Playboy cambia de estrategia 62 años después

playboy

En octubre de 2015 Playboy anunciaba que pondría fin a 62 años de desnudos. La revista de Hugh Hefner quiere así dar un giro a los contenidos eróticos que han ido ofreciendo hasta el momento, siguiendo la estela de imágenes provocativas y eróticas, pero sin llegar al grado tan explícito que han tenido hasta ahora.

Según su actual director, Cory Jones, en los últimos tiempos las ventas habían caído en picado debido a la gran oferta de sexo y desnudos en Internet. Se abre así un nuevo ciclo y ahora en marzo se publicará la primera revista de esta nueva etapa, con un guiño a las nuevas generaciones. ¿Será efectivo este cambio? ¿Hacia dónde evoluciona la publicación?

Playboy cambia de estrategia por lógica

El pasado mes de octubre saltaba la noticia, que sorprendió a todos: Playboy dejaría de publicar desnudos, al menos en su portada. Un cambio de estrategia que, como es evidente, tiene una razón de peso detrás. Y es que Playboy renunciaba así a una de sus señas de identidad: las mujeres sin ropa.

playboy-past

Playboy fue una revista pionera que con los años, concretamente en 1975, cuando llegó a vender 5,6 millones de ejemplares. Hoy esa cifra ronda los 800.000 y muchos de sus competidores directos se han quedado por el camino.

¿La razón? Porque considera que es una idea obsoleta mantener este “negocio” en la era en la que cualquiera puede encontrar imágenes similares a un golpe de clic en internet. Según cuenta El Mundo, que se hace eco de una publicación de The New York Times, Cory Jones, actual editor de la publicación, visitó a Hefner, el dueño de este imperio, en su mansión con la propuesta bajo el brazo. “Muy nervioso”, dice el diario, Jones se la formuló al magnate y éste la aceptó. Eso sí, sin renunciar a imágenes eróticas y provocativas, que seguirán apareciendo en sus páginas.

No es el único cambio, ojo. También habrá otro relacionado con la manera de editar la revista: ya no habrá más retoques con Photoshop. De esta manera, la revista intenta atraer a un público más joven, según Cory Jones. “Hace un año y medio relanzamos Playboy.com y el tráfico se disparó 400 por ciento“, dijo. “La edad media de nuestros visitantes se redujo de 47 años a 30. Se mostró cómo la marca todavía puede resonar”.

¿Qué vamos a encontrar?

A partir de ahora, dicen, la revista será más limpia y moderna, seguirá habiendo una playmate del mes y las imágenes no serán tan explícitas como antes, sino que se parecerán más a los perfiles atrevidos de Instagram, donde sugerir cobra una especial relevancia.

Del mismo modo, también habrá mujeres que escriban sobre sexo femenino y se mantendrá la línea de investigación que ha acompañado al magazine desde hace décadas. Eso no cambia. Pero es lógico: cuando Hefner lanzó la revista en 1953, la desnudez era provocativa. Ahora ya vemos que es algo pasado de moda, por así decirlo.

¿Y los anunciantes?

Parece ser que es ahí donde se esconde el verdadero cambio de estrategia, al menos el principal: suavizar los contenidos para para agradar a posibles anunciantes de lujo. Con las ventas bajo mínimos (800 mil ejemplares en contraposición a los más de 5 millones en sus años de gloria), la publicidad es clave.

“Hemos tenido algunas conversaciones con marcas que quieren aparecer en la edición de marzo y que no han publicado anuncios en Playboy desde hace más de 20 años”, asegura Cory Jones.

Scott Flanders, CEO de Playboy, no afirma tajantemente que el cambio de estrategia sea por los anunciante, aunque los primeros indicios son bastante positivos en este sentido, según publica AdAge, que habla de un aumento publicitario del 55,5% en tan solo un año. Y sus anunciantes de siempre, como Stoli Vodka, por nombrar a alguno, no van a dejar de publicitarse. Por tanto, el crecimiento es claro.

China, otro mercado donde ponen el ojo

china

Hay publicaciones que van más allá, y ven en China uno de los motivos principales de este cambio de estrategia. Allá, en el país asiático, la pornografía, y la propia ‘Playboy’ son absolutamente ilegales. Pero que sea ilegal no significa que no conozcan la revista.

Un informe de la empresa de estudios de mercado Penn Schoen Berland recogido en un artículo del ‘Wall Street Journal’ señalaba que el 97% de los clientes chinos conoce la marca. El porcentaje supera incluso al de Cartier, Louis Vuitton y Christian Dior. Ahí es nada. De este modo, poner ropa sugerente a las playmates hace que el mercado chino emerja como un nuevo yacimiento de oro.

“Queremos expandirnos al sector de los jóvenes chinos”, explicó el responsable de estrategia global de la firma, Matt Norby, cuando la compañía firmó el pasado mayo un contrato de colaboración con Handong United para la próxima década. Cinco meses después llegó la decisión de eliminar los desnudos. ¿Coincidencia?

Por tanto, el cambio de estrategia va más allá de un único motivo: acercarse a un target más joven, ampliar la cartera de anunciantes y mirar a mercados como el chino son las tres claves fundamentales. Eso sí, si bien sus populares ‘conejitas’ y su logotipo se han convertido en una marca con entidad propia, a través de un lucrativo merchandising que seguirán explotando, ahora tendrán que hacerlo de una manera más recatada, por llamarlo de alguna manera.

Imagen | worldpokertour; Wikimedia; Pixabay
En BlogginZenith | Cómo aprovechar el potencial publicitario de Instagram

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. Habrá que esperar para ver si esta nueva estrategia funciona.

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>