¿Se transforma el packaging al llegar el verano?

El verano es un momento álgido para el consumo y uno en el que se ven con especiales buenos ojos ciertos productos y ciertos nichos del mercado. Somos más entusiastas a la hora de comprar todo aquello que nos recuerda al sol, a la playa y a las vacaciones. De hecho, el packaging, con la llegada de las altas temperaturas también se transforma.

La Baticao es solo un ejemplo de todos los que hay en la actualidad. Es un movimiento estratégico para llegar al consumidor que se ha ido asentando a lo largo de los últimos años, como una apuesta definitiva para conseguir captar su atención. Pero ¿de qué manera ha evolucionado el packaging? ¿Cuáles son los casos más llamativos de los últimos tiempos? 

Packaging y verano, ¿los mejores aliados?

El packaging ha sido, es y será la puerta de entrada de cualquier producto. Como afirma Miguel Justribó Ferrer, Director de Comunicación Corporativa del Grupo Telepizza, “la comunicación se ha vuelto efímera. Snapchat, Netflix, Streaming y Livestream Facebook, Periscope, lo han ido demostrado. Tenemos acceso a demasiada información como para retener tan siquiera un mensaje, foto, vídeo o comentario. En este mundo de los intangibles el packaging cobra una especial relevancia”.

Telepizza entra en 45 millones de hogares en 15 países a través de sus cajas. Una caja de Telepizza es mucho más que un contenedor de producto. “Si a primera hora de la mañana llegamos a nuestra oficina y vemos unas cuantas cajas de Telepizza apiladas en la sala de reuniones sabemos que la noche ha sido larga pero que ha habido al menos un momento en el que nuestros compañeros han disfrutado y se han relajado todos juntos alrededor de una pizza”, apunta Justribó.

Nos gusta pensar por tanto que Telepizza es un “testigo de buenos momentos”. Por eso, el packaging es uno de los ejes claves de esta marca. Es un medio de comunicación y así lo demuestra las diferentes campañas que realizan con diferentes marcas a lo largo del año, también en la recién estrenada estación estival.

La llegada del verano hace que muchos cambiemos nuestros abrigos y chaquetas, por una ropa más ligera. También los productos modifican “su piel”, concretamente el packaging cambia con la estación estival. Lo hacen para ofrecer una imagen mucho más fresca y, como no, llamar la atención del consumidor.

Las marcas saben que cambiar el envase les favorece y de hecho se buscan soluciones innovadoras que atrapen nuestra mirada. Como apunta Miguel Bielsa, diseñador gráfico, con el packaging “las empresas buscan ideas atractivas que llevar a cada uno de los envoltorios, embalajes, envases del verano. Buscan crear una primera impresión en el consumidor que lo atraiga”.

De hecho, insiste Bielsa, “toda esta creatividad no tiene por qué traducirse en un envase complicado. Dicen, y es cierto, que lo más difícil es dar con lo más sencillo, porque lo complicado no atrae necesariamente, la atención de los consumidores, ni despierta sus sentidos”.

Pero la clave no solo está en atraer la mirada del consumidor exclusivamente. También hay que conectar con él y conseguir que deseen ese producto en concreto. Por ello, además del diseño, hay otras estrategias llamadas a funcionar en un entorno como este.

Tanto es así que muchas marcas juegan precisamente con la edición limitada, que produce una urgencia de algo que puede desaparecer y del que tenemos que hacernos aquí y ahora. Pero no es la única fórmula para atraer la mirada del target.

Packaging 2017: lo que está por llegar este verano

Queda claro que todas las marcas, grandes o pequeñas, hacen uso del packaging. Ese producto que venden y del que han cuidado su proceso de fabricación, sus características, su sabor, sus texturas, sus colores… Está por fin listo para salir al mercado. Pero no puede hacerlo tal cual, “desnudo”. Necesita un envoltorio que lo contenga, que le dé seguridad y atractivo, cualidades que son, en realidad, percepciones que tendrá el consumidor cuando lo compre.

Hay toda una historia detrás del packaging, y cómo ha evolucionado en las últimas décadas, tal y como se analiza, edición tras edición, en el “Empack Madrid”, que este 2017 se celebra el 7 y 8 de noviembre. Ya en 2016 contaron con más de 400 expositores y 11.500 asistentes.

Dentro de esta evolución de la que se habla en eventos como éste, cabe afirmar que hay unas tendencias claras. Así lo apuntan desde Tiny Box, que ha hecho una predicción de tendencias de packaging veraniego para 2017.

Este año, según cuentan, se hará uso de colores más naturales e inspirados por el mar, la arena, los árboles o el cielo. Además del greenery, que es el color del año, dominarán la paleta el avellana, el azul ‘isla paraíso’ o el amarillo prímula. Estos colores interactuarán con los más atrevidos y brillantes que la moda ha puesto como básicos en la paleta durante el año, como el color llama (una especie de naranja rojizo) o el lapislázuli.

colores pantone 2017 packaging

Además de los colores, también serán protagonistas los diseños influenciados por las cuestiones florales y botánicas. De este modo, estampados, los diseños de hojas, elementos florales o juegos de colores de aires naturales serán los dominantes este verano.

También contaremos con tipografías más minimalistas y modernas, que hagan que todo sea mucho más simple y sencillo, y una cierta inclinación por las ilustraciones a mano, que están viviendo un momento de esplendor a medida que se potencia el diseño simple.

Las bebidas hacen su “agosto”

Si hay un sector en el que destaque el “cambio de piel” con la llegada del verano, ese es el de las bebidas. Pensamos en bebidas y verano, e inmediatamente caemos en bebidas refrescantes. Sin embargo, también los cafés calientes del invierno cambian su vestimenta para aligerar la temperatura de la estación estival. Un claro ejemplo lo vimos en 2014 con Starbucks. Por entonces lanzó al mercado una nueva variedad de café para celebrar la llegada de verano con un diseño de patrones geométricos que recordaba a los rayos del sol.

starbucks verano 2014

Al margen de este caso, la oferta de bebidas refrescantes con y sin alcohol se multiplica durante estos meses y con ella, los envases en los que se presentan al consumidor. Diseños atractivos capaces de llamar la atención y de transmitir la tan deseada sensación de frescor.

Pero el gran ejemplo lo tenemos con Cola Cao, que casa cada año su Baticao, anunciada en el packaging y que se convierte en todo un acontecimiento. El mensaje del “Cola Cao bien fresquito” se mantiene. Lo que remodela año tras año es el aspecto de la caja.

Aunque los cambios y las adaptaciones se producen a lo largo del año, jugando con las ideas de lo limitado y que suele también crear colecciones especiales asociadas a momentos exactos del año.

En el caso de los helados, Unilever ha lanzando las nuevas referencias de ‘Magnum Double’, donde el packaging ha sido redecorado con un estampado ‘animal print’. En línea con este aspecto, la promoción de los nuevos productos ha sido presentada bajo el lema ‘Libera a la bestia’, que tiene a la actriz Blanca Suárez como embajadora.

Otro de los grandes emblemas en relación al packaging en verano es Coca-Cola, que este año ha lanzado una nueva campaña en la que hay que buscar el destino turístico deseado. Concretamente, cada lata lleva el nombre de un destino de vacaciones y una imagen asociada a ello. La campaña es europea y los destinos son variados.

Ibiza, Palma de Mallorca, Menorca, Gran Canaria, La Palma, Lanzarote, Tenerife, Málaga, Marbella, Valencia, Alicante, Barcelona, Cadaqués, Tarragona y Sevilla son las ciudades españolas que desde el pasado mes de mayo visten los envases de las diferentes variedades de Coca-Cola en algunos países de Europa.

Además de las ciudades españolas, en esta iniciativa también se incluyen los nombres de otros destinos turísticos como son Cancún, Bahamas, Bali o Maldivas. Algunos de estos destinos podrán encontrarse en España, Portugal, Gran Bretaña, Irlanda, Francia, Bélgica, Países Bajos, Alemania, Dinamarca, Noruega, Islandia, Suecia, Finlandia. La elección de estos lugares tiene como base un estudio realizado por TNS para Coca-Cola en el que se incluyen los destinos turísticos preferidos por los europeos.

Coca-Cola es uno de los grandes referentes, no cabe duda. De hecho, este cambio de packaging estival de la marca está relacionado con la campaña “Comparte una Coca-Cola con”, que llegó a nuestro país en 2013 cuando personalizó sus envases con los nombres más comunes de los españoles.

Tras el éxito de esta iniciativa, Coca-Cola incorporó más de 100 apellidos diferentes. Esta campaña supuso un paso más en la historia de los envases de la compañía. Esta nueva estrategia, con los destinos turísticos, pretende ser un paso más en el éxito que viene cosechando la marca año tras año y que demuestra que una idea sencilla en el packaging ─y adaptada al verano─ puede llegar a ser un revulsivo para la marca.

summer destination 2017 coca-cola

En cualquier caso, todos estos ejemplos demuestran que el packaging es más que fundamental. El consumidor no compra el envoltorio, sino que se mueve por las sensaciones que éste le genera. Es casi tan importante como el producto, una carta de presentación esencial para que toda la estrategia funcione. Y en verano, con más razón.

En BlogginZenith | Packaging, ¿cómo conquistar con el envoltorio?

En campaña con Zenith
   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>