¿Será el móvil la principal vía para ver la televisión en el futuro?

Cuando hablamos del futuro de la televisión como medio de comunicación (y de la publicidad que lleva asociada) no podemos dejar de fijarnos en cómo las nuevas tecnologías han cambiado por completo la manera en que usamos este pequeño electrodoméstico.

Y, entre todos los dispositivos tecnológicos que están protagonizando la revolución digital, hay uno que sobresale en su uso. Se llama smartphone y es ese aparatito que consultas cada cinco minutos. Según el estudio de AIMC ‘Navegantes en la Red’ publicado en marzo, el móvil es el dispositivo preferido a la hora de conectarse a Internet, con un 40% de respuestas favorables. Así pues, cuando nos referimos a la televisión e Internet, el smartphone cobra una relevancia especial.

Smartphone y televisión

¿Será el smartphone el dispositivo elegido para ver televisión en el futuro? Según un estudio de eMarketer, el uso del móvil se ha incrementado en un minuto por día en los últimos cuatro años. Por otro lado, el visionado en televisores analógicos habría descendido en 30 segundos. Por lo que, desde este estudio, ven clara una tendencia que nos dice que en unos años consumiremos televisión mayoritariamente a través del móvil.

¿Por qué el móvil? Sus características parecen haberle puesto a la cabeza en el uso de dispositivos. Su estrecha relación con los contenidos televisivos tiene que ver, sin duda, con la creación de pantallas más grandes en los aparatos, así como una nitidez y calidad en la recepción de la imagen que aseguran un visionado óptimo. Además, estos aparatos han ido evolucionando para lograr un funcionamiento más ágil y preciso.

Las televisiones se han lanzado a hacer del smartphone su prioridad. No sólo tenemos contenido responsive en la red, desde sus webs, accesibles para el teléfono. Sino que también han puesto en marcha sus propias apps que consiguen ofrecer un extra a los espectadores y fomentar la fidelización. Además, muchos canales apuestan, directamente, por sus plataformas online en las que se agrupan contenidos presentes y pasados, convirtiéndose en una enciclopedia audiovisual de fácil consumo. Tenemos Mitele, Flooxer, A la carta… Y eso sólo son los casos españoles.

Porque si nos fijamos en lo que hacen nuestros vecinos estadounidenses, comprobaremos que la apuesta por la televisión en smartphone es una realidad imparable. Por ejemplo, la empresa de telecomunicaciones AT&T adquirió el conglomerado de canales DirectTV en 2015. Para los usuarios de móvil fue un importante cambio pues podían acceder a los contenidos sin tener que usar el cable o las parabólicas. Comcast también ha centrado su estrategia en el smartphone. Se trata de un grupo de comunicación que cuenta con Xfinity Mobile, un operador de telefonía móvil que permite a sus suscriptores acceder a los contenidos televisivos de Comcast gracias a los 16 millones de puntos Wifi disponibles por la implementación que ha hecho Verizon.

VoDs, redes sociales, formatos

El smartphone es un dispositivo de referencia por su tamaño y su portabilidad. Su uso asociado con la televisión nos permite poder ver cualquier programa o contenido en el lugar que queramos, en el momento que decidamos. Según los datos de un estudio de Ericsonn, en España, en 2020, la mitad de ese contenido se verá ya en la pantalla de un smartphone. El 46% de los formatos escogidos pertenecerán al concepto de bajo demanda. En la actualidad, tres de cada cuatro espectadores ve ya televisión y vídeo en sus smartphones.

El VoD tiene mucho que decir en este cambio de tendencias. Ofertas como las de Netflix o HBO España dan completa relevancia a sus apps de móvil. No sólo tienen importancia sus contenidos, la manera en que los usuarios puedan disfrutar de esos formatos es igualmente fundamental. La app de Netflix sigue trabajando para mejorar. Hace poco la ha implementado para que, por ejemplo, se pueda usar una app de mensajería mientras se está viendo un contenido. Además, también está disponible, una aplicación complementaria desde la que se pueden alquilar DVDs.

Otros jugadores que nos hablan de la importancia de estos movimientos son las redes sociales, que quieren convertirse en plataformas omnipresentes y omnipotentes, que el usuario no tenga que abandonar en ningún momento para poner en marcha cualquier servicio. Poder ofrecer contenidos televisivos es un gran frente. En marzo de este año, Facebook lanzaba una nueva app para ver sus contenidos en Apple TV o Smart TV. YouTube Red, por su parte, es la apuesta de Google por los contenidos televisivos. Se puede usar en cualquier dispositivo y permite escuchar música o ver los contenidos originales que la plataforma ya está creando.

La propia televisión se está reconvirtiendo para que sus contenidos sean más accesibles desde un smartphone y puedan rentabilizar las posibilidades de éste. Hace poco os hablamos de los nuevos formatos que la televisión tradicional ha acogido para lanzarse de cabeza a las nuevas tecnologías. Tenemos espacios en los que, por ejemplo, es esencial usar el smartphone como herramienta de interactividad. Un programa como ‘¿Cómo lo ves?’ convierte el uso del dispositivo en estrategia  fundamental al hacer que sus espectadores opinen y participen a través del móvil.

También hablamos de series de la nueva hornada como ‘Si fueras tú’, en las que el móvil no sólo es el dispositivo desde el que se pueden ver los capítulos, sino que se convierte en la herramienta con la que se puede interactuar con la trama. Funciones que llevan años poniendo en práctica espacios de telerrealidad como ‘Gran Hermano’. Los formatos de realidad aumentada, sólo por citar un ejemplo más, también necesitan de la presencia de un smartphone para desplegar su “magia” mediante el software de sus apps.

Medios de comunicación escrita

La influencia del móvil a la hora de ver la televisión la encontramos en todos los ámbitos. Tenemos también apps diseñadas para ver la televisión tradicional en nuestro smartphone, son herramientas como WatchTV, Nube TV España o Guia TV.

La importancia del dispositivo como elemento aglutinador social se ve, por ejemplo, en el estudio Mobile Advertising Forecasts 2017 publicado por Zenith, que nos dice que, en 2018, el 66% de las personas de todo el planeta dispondrá de móvil. Si hablamos de nuestro país, podemos atender a los datos de Statista, que nos hablan de que España es el quinto país del mundo en el que más se utiliza el móvil con más de dos horas de uso al día.

Que un smartphone se convierta en un dispositivo de comunicación directa de primer orden no sólo tiene que ver con cómo veremos los programas y series de televisión, sino que también hace referencia al acceso a los medios más clásicos, como la prensa escrita. Según el informe ‘Libro Blanco de la Prensa 2016′, publicado por AEDE (Asociación de Editores de Diarios Españoles), en 2018 habrá el mismo número de lectores de medios digitales que de medios analógicos. Según este mismo estudio, más de la mitad de los encuestados reveló que tenía instalada en su smartphone alguna app de periódicos digitales.

Las ventas de diarios en papel están bajando (un 8% en 2015) pero ya nos encontramos con que uno de cada cinco consumidores de prensa digital está pagando por un servicio de suscripción. Según datos de Media Consumption Forecasts de Zentih, en 2019, el uso de Internet móvil englobará el 26% del consumo que se hace de medios.

¿Cambio en los hábitos de consumo? Así lo cree Martin Baron, director de The Washinton Post: “Los periódicos en papel no van a sobrevivir. Vivimos en un mundo digital dominado por el teléfono móvil. La gente lee las noticias mientras camina por la calle, mientras espera el autobús, mientras hace cola en el supermercado… La mayoría de ciudadanos, y especialmente los jóvenes, recibe la información de manera digital y a través de las redes sociales. Ésa es la realidad, y tenemos que vivir en la realidad.

Los medios escritos están viviendo su metamorfosis y evolución para seguir conectando con los lectores del siglo XXI, y no han dudado en aprovechar la ola tecnológica y apostar por la calidad de sus webs en cuanto a formatos, actualidad, contenidos… Y por supuesto, en el desarrollo de herramientas para poder ser consumidas desde el smartphone. En 2015, por ejemplo, El Periódico ponía en marcha una novedad que permitía que sus lectores pudieran consultar sus informaciones a través de WhatsApp o Telegram. Por su parte, en 2013, ABC lanzaba ABC en 20, como la primera app móvil para leer el periódico en el móvil. Los datos de consumo de los lectores respecto a los medios digitales son una cifra a tener muy en cuenta por las marcas. El Pais fue el periódico digital más leído por los españoles, con 14 millones de visitas sólo en diciembre.

Podemos focalizar el debate bajo diferentes perspectivas: ¿Internet y el uso móvil frente a los medios tradicionales como la televisión o la prensa escrita? ¿O es más interesante redefinirlo como: la evolución de los medios clásicos y su inmersión en las nuevas tecnologías? Las marcas que apuestan por esta segunda perspectiva están más de moda que nunca.

Imagen | Pixabay

En BlogginZenith | ¿Hacia dónde se dirige la social TV en el futuro próximo?

En campaña con Zenith
   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>