Menores y entornos 2.0: ¿cómo se capta la atención en los nuevos escenarios?

La Agencia de Protección de Datos (AEPD) acaba de proponer que se pueda disponer del DNI para menores para evitar el registro de niños en las redes sociales. Actualmente, aunque en teoría algunas de estas redes cuentan con limitaciones de edad, cualquier menor puede registrarse y participar en ellas. Si la norma finalmente llega a buen puerto supondrá una limitación de acceso muy importante para los tramos de edad más jóvenes.

Dejando a un lado otras implicaciones ¿qué podría suponer para la planificación de medios? Las redes son, a día de hoy, uno de los tipos de sites más usados para llegar a este público gracias a su capacidad de segmentación y su gran penetración. Ahora bien, si se limita el acceso tal y como está proponiendo la AEPD, ¿cuáles pueden ser las vías para llegar a ellos?Analizamos la presencia de los menores en internet y las estrategias llevadas a cabo por las marcas para llegar a este target.

¿Impide la Ley española impactar a los menores en los entornos 2.0?

La pasada semana José Luis Rodríguez, director de la AEPD, propuso al Gobierno incorporar a los menores de 14 años al DNI electrónico, que ahora no tienen obligación de tenerlo. Con dicho documento se podrá verificar la edad del usuario que se registre en las redes sociales sin el consentimiento de sus padres, permitiendo “acreditar que la persona es la que dice ser” y que los menores de 14 años son tales, aunque digan, cuando se dan de alta en una red social, que tienen más edad.  En definitiva necesitarán el consentimiento de sus progenitores.

En la actualidad la AEPD trabaja por la protección de los más pequeños, y para ello requiere periódicamente a los responsables de las principales redes sociales que operan en España, como Tuenti y Facebook, que les informen sobre las medidas que están adoptando para evitar que estos menores se registren sin el consentimiento necesario y, según Rodríguez, se está avanzando, pero los resultados “aún distan de ser satisfactorios“, pues no existen mecanismos fiables para verificar la edad.

A “la caza” de los más pequeños

La televisión, medio que hasta ahora había sido el rey para captar la atención de los menores, vive sus horas más bajas en relación a inversión publicitaria, a tenor del último informe Infoadex. No obstante, según este mismo informe las cadenas infantiles como Boing y Clan aumentan su cuota de audiencia situándose en un 13,7 la primera y en un 17,9 la segunda para el target de 4 a 12 años.

Por otro lado, debemos añadir que, según un estudio, para los usuarios las propias páginas web corporativas inspiran una mayor confianza que la publicidad por televisión. Ahora bien, si existen trabas para captar a lo menores en las plataformas más utilizadas por ellos, como son las redes sociales, ¿cómo hacemos acciones de marketing online orientadas a ellos?

Aún no existen reglas definitivas de cómo debe funcionar la publicidad online, lo que sí se sabe es que este campo se mueve a pasos agigantados para conquistar a los más pequeños. La publicidad sigue atacando fuerte a este público y la legislación va por detrás de los avances de la tecnología. Las redes sociales están tomando cartas en el asunto, pero la navegación de los menores va más allá. Y es que según varios estudios de consumo de medios demuestran que los niños entre 7 a 13 años son los que más disfrutan de los juegos en páginas de internet, sin olvidar que un 43% de este público se conecta a la red mínimo una vez al día.

Ya están poniendo en práctica algunos métodos efectivos para llegar a los más pequeños. Así, grandes empresas de alimentos de EE.UU. están introduciendo sus productos en juegos simples y atractivos para los teléfonos con pantallas táctiles y tabletas. El nuevo medio es mucho más barato que los anuncios en televisión durante programas infantiles y podrían ser igual de efectivos. En relación a estas app para niños, Melinda Champion, subdirectora de marketing de J&J Snack Foods Corp., que vende los snacks SuperPretzel afirma que “si consigues que los niños digan ‘Mamá, quiero un SuperPretzel’, a menudo la madre se los comprará“.

Las aplicaciones: ese nuevo escenario

Algunas de estas aplicaciones ya son grandes éxitos. A los niños les encanta desafiar el cronómetro para mezclar masa en un recipiente en SuperPretzel Factory, que desde mediados de julio es uno de los juegos gratuitos para niños más populares en la App Store con más de 8 millones de descargas desde su lanzamiento el año pasado. Pero no es la única.

Tengamos en cuenta que en la actualidad existen en el mercado 1,6 millones de apps disponibles para niños y adolescentes y, muchas de ellas, sin duda, aprovechan para publicitar productos a un target. La publicidad emitida dentro de estos nuevos formatos es masiva y persuasiva. Esto se considera un gran problema, pero reglas para el control de este tipo de publicidad aún no existen, y mucho más cuando no se conoce qué persona está accediendo a esta aplicación. En este sentido, ¿solicitar el DNI para esos menores podría ser la solución definitiva o un parche temportal? Y, además, ¿es bueno aprovechar este vacío legal, o debe hacerse una publicidad responsable que favorezca al menor a costa del beneficio particular de la propia marca?

Imagen | One Big Byte
En Bloggin Zenith | Gamification: así utilizan esta técnica algunas marcas (II)

En campaña con Zenith

2 comentarios

  1. Hay que tener en cuenta que los menores deben ser un colectivo al que proteger en todo caso pero es prácticamente imposible debido a que las marcas siempre se las ingenian para llegar hasta ellos. Las limitaciones, en todo caso, van siempre por detrás de la tecnología. Y esto no beneficia a nadie.

  2. Muy interesantes todas las apcoeaoirnts y los indispensasbles debates, pero la situacif3n requiere pasar a los hechos. Como mednimo es necesario plantear una serie de actuaciones que nos permitan comenzar a desarrollar un programa energe9tico en base a los puntos en que parece haber acuerdos entre los diferentes agentes sociales.Por otra parte el argumento del elevado precio de las renovables tan habilmente utilizado por los tradicionales actores del mercado energe9ticto hay que desenmascararlo: a que9 precio se obtiene un kilovatio hidroele9ctrico o atf3mico ?? Df3nde se contabilizan los costes de traladar pueblos enteros, los trazados de carreteras nuevas a que obligan los valles inundados por las presas y el peligroso almacenamiento de residuos nucleares durante siglos ? A todos estos costes econf3micos hay que af1adir con preferencia sobre ellos los importantes costes sociales.El gran problemas de las renovables en general es que cada deda son me1s eficientes y competititivas y el avance tecnolf3gico ya permite vislumbrar una autogeneracif3n que evite, en gran medida, el 15-20% de pe9rdidas generadas por el transpote de la energeda, su impacto visual y peligros medio ambientales.Parece que nos de1 miedo avanzar decididamente en un e1rea en la que Espaf1a ha tenido un avance tecnolf3gico de referencia a nivel mundial y actualmente bloqueado por la falta de fiabilidad que supone para los inversores los sucesivos cambios de criterio y normativas.Seamos valientes y comenzemos cuanto antes a recorrer un camino ya inicado hace af1os de manera prudente por varios paises que han sabido poner en valor sus recursos alcanzando una independencia energe9tica superiror al 51% mediante renovables y una inteligente aplicacif3n de sus basada en sus recursos endf3genos.Son necesasrias propuestas concretas y acciones, no solo debate.

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>