“Pagas, luego existo”: ¿los usuarios están dispuestos a pagar por contenidos online de calidad?

La calidad es una característica cada vez más buscada en la web. Aunque internet ofrece contenido gratuito en muchas ámbitos, cada vez son más los usuarios dispuestos a pagar un precio para obtener música, libros o películas de forma segura, rápida y en condiciones óptimas, o incluso noticias de calidad.

Según un informe realizado por Nielsen en marzo de 2012 en Norteamérica el 62% de los usuarios de tabletas ha pagado para descargar música y el 58% por obtener e-books. En cuanto a los europeos, los italianos son los que más dispuestos están a pagar por todo tipo de contenidos. ¿Significan estos datos el final de la cultura de “lo gratis”?

De dónde venimos, a dónde vamos

Las industrias culturales y creativas constituyen un sector productivo esencial y con un enorme potencial de crecimiento en nuestra economía. Pero la supervivencia de las industrias culturales pasa inevitablemente por su adaptación a los nuevos modelos de negocio basados en internet. Sin embargo, la situación económica y la situación específica del sector de los contenidos digitales, marcada por la contracción de la demanda y por el proceso de transformación de los modelos de negocio, dibuja una situación muy compleja.

Adicionalmente, en el sector de los contenidos digitales el fenómeno de la “piratería” o vulneración de los derechos de la propiedad intelectual es muy significativo, no sólo en España. Debemos remontarnos al pasado, concretamente a la Web 1.0, donde todo era gratis, donde prosperaron la piratería y el intercambio de música y donde se forjó la primera generación de internautas con el internet de ahora. Pero parece que las cosas están siendo distintas con la Web 2.0, y así lo avalan distintos estudios, como el realizado por Accenture, a ciudadanos de España, Italia, Argentina, Brasil, Alemania, Francia, Reino Unido y Estados Unidos, y en el que se afirma que una gran mayoría de consumidores, el 69%, estaría dispuesta a pagar una suscripción al mes por acceder a películas y demás contenidos multimedia en la Red.

En dicho estudio se refleja que la demanda principal es la de servicios con tarifa plana y contenidos de reciente estreno que puedan ser accedidos con independencia del dispositivo utilizado. Además, el 49% de los que pagarían por acceder a contenidos online estarían dispuestos a desembolsar entre 3,8 y 7,6 euros al mes por el servicio, un 41% pagaría menos de esa cantidad y sólo el 10% estaría dispuesto a costear más de esos 7,6 euros por acceder a contenidos siempre que fueran de calidad y con poca o ninguna publicidad.

Casos de éxito

Pero las encuestas no son las únicas que reflejan esta predisposición por pagar contenidos de calidad. Los hechos lo constatan: existen casos de éxito como la tienda virtual iTunes, de Apple, que permite la descarga de canciones por menos de un dólar, como mínimo, o álbumes completos un poco más baratos que en CD, pero enteramente legales, o el éxito de Spotify, que ya cuenta con más de 4 millones de de usuarios de pago. Lo mismo sucede en el mundo del contenido en vídeo  con servicios como Netflix, que por una mensualidad le permiten al usuario ver decenas de miles de películas de buena calidad. No podemos olvidarnos del caso del periódico “The Times”, cuya versión digital contaba ya en febrero con casi 120.000 suscriptores de pago. En España tenemos el caso de ORBYT, promovido por El Mundo. Estas no son las únicas. Hay otras muchas plataformas que son también casos de éxito.

Google se “sube al carro”. Según Cnet, Google está preparado para implementar un sistema de micropagos por acceder a los contenidos en internet, basado en Google Wallet, y por el que los usuarios podrían llegar a pagar desde 0,25 dólares hasta los 0,99 dólares por acceder a cada artículo. Hay que tener en cuenta que Google no pretende eliminar el acceso a los contenidos gratuitos, sino más bien está llevando a cabo un proyecto experimental con el objeto de promover los contenidos de alta calidad en Internet.

En definitiva, hay una buena predisposición a pagar por los contenidos digitales, incluso en España. Aún así, y tal y como afirma Juan Varela, el ritmo en nuestro país es muy lento: “el pago por contenidos no avanza lo suficiente para cambiar los modelos de negocio en España. Sólo un 3,3% de los españoles paga por contenidos digitales, un total de 195 millones de euros en el último año”. La cuestión es entonces  preguntarse: ¿por qué a las industrias culturales y creativas les está costando tanto la adaptación a los nuevos modelos de negocio que supone la distribución de contenidos digitales a través de Internet? Desde luego la piratería, como hemos visto, no puede explicarlo todo.

Imagen | Yewknee.com
En Bloggin Zenith | La prensa online y sus nuevos modelos de financiación

En campaña con Zenith

3 comentarios

  1. La supervivencia de estas industrias culturales pasa, sin duda, por sistemas de financiación alternativos a los actuales. Bien es cierto que durante los últimos años se ha querido aplicar sistemas de financiación tradicionales a modelos de negocio totalmente distintos y es ahí donde está la raíz del problema: a nuevos modelos, nuevas formas de financiación. Y está claro: la piratería no lo puede explicar todo.

  2. Yo estoy dispuesta a pagar y en general me parece que el gran público también, pero no somos tontos. Si alguien quiere comprar un e-book aquí, puede dar gracias si no sobrepasa el precio de su versión en papel. Pagar sí, pero un precio justo.

  3. No se puede comparar Estados Unidos con España. ¿Cuantos estado-unidenses se pueden permitir pagar The Times on-line? Muchos, aunque son un porcentaje muy escaso del total. ¿Cuantos pagarían en España por un contenido de calidad semejante? No sólo un porcentaje menor, sino que en relación a la población supondría un puñado de personas que tendrían que pagar una barbaridad para mantener un negocio rentable. En España va lo gratis, y más todavía cuando la gente tiene, cada vez, menos poder adquisitivo. El cambio tendrá que esperar al menos una década.

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>