¿Plagio o no plagio? Cuando las grandes empresas miran “demasiado” a sus vecinas

empresas-snapchat

Las empresas compiten entre ellas, ya lo sabemos. Un mismo sector, diversos comensales. Todas quieren ser las más avanzadas. Y eso pasa por ofrecer los mejores productos y servicios a los usuarios.

¿Incluso cuando esos servicios los han inventado otros? Es difícil. Un día, una marca añade una estupenda funcionalidad. Sus rivales la miran de reojo. Esa nueva herramienta sería estupenda… para su propio producto. ¿Qué hacer? ¿La copian? ¿Buscan un desarrollo similar pero intentan venderlo como algo original? Ay, ay, ay… Hoy estudiamos algunos sonados casos de “copias” entre empresas, tanto en el mundo online como en el offline.

¿Copiar o morir?

¿Por qué una empresa copia las herramientas que ha inventado otra? En el mundo marketero, hay tendencias y modas que todos siguen. De repente, una empresa saca un producto nuevo, que fascina a los consumidores. Todos quieren comprarlo. Es sencillo imaginar por qué sus rivales pueden querer sacar un objeto similar.

Muchas veces, esa innovación viene por un nuevo material o un nuevo software (en el caso digital) que puede estar marcando una revolución en el sector. Aquí, más que copiar, podríamos decir que el resto de marcas tratan de subirse a ese nuevo tren que puede suponer una renovación que deje fuera de juego a quien no sepa aprovecharla. Una marca crea tendencia y las demás la siguen.

Otras veces, el éxito de un producto significa que otras empresas traten de copiar sus funcionalidades. Esto sucede mucho en el mundo de los dispositivos y las aplicaciones. Los rivales del sector quieren parecerse a aquello que la marca de moda está haciendo para atraer clientes y optimizan sus clásicas herramientas para dar servicio a lo que es, ni más ni menos, que la demanda del momento. Los casos de “me inspiré en…” son frecuentes en todos los ámbitos, aunque las empresas nunca lo reconocerían.

Facebook, a la caza de Snapchat

Para ejemplificar lo que estamos diciendo, sólo tenemos que fijarnos en una de las apps de moda: Snapchat. La app de mensajería ha encandilado a la generación millennial (el target más deseado, ya sabemos) con su apuesta por la espontaneidad, el Internet del olvido y la diversión mediante stickers y filtros. Rara es la semana en que no vemos cómo otras empresas del sector tratan de desarrollar utensilios “parecidos” a los que ofrece la red del fantasmita.

En su momento, Facebook no quiso copiar sino, directamente, comprar Snapchat. Sin embargo, no lo consiguió, y así se inició una guerra por frenar su influencia. Y eso se consigue lanzando aplicaciones similares, que pueden gustar a los millones de seguidores que Facebook ya tiene. Así funciona Messenger Day, una funcionalidad que se lanzó a principios de octubre y que está en fase de pruebas. ¿Sus características? Permite compartir fotos y vídeos, agregar filtros y stickers… Y todo el material desaparece a las 24 horas. ¿A quién os recuerda?

En una línea muy similar, unos días después, se supo que Facebook va a actualizar las funcionalidades de la cámara en sus aplicaciones móviles. Parece que su idea es querer jugar con más y más utensilios que permitan que los usuarios interactúen con máscaras, gráficos superpuestos, filtros artísticos que reaccionarían con los movimientos del cuerpo. Sin duda, otro movimiento que nos recuerda a las gafas Spectacles, también de Snapchat.

Facebook es un poderoso jugador y se puede permitir lanzar diferentes productos y trabajar en su “guerra” contra Snapchat desde distintos frentes. Otro de ellos será Flash, una nueva red social que tendría las mismas funcionalidades de Snapchat. Pero aquí, Facebook va un paso más allá y cuenta con una mejora que puede marcar una interesante diferencia. Flash pesa menos de 25MB (un tercio de lo que ocupa Snapchat) por lo que consumirá muchos menos recursos. La idea es fomentar su uso en países emergentes.

Las empresas, todas contra todas

Y la guerra entre apps no termina aquí, ni muchos menos. De todos es sabido que Instagram, una empresa que también pertenece a Facebook, ha realizado actualizaciones para acercarse a Snapchat. Instagram Stories se lanzó este mismo mes de agosto. Se trata de una herramienta de la red de fotografía para que los usuarios lancen fotos o vídeo que desaparecen en 24 horas.

Curiosamente, o no, son las empresas líderes las que se afanan por incluir las utilidades que otras tienen y que pueden provocar que sus usuarios más fieles les abandonen para empezar a usar otra app que parece más divertida y orgánica. Whatsapp es otra de las marcas que se ha fijado en las herramientas de Snapchat. A principios de noviembre lanzaba una nueva función. Status, que podría ser similar a las Stories de la red del fantasma. El usuario puede publicar una imagen o un vídeo al que se le superponen emoticonos o frases y que desaparece a las 24 horas de ser lanzado.

Facebook vs. Twitter

Aunque, sin duda, otra de las “guerras” entre apps que más capítulos nos ha ofrecido es la lucha entre Facebook y Twitter. Sobre todo, hace unos años, cuando ambas de disputaban la medalla de oro de las redes sociales. En 2014, la lucha por el poder entre estos dos grandes estaba en todo lo alto. Facebook imitaba algunas funcionalidades de Twitter, como el uso de hashtags o la posibilidadd de debatir sobre un evento como la SuperBowl en tiempo real, en un intento de auparse como la red preferida para practicar la segunda pantalla. Poco después, Twitter también se fijaba en Facebook y “copiaba” su interfaz con una imagen del perfil en la zona superior, un cover más amplio… En fin, el espíritu más visual que Facebook parecía tener.

En 2015, era Twitter la que copiaba a Facebook, cambiando sus míticos “Favoritos” por “Me gusta”, al más puro estilo de la red de la F azul, pues consideraba que era una expresión mucho más coloquial y entendible para el gran público. A principios de año, Facebook nos traía su propio Periscope (la herramienta de Twitter para ofrecer vídeo en directo) y presentaba Lifestream, que muestra el número de espectadores que están observando lo que hacemos. Este mismo mes de septiembre, Facebook volvía a fijarse en su rival al lanzar una nueva actualización: “De qué hablan tus amigos” sirve para que los usuarios estén al día de todo lo que sus contactos han comentado en la red de forma mayoritaria y nos recuerda al “Mientras tú no estabas” de Twitter.

Lucha de gigantes

Las luchas por conquistar a los usuarios nos dejan muchos momentos de firmas que han copiado a otras. Como podemos imaginar, sobre todo tenemos duelos de poder en lo más alto, entre competidores muy potentes.

Por ejemplo, nos podemos fijar en la lucha que libran Samsung y Apple por tener los mejores dispositivos. Hay un eterno debate entre los seguidores de las dos marcas por saber si Samsung copia a Apple. De hecho, más que un debate, pues la confrontación en los tribunales ha sido épica y ocupado titulares en todo el mundo. En 2012, Samsung era condenada por vulnerar las patentes de Apple y le imponían una multa de 800 millones de euros.

En 2014, una corte californiana volvía a condenar a Samsung con una indemnización de 86 millones de dólares por copiar para sus smartphones dos prestaciones de un total de cinco que Apple reclamaba. Pero esto es una guerra de ida y vuelta y, en esta ocasión, Apple también fue encontrada culpable de vulnerar una patente de Samsung. Su pena fue de 114.200 euros.

Grandes clásicos del mundo offline

Por supuesto, ninguno pensará que estos debates sobre “quién copia a quién” son algo nacido con la revolución digital. Desde que el comercio se inventó, la competitividad vino de su mano. Y, con ella, las ganas de superar a nuestro rival. Aunque sea a costa de “copiar” alguna de sus ideas. Os presentamos algunos de los duelos en la cumbre más disputados.

Los dos gigantes de la comida rápida: McDonalds y Burger King tienen una guerra entre ellas que se remonta en el tiempo al siglo pasado y más allá. Qué vertigo da usar estas expresiones. Las dos han querido configurarse como un adalid de la diversión, el entretenimiento y la comida sabrosa. Las acusaciones de plagio a productos son un clásico de ayer, de hoy y de siempre.

Ya en 1996, McDonalds acusaba a Burger King de copiar su producto estrella: el Big Mac. Casi 20 años después, Burger King lanzaba el Big King que, de nuevo era acusado de fijarse demasiado en el producto de McDonalds. Pero ella no es la única “agraviada”. También Burger King ha tenido motivos para sentirse ofendida por McDonalds, cuando ésta lanzó una hamburguesa de Halloween con el pan negro, tal y como ellos habían hecho poco tiempo antes. Sus rencillas no se limitan al mundo de las hamburguesas. Cualquier cambio en el menú es estudiado y analizado por el rival. Así pasó con algunos de los complementos de McDonalds, que Burger King también integró en sus restaurantes. Ensaladas, cafés, wraps o smoothies fueron motivo de polémica.

Mucho deporte

Otro de los grandes enfrentamientos en el comercio mundial se da en el sector de la ropa deportiva, con varias marcas copando el mercado. Éstas, ya se enfrentan a un tema de imitación, más que copia, con productos que calcan los suyos en mercados que los reproducen tratando incluso de pasar por uno de ellos. Pero, sin duda, el debate sube de tono cuando dos grandes como Adidas y Nike anuncian sus nuevos productos. Una de sus numerosas batallas judiciales se vivió en 2012. Ambas corrieron para ser las primeras en lanzar unas nuevas zapatillas con un tejido que las hacía más cómodas. Pero Nike las presentó antes. Las Nike Flyiknit, motivo de la disputa. Cuando Adidas presentó sus Primeknit, Nike la demandó por vulnerar su patente. Y los tribunales le dieron la razón.

Las luchas son despiadadas y afectan a todos los ámbitos empresariales. Por ejemplo, al de las campañas promocionales e incluso a los spots que se emiten por televisión. Como en este ejemplo de una campaña revolucionaria que lanzó Adidas… y a la que muchos encontraron similitudes con una anterior de Nike.

 

Por último, no podemos dejar de hablar de una “tendencia” cuyas consecuencias seguro que hemos sufrido todos más de una vez. Se trata de esas líneas de productos que se fijan en la empresa líder del sector para tenerla como referente. El continente antes que el contenido. Estas empresas lo que imitan es, precisamente, el paquete en el que viene ese producto. El envoltorio, tarro, frasco… con sus colores, formas, tipografía. Es una manera de que “entre por los ojos” y que el cliente asocie el producto a los valores que los años de experiencia y satisfacción de la otra marca le han dado. En este artículo, se recuperan alguno de los más populares. ¿Cuántos reconocéis?

Las copias, imitaciones u homenajes están a la orden del día en el mundo de las empresas. Alguien introduce un cambio nuevo y logra una notoriedad que los demás quieren para sí. Pero, ¿dónde queda el límite entre una copia y una mejora de prestaciones? Muchas veces, los tribunales son quienes tienen que deliberar.

En BlogginZenith | Lo que debes aprender de las marcas que lo están dando todo en Snapchat

 

En campaña con Zenith

Un comentario

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>