Nom o FunCook: así es el Internet pensado para foodies

foodies

Nos encanta comer, evidentemente, pero también nos encanta ver cocinar. Los foodies son los aficionados a la gastronomía, fans de recetas, restaurantes, incluso ingredientes… E Internet cada vez piensa más en ellos y en las oportunidades de mercado que representan.

Porque la era 2.0 también supone el auge de una de nuestras pasiones, el factor “comida” ha encontrado un meritorio puesto de honor en las actividades que lo digital ofrece, tan atractivo, estimulante y creativo como podamos imaginar.

Foodies en la era Internet

No se trata sólo de comer, ni siquiera de cocinar. Estamos hablando de una experiencia global que hace que millones de personas busquen en Internet una receta, un truco, un consejo, pero también una comunicación con aquellos que hacen que una necesidad vital (el comer), se convierta en arte (la gastronomía). Los foodies han encontrado un marco perfecto en Internet pues, como indica un estudio publicado por Sopexa el año pasado, el 89% de las personas busca las recetas de cocina en Internet.

En realidad, si lo pensamos un poco, nos daremos cuenta de que la comida siempre ha sido un tema muy “mediático”. Desde los primeros pasos de la televisión, los programas en los que se preparaban recetas tuvieron notoriedad. ¿La razón? Eran sencillos de producir, no generaban controversia y hacían disfrutar a los espectadores.

jam

La gastronomía es una de esas actividades que tiene la cualidad de despertar el interés más íntimo. Todos sabemos qué es esa sensación de que se nos haga “la boca agua” al ver un plato, aunque no nos llegue su aroma y ni siquiera vayamos a probarlo. Ahora, con el 2.0, vamos mucho más allá: tenemos una experiencia gastronómica más intensa en la que poder conocer ingredientes y recetas de cualquier parte del mundo, tenemos a foodies que se convierten en auténticos influencers a través de sus redes sociales, tenemos un interés cada vez mayor por una comida más sana, pero también más creativa. Tenemos apps para valorar restaurantes en los que la opinión de los comensales-usuarios lo es todo… Y tenemos una actividad que abarca desde la sencillez hasta la sofisticación, la tradición y la modernidad; y, siempre, de una forma entretenida, lúdica y/o divulgativa, pero nunca polémica, algo que sólo parece aportar beneficios a la marca que se interese por ella.

Redes sociales

Internet se define por muchos aspectos, uno de ellos es, por supuesto, el grado de especificidad que podemos encontrar en cuanto a websites. La eclosión de los foodies nos ha llevado incluso a contar con el desarrollo de redes sociales completamente pensadas para los amantes de la gastronomía, en una búsqueda por atrapar a un público que se mueve de manera heterogénea por la red.

nom

Así, el pasado marzo se puso en marcha Nom, una red social para foodies con algunos interesantes elementos que no podemos pasar por alto. El primero, que entre sus creadores se encuentra Steve Chen, uno de los artífices de YouTube. La experiencia del desarrollador en la gran red social de vídeos se plasma así en esta intensa faceta culinaria. De hecho, Nom se presenta como un “YouTube de la comida”, en el que ver cómo se preparan los platos más diversos, también en tiempo real. Porque ésa es otra de las fascinantes cualidades del site, es una plataforma pensada para que el streaming sea el rey. Ver en directo cocinar a personas de cualquier lugar del mundo, al igual que ya hacen otras exitosas propuestas con los videojuegos, por ejemplo. Además, incluye la posibilidad de que los usuarios interactúen con esa persona que está cocinando en directo y le hagan preguntas y comentarios, una cualidad que ya incluyen muchas apps sociales como Periscope y que va en la línea de fomentar la relación entre emisión y receptor.

Otra interesante red social de la que no podemos dejar de hablar por ser una creación española, es FunCook, que salió al mercado en 2012. En este caso, los foodies que quieren darse de alta sólo necesitan conectarse a través de su cuenta de Facebook y, así, empezar a compartir recetas con los demás usuarios. FunCook posee apartados específicos para preguntar dudas pues, como explicaba Toni Michel, el responsable de este site, la idea de crear este punto de encuentro surgió en su época de estudiante, cuando él mismo no sabía cómo cocinar determinados alimentos ni tampoco a dónde acudir para solucionar sus dudas.

Pero existen muchos más sites que los foodies pueden visitar: BakeSpace, NibbleDishFoodspotting… Así como innumerables apps de las que hacer uso para aprender a desarrollar un mayor o menor talento culinario y centradas en alguna de las muchas vertientes que la gastronomía conlleva: Postres nos lleva al lado más dulce, SOS Cocktail nos enseña cómo preparar todo tipo de bebidas y Is it Vegan? se interesa por el mundo de la comida vegana.

Foodies y marcas

Ante el desarrollo del universo foodie y todas sus posibilidades, las marcas encuentran una nueva oportunidad de abrirse camino en este campo. Los sectores implicados han de tener en cuenta que vivimos una era en la que las opiniones de otros usuarios tienen cada vez más peso. Así, apps como TripAdvisor, Yelp o Foursquare, en las que se puntúa el nivel y calidad de los restaurantes y que generan mucho interés por parte de aquellos que buscan un lugar para comer y cenar, hacen que los dueños de los establecimientos necesiten cuidar también su presencia online, teniendo webs y perfiles en redes sociales totalmente actualizados, que muestren su producto y atraigan por la vista.

Muchas marcas se están decidiendo por apuntar mucho más alto y crear sus propios canales de cocina en plataformas como YouTube, en los que lanzan recetas mientras venden su producto de una manera natural y que no resulta intrusiva. Así, la marca de conservas Clubcampos, tiene un canal en el que participa el cocinero David de Jorge y que le sirve para mostrar platos con sus productos. Otra compañía que tiene su propio canal YouTube es Nestle, que también ofrece recetas en una forma muy sencilla de acercarse al consumidor y ofrecerle ese plus de utilidad y servicio. De hecho, desde Nestle han ido más allá y también tienen su propia app de recetas, disponible para descargarse en el smartphone.

Acercarse a los consumidores a través de las apps es una herramienta cada vez más usada por las marcas. La revista Elle tiene una de las aplicaciones mejor consideradas dentro del mundo de los foodies más sofisticados, que encuentran todo tipo de respuestas en Elle Gourmet. Y no es el único medio de comunicación que ha desarrollado su propia app. El canal Cocina no ha tardado en lanzar su propia aplicación, y ya os hablamos de cómo programas de televisión como ‘MasterChef’ aprovechan el tirón que la cocina despierta en los internautas para ofrecerles extras de su programa en esta app.

La comida es esencial para el ser humano, pero su disfrute la ha convertido en pasión para muchos. Los foodies son una comunidad que crece, aman las recetas y adoran compartir sus experiencias con otros. Las fotos en Twitter o Facebook han dado paso a verdaderas comunidades de individuos que hacen de ese hobby una vivencia diaria en Internet y que construyen relaciones sociales que, ya sabemos, siempre crecen más allá de su primer objetivo.

Como nos explica Inma Mairena, Communication Planner de Zenith & Foodie: “Es precisamente esa cercanía a la materia la que nos permite que ya no sólo los foodies más avanzados puedan ejercer como altavoz del restaurante más cool o el chef  más  trendy del momento, sino que incluso  cada uno de nosotros podamos actuar como verdaderos influencers dentro de nuestro círculo más cercano. Pensemos que todos nos enfrentamos al hábito de la comida y/o de la cena de manera diaria y sin duda nuestro primer acto reflejo es evaluar si aquello que nos acaban de servir nos gusta o no. Todos  tenemos una opinión al respecto y generalmente tan subjetiva como el gusto. Sin duda,  es una categoría donde  advocacy  y recomendación son puntos de contacto  fundamentales en  nuestra  relación con el consumidor. Con estas premisas es lógico que la gastronomía cada día cuente con más adeptos y las cifras se cuenten en miles. No obstante, si el mundo digital y el ruido social ha influido notablemente a la difusión del movimiento foodie, algo a lo que también está contribuyendo es a la redefinición del  propio negocio. Algunos ejemplos son Chipotle o Maple donde la comodidad y la  eficiencia del proceso son su Business Core y todo a golpe de app.”

Imagen | Funcook, Nom, Pixabay
En BlogginZenith | Las redes sociales en las elecciones americanas: ¿se sigue la estela de Obama?

En campaña con Zenith

2 comentarios

  1. Parece que la gastronomía ha encontrado su sitio en Internet gracias a los foodies

  2. Lo he visto con demora, aún así, daros muchísimas gracias por su mención en el artículo sobre redes de cocina 🙂

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>