NFC y alternativas, ¿en serio pagaremos a través del móvil?

Con la llegada de los smartphones, los teléfonos móviles se han convertido en los sustitutos de diversos elementos sin los que no podríamos vivir en nuestro día a día: agenda, mapas, elemento de consulta… Pero ¿podrían con el tiempo convertirse también en nuestro monedero electrónico?

NFC, siglas de Near Field Communication, es un estándar que permite el intercambio de datos entre dos dispositivos electrónicos que están próximos en el espacio y que podría ayudar en esta causa. Entre sus posibles aplicaciones está la automatización de tareas, sistemas de identificación y, quizás del que más se ha hablado precisamente, los pagos por proximidad a través de teléfonos conectados a Internet.

La principal ventaja de esta tecnología parece clara: su facilidad de uso. Basta con acercar el teléfono a un terminal de venta para que se pueda pagar una compra que se acaba de realizar, sin necesidad de utilizar una tarjeta de crédito o dinero físico real. Si bien en un principio no es necesario nada más, puede establecerse un PIN o contraseña necesaria para que se produzca la transacción.

El pago a través del móvil utilizando la tecnología NFC lleva varios años apareciendo entre las grandes tendencias de las que se espera mucho a corto plazo, pero lo cierto es que no está terminando de despegar. A pesar de los muchos esfuerzos, y desde que Nokia lanzara su primer terminal con NFC en 2006, no se ha vivido ningún boom que provoque el uso generalizado de este sistema. ¿Cambiará esto en 2013 o volveremos a vivir un año de estancamiento de esta tecnología?

NFC en España

En 2010, La Caixa, Visa y Telefónica organizaron una prueba piloto en Sitges para estudiar el uso de los pagos NFC a nivel de una pequeña ciudad. En total, más de 1500 personas utilizaron esta tecnología en 500 comercios. Los resultados fueron bastante reveladores: la mayoría de las transacciones se realizaron para compras pequeñas (de menos de 20 euros) y los lugares favoritos fueron supermercados y restaurantes.

Otras conclusiones que se obtuvieron de este proyecto fueron muy positivas: el 85% de los participantes afirmaron que la seguridad a la hora de realizar los pagos era suficiente y, de manera global, otorgaron al pago por el móvil una nota superior a 8 puntos. Ante estas cifras tan favorables, los organizadores se atrevieron con una predicción: el pago por móvil podría implantarse de forma masiva en España en un periodo entre 3 y 5 años.

Ya más recientemente, el Consorcio de Transportes de Asturias ha comenzado sus propias pruebas que permiten a un grupo reducido de usuarios comprar billetes de transporte a través de NFC. Se han visto iniciativas similares en la Universidad de Murcia o Banesto, pero todas tienen por ahora algo en común: no han terminado de convencer al consumidor.

Los grandes desafíos a los que se enfrentan los pagos NFC

Pero ¿por qué no han terminado de triunfar los pagos a través de NFC todavía? A priori parece una forma cómoda de pago para el cliente y, además, con la cifra de la penetración de smartphones creciendo cada día, no parece que la brecha tecnológica sea una de las razones. La gente usa y no se separa de sus teléfonos conectados a la red. Entonces ¿qué está evitando que esta tecnología se masifique?

Parte de la “culpa” la tienen los fabricantes de los teléfonos móviles. Según un estudio realizado por Juniper, en 2014 sólo 1 de cada 5 smartphones incluirá las comunicaciones por NFC entre sus características. Esto se traduce en 300 millones de dispositivos en total, una cifra relativamente baja para una tecnología que lleva años prometiendo revolucionar la forma en la que pagamos.

Desde Apple, incluso, han rechazado incluir NFC en su iPhone 5. En su lugar, han optado por mejorar Passbook, una aplicación de pago propia. De hecho, hay indicios de que la empresa de Cupertino podría estar trabajando en crear su propio sistema similar a NFC. Existen otras alternativas, como Moneto de Mastercard, que permiten introducir los pagos NFC en terminales como iPhone y otros que no soporten de fábrica esta tecnología, pero por ahora su uso no está demasiado extendido.

Otro de los obstáculos es la necesidad de que los puntos de venta cuenten con terminales especiales adaptados a NFC. El cambio, con los pocos clientes que actualmente utilizan este tipo de transacciones y con la incertidumbre de si alguna vez llegarán a despegar, no sale rentable para la mayoría de ellos. Y esto no sólo ocurre en el caso del vendedor final, sino también hablando de bancos y operadores móviles. Implementar los pagos a través de NFC a mayor escala no es algo especialmente barato.

Finalmente, es necesario fijarse en los consumidores. ¿De verdad estos sienten la necesidad de dejar sus carteras en casa y utilizar sus teléfonos móviles como forma principal de pago? Según una encuesta realizada por Forrester en Estados Unidos, en 2010 sólo un 18% de personas se mostraron interesadas por este tipo de pagos. En 2012, esta cifra subió hasta 30%. Si bien los consumidores cada vez se muestran más dispuestos a utilizar esta tecnología, lo cierto es que la cifra total aún es relativamente baja.

Las alternativas

Según un estudio publicado por Gartner, se estima que en 2016 más de 448.000 millones de pagos se realicen desde el teléfono móvil, moviendo más de 617.000 millones de dólares. Pero esta cantidad engloba todas las transacciones móviles, no sólo las producidas a través de NFC. Existen otras alternativas que también pretenden funcionar como monedero digital en el móvil, aunque sin el añadido de poder ser utilizados en el pago por proximidad.

Passbook de Apple, que hemos mencionado antes, es una de ellas y a la que algunos se refieren como “el principio” de los pagos móviles en iOS. Por ahora esta aplicación no está del todo centrada en el pago sino en almacenar todos los tickets, entradas, billetes de avión que se compran, aunque en algunos casos sí que funciona como monedero digital. Por ejemplo, los usuarios pueden comprar una tarjeta virtual de Starbucks y almacenarla en su Passbook. Cuando vayan al establecimiento, pueden utilizarla para pagar.

Paypal, otra de las pasarelas de pago más populares, también está buscando la manera de traducir su modelo de pago online al mundo offline con una aplicación que permite transferir dinero de un terminal a otro de manera sencilla, además de ofrecer otras ventajas para el usuario (descuentos, promociones que se activan cuando el cliente está cerca de un establecimiento, posibilidad de buscar online objetos similares de otras tiendas, etc.).

Una alternativa distinta y original es la que propone en Estados Unidos uno de los fundadores de Twitter con Square. ¿La idea? Permitir que cualquier teléfono móvil pueda procesar el pago con tarjeta de crédito a través de un lector propio, sin necesidad de disponer de un terminal especializado. En Europa, iZettle está desarrollando un proyecto similar.

La mayoría de expertos concluye que los pagos con el móvil son el futuro de las compras que se realizan de manera offline, pero hoy por hoy no está claro qué tecnología triunfará. NFC lleva muchos años siendo una de las candidatas a ocupar este prestigioso lugar, pero por ahora no ha terminado de despegar. ¿Llegará a hacerlo algún día? ¿Le quitarán el puesto alguna de las aplicaciones como Paypal y Passbook, que facilitan las compras sin centrarse tanto en el pago por proximidad? ¿De verdad los consumidores sienten la necesidad de dejar sus carteras en casa y utilizar sus teléfonos como forma principal de pago?

En Bloggin Zenith | M-Commerce: desde el trueque a la interoperatibilidad

En campaña con Zenith

4 comentarios

  1. Yo creo que todo esto está muy bien en teoría pero no veo a mi madre ni a mi abuela, por ejemplo, pagando así. A lo mejor para dentro de diez años…

  2. Existen otras alternativas y ademas españolas. La empresa bidikey que es española tiene un sistema de identificacion parecido a lo de starbucks pero con una diferencia importante identifican personas no una tarjeta. Ademas NFC no es seguro. Segun el ministerio de defensa todo lo que vaya por radio frecuencia puede ser escaneado. La identificacion segura es el primer paso para poder realizar este tipo de transacciones

  3. pues claro que puede ser escaneado… si no? cómo xx lo va a leer el de la tienda? según el ministerio de defensa, dice…jajjaajja
    La identificación en las tarjetas de crédito es muy segura?? la seguridad te la otorga la clave (hace nada era una firma). Con el móvil lo mismo, clave, o huella digital. Además es un aparato localizable si está encendido, a diferencia del plástico. Y piensa…si pudiera la policía detectar dónde realiza el pago un determinado terminal, atrapar a los ladrones de móviles/tarjeta sería coser y cantar… O sea NFC = más seguridad que las tarjetas normales

  4. jr … con tu argumento nos quedamos en casa y guardamos el dinero debajo del colchon

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>