¿Por qué solo vemos “el lado bonito de las cosas” en redes sociales?

Ahora todo es Social Media. Muchos tienen la sensación de que si no tienes Facebook o Twitter, casi que no existes o, en el mejor de los casos, no eres nadie. Estás off. Dentro de este contexto algunos usuarios no paran de mostrar, según comentan algunos, una realidad “subjetiva” y casi inventada, en la que los elementos son colocados de tal forma para la foto que nada tiene que ver con la vida real. Son, por así decirlo, “hipérboles veraces”, en cuanto que se refleja la realidad de una manera exagerada.

Sí, somos conscientes de que hay usuarios que exageran, edulcoran o mienten sobre lo que son o hacen en redes sociales, y parece ser que los que consumen esos contenidos lo saben y lo aceptan. Pero pensemos en la opción contraria, ¿qué pasaría si solo mostráramos rabia, dolor, decepción o tristeza, cuando se siente como tal? ¿O el lado menos bello de cada uno de nosotros, sin maquillajes ni artificios, reflejando los problemas diarios? ¿Qué ocurriría si un día las redes le entraran a la cruda realidad? ¿Estamos preparados para dejar de ver “el lado bonito de las cosas” en social media?

Los jóvenes deben aprender a utilizar las redes sociales

instagram

Un estudio revela que cuatro de las cinco redes sociales más populares ─Snapchat, Facebook, Twitter e Instagram─ pueden dañar la salud mental, sobre todo la de los más jóvenes. Solo se salva YouTube, por lo visto. Pero de todas, Instagram es la que tiene el impacto más negativo en el bienestar mental de los adolescentes, según la mencionada encuesta en la que han participado cerca de 1.500 jóvenes de entre 14 y 24 años.

La clave está en que estas redes sociales pueden exagerar las preocupaciones que tienen los jóvenes sobre su imagen, además de producir problemas de sueño, ansiedad, depresión y soledad. Esto se debe, según asevera este estudio, a que los usuarios ven a sus amigos constantemente compartiendo fotos de vacaciones o saliendo de copas. Ello “puede hacer que los jóvenes sientan que se están perdiendo cosas mientras otros disfrutan de la vida“, indica el informe. “Estos sentimientos pueden promover una actitud del tipo ‘comparar y desesperar'”, asevera.

Shirley Cramer, directora ejecutiva de la Royal Society for Public Health de Reino Unido, organismo encargado de llevar a cabo este estudio considera que Instagram y Snapchat son las redes sociales que mayor impacto mental pueden provocar. En palabras de la directora “ambas plataformas están muy centradas en la imagen y parece que pueden estar impulsando sentimientos de inseguridad y ansiedad en los jóvenes”, explica.

Cramer exige que se tomen medidas “para hacer que las redes sociales no se conviertan en un ‘oeste salvaje’ al tratarse de la salud mental de los más jóvenes”. Medidas de las que hablaremos más adelante, pero antes profundicemos en una palabra que, muchos apuntan, es lo que mejor define qué vemos en las redes sociales: el postureo.

«Postureo», la palabra que mejor lo define

Reconócelo, (casi) todos hemos sido víctimas alguna vez del «postureo» en redes sociales, buscamos seducir con el aplauso fácil ─o el “like”, según se mire─ y la sonrisa cómplice de nuestros seguidores en la red. Como lo define el psicólogo José Elías, presidente de la Asociación Española de Hipnosis, adoptamos “ciertos hábitos, gestos y actitudes que buscan proporcionar una buena imagen de nosotros, con el fin de demostrar a los demás que somos felices aunque realmente no sea así o no estemos convencidos de ello”.

No es algo nuevo. En psicología existe el denominado ‘complejo de Eróstrato’ para referirse a aquellas personas que buscan la fama, la notoriedad o pasar a la posteridad utilizando todos los medios legales (e ilegales) a su alcance. Ahora las redes sociales colaboran en este fin, haciendo que cuando estemos en Facebook aparentemos vidas divertidas, donde predominan platos de los mejores restaurantes, fiestas únicas e irrepetibles y un sinfín de actividades y eventos que denotan una agenda llena, que casi no hay bolsillo (ni estómago) que lo resista. Somos la envidia de nuestros amigos, y lo sabemos.

Una absurda competición por ver quién de nosotros tiene la vida más emocionante. Como dicen los expertos, hay una “necesidad de aprobación social”. Pero cuidado, porque el psicólogo José Elías establece que “el postureo es el intento de representar un rol en nuestra vida que no nos pertenece, y que viene propiciado por la falta de autoestima“.

En el cortometraje What’s on your mind? (responde a la típica pregunta que te hace Facebook al entrar) podemos ver a su protagonista Scott contando una vida totalmente distinta a la que muestra al mundo a través de su perfil en las redes. Nada más lejos de la realidad. En la actualidad este vídeo cuenta con más de 15 millones y medio de reproducciones.

Exhibido durante el Festival de Cannes, pretendía dar un golpe de realidad en los internautas y demostrar que en las redes sociales la verdad es sobrepasada por la falsa imagen de felicidad. De esta forma, como demuestra el estudio mencionado, los internautas únicamente buscan demostrar que su vida es feliz y mejor que la de los demás. Sin embargo, en multitud de casos, esto no es más que pura fachada. Pero ¿por qué se sigue consumiendo, a sabiendas de que no es real?

Instagram, en el punto de mira

Maquillarte para sacarte una foto recién levantada, alardear de una bebida sana que en realidad no te gusta o publicar una instantánea junto a tu novio en un momento feliz con él, cuando no estáis ni hablando. Estas y otras escenas aparecen también en este vídeo, que igualmente pretende denunciar el postureo excesivo al que llegan algunos usuarios de las redes sociales.

Según los autores, la iniciativa pretende concienciar a la juventud de que “no es tan importante un like” o “estar todo el tiempo en las redes sociales”, sino “potenciar la comunicación en persona”. También hay un enorme éxito detrás de una acción así. Por tanto, ¿estamos preparados para dejar de centrar nuestra mirada en “lo bello” y hacer un viraje hacia la realidad? ¿O aún no estamos preparados?

En cualquier caso, si tenemos que focalizar la atención en una red social como “emblema del postureo”, esa es Instagram. Según el estudio del que venimos hablando ha sido la red social peor valorada, en particular por su impacto sobre el sueño, la imagen corporal y los sentimientos de ansiedad, depresión y soledad.

Como escribió un encuestado, “Instagram hace creer fácilmente a las niñas y las mujeres que sus cuerpos no son lo suficientemente buenos, teniendo en cuenta que la gente añade filtros y edita sus imágenes para que puedan verse ‘perfectos‘”.

instagram

Con el fin de reducir los efectos nocivos de las redes sociales en los niños y los adultos jóvenes, la Royal Society propone que las empresas que producen estas imágenes hagan algunos cambios. El informe recomienda la introducción de una notificación que advierta sobre el “uso intensivo” dentro de estas aplicaciones o en el sitio web.

También recomienda encontrar una manera de indicar que las fotos de personas han sido manipuladas digitalmente, así como un método de identificar y ofrecer ayuda a los usuarios que podrían estar sufriendo de problemas de salud mental.

“Las redes no son la vida real”, afirmó la modelo australiana y estrella de Instagram Essena O’Neill cuando reveló a sus más de 700 mil seguidores que había manipulado las fotos “sólo para gustar” o promocionar productos. La confesión motivó la creación del hashtag #socialmediaisnotreal y despertó numerosas reacciones.

¿Y si focalizamos la atención en lo habitual, frente al “postureo”?

La experta en comunicación y publicidad Camila González nos propone un juego: fijarnos en la “cruda realidad”. De hecho, apunta González que “no es que la parte bonita no exista, para nada, sólo que se exagera y se pone el foco única y exclusivamente en ella, en muchas ocasiones con un cierto todo de alarde y de competitividad. Toda esta reflexión imaginativa me surgió tras ver lo que le pasó a Stina Sanders, la modelo británica que se mostró sin filtros ni maquillaje en su Instagram y generó la deserción masiva de sus seguidores. Con masiva quiero decir miles de ellos”.

Se refiere a la prueba que hizo la inglesa Stina Sanders. La modelo dejó de lado su estilo glamuroso y compartió imágenes sin retocar en situaciones cotidianas. El “experimento” reveló la otra cara de las redes sociales: 5.000 seguidores abandonaron la cuenta. Sin embargo, la cantidad de “likes” por publicación aumentó significativamente.

“Quería ver lo que sucedía si dejaba de publicar fotos retocadas y empezaba a publicar esas cosas que ni siquiera compartes con tus amigos; cosas tabú”, explicó a la revista People. La prueba duró 7 días. Durante esa semana compartió con sus seguidores imágenes que mostraban su día a día real. Eso incluyó la rutina de depilación de vello facial, los momentos previos a una prueba médica de colon (confesó que sufre de colon irritable) y a la sesión con su psicólogo como parte de un tratamiento. La “cruda realidad”.

De-fuzzing Monday! 🌳

Una publicación compartida de STINA SANDERS (@stinasanders) el

Reconoce que perdió miles de followers, pero los comentarios positivos se dispararon, sobre todo por parte del género femenino, que agradecieron su sinceridad. El “experimento” demostró que así como las redes sociales generan la ilusión de una vida perfecta, con todos los efectos nocivos que eso conlleva, también pueden ser usadas de manera positiva, mostrando lo que “no es bello” y ayudando a los que tienen ciertos problemas a afrontarlos, a no sentirse solos.

Sanders descubrió que la “belleza” de las redes reside en emplearlas como una herramienta de comunicación para intercambiar experiencias y exhibir situaciones reales. Y la tendencia demuestra que ya no es la única que lo sostiene. Pues, así, como es la vida de todos, los hay más feos y más bonitos. Pero en cualquier caso, todos somos humanos, y al final empatizamos. ¿Es, por lo tanto, la tendencia que nos queda por llegar? ¿Vamos hacia una “progresiva humanización” de las redes sociales?

En BlogginZenith | La publicidad “aterriza” a la realidad y te contamos algunos ejemplos

En campaña con Zenith
   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>