedad de consumo es precisamente que la oferta de consumo debe saciarse. Por las buenas o por las malas. La gente carece de sentido de honestidad al momento de consumir porque se le ha enseñado que no es nadie si no tiene. Se ha trazado socialmente una línea divisoria entre los que pueden consumir y los que no, y lo que puede o no consumir alguien en algún lugar del mundo, y nadie se quiere quedar atrás.

    En el modelo digital, de bienes no tangibles, es ridículo pensar que una persona en Australia no pueda acceder al mismo contenido que otra persona en Chile o Reino Unido. Más si la persona está dispuesta a pagar pero no tiene opciones porque una empresa no quiere ofrecer derechos de un contenido en cierta región por los motivos que sean. Las personas, en su afán de no quedarse atrás en este mundo globalizado, harán literalmente lo que sea por lograr acceder a esos beneficios porque así los han educado, y romperán las reglas que necesiten para lograr su objetivo. Y eso no es otra cosa que capitalismo salvaje aplicado a la vida real.

    Así que realmente no hay solución al problema, se puede paliar aumentando la oferta y democratizando más el acceso al contenido, pero mientras la sociedad siga empeñada en enseñar que eres lo que tienes, la gente seguirá buscando tener para ser.

  4. La legalidad en Internet siempre es un tema que apasiona, al menos a mí.

  5. Lógicamente los derechos no deberían violarse. Y en Roja Directa hay un claro ejemplo.

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>