Las marcas se suman a la tendencia: sus nuevas criptomonedas revolucionan el mercado

La era digital nos ha traído una realidad económica que algunos no podían ni imaginar hace muy pocos años. Es el caso de las criptomonedas, que vienen a ser un tipo de divisa que opera de forma digital para realizar operaciones de todo tipo. Su uso y crecimiento resulta ahora mismo imparable. Pues, por ejemplo, se espera que las transacciones con este tipo de pago superen en este 2017 el billón de dólares.

Se trata de un recurso muy interesante y que entronca con las características únicas y peculiares de Internet. Es por ello que muchas marcas empiezan a fijarse en ellas, para usarlas como moneda o para crear su propio dinero. Así es cómo se está produciendo el fenómeno.

La llegada de las criptomonedas

Las criptomonedas son divisas electrónicas con las que realizar pagos o transferencias, al igual que cualquier moneda que se use de forma habitual (en nuestro caso, el euro). Se caracterizan, de forma principal, porque actúan de forma independiente a cualquier autoridad de un país o una institución bancaria. Utilizan un cifrado digital en sus operaciones y su almacenamiento y presencia es puramente virtual, es decir, nunca existirán de una manera física y tangible.

Bitcoin es la criptomoneda más conocida. Nació de la mano de Satoshi Nakamoto, un japonés que acuñó este nuevo concepto. El Bitcoin es, como decimos, una moneda que no se regula por ningún tipo de institución, ni banco ni mercado. Fue la pionera en esto de las criptomonedas y ello ha influido en su desarrollo posterior. Su popularidad se ha incrementado mucho en los últimos meses. En agosto se daban cifras que nos hablaban de un crecimiento del 260% en lo que va de año. Consiguiendo establecerse con un valor de 4.703 dólares.

Ether es otra de las criptomonedas más populares, que está ganando en relevancia. Pertenece a Ethereum, una plataforma para la creación de contratos y acuerdos de forma digital. Funciona también de forma descentralizada y cualquier programador puede crear aplicaciones en ella. Ether es la moneda que se creó para hacer efectivas las transacciones dentro de la plataforma y ha tenido un crecimiento de más 4.000% en sólo seis meses.

Existen muchas criptomonedas en el mercado, más de 800 en 2016. Pero, para terminar nuestro breve repaso por las más destacadas, podemos hablar de Litecoin. Litecoin nació en 2011 como una propuesta alternativa a Bitcoin y su actividad es similar a la de ella. Aunque algunos ya empiezan a señalar importantes puntos que las distinguen como puede ser un funcionamiento más rápido de las operaciones por parte de Litecoin. Otra diferencia es la que habla del número de monedas. Litecoin espera producir 84 millones frente a los 26 millones que posee Bitcoin. Las criptomonedas, cuando salen al mercado, ya saben qué cantidad de unidades producirán, por lo que Litecoin tendrá más liquidez que su predecesora.

Fundamental para las marcas

Al margen de la revolución que suponen para el mundo de las finanzas, las criptomonedas se posicionan como un recurso clave para las empresas, con muchas ventajas.

Una de ellas es que las transacciones se realizan en un periodo muy breve, de apenas unos minutos. Ésta es una cualidad que permite ahorrar tiempo y costes tanto para los usuarios como para las marcas. La eliminación de los intermediarios también ayuda a que esas operaciones se realicen de forma más ágil, pues el dinero va, de manera directa, de persona a persona.

Otro de los grandes pros radica en la seguridad de las gestiones. En la era digital, ésta se revela como una cuestión principal. Para una marca, que sus registros y los datos de sus usuarios puedan ser desvelados mediante un hackeo puede ser catastrófico. En este caso, se trabaja con el blockchain, que garantiza la meticulosidad en cada uno de los procesos que se da. Por otro lado, las operaciones no se pueden revertir. Solo lo puede hacer aquel que recibe el pago.

Cuando hablamos de Internet y las transferencias económicas, la transparencia es otra de esas garantías de seguridad a la hora de hacer una operación. Las criptomonedas promueven los registros únicos. Existen además libros contables al alcance de los usuarios para consultar las operaciones realizadas.

Clave para el ecommerce

Y si hay un sector que se puede ver ampliamente beneficiado, ése es el del ecommerce. En nuestro país, en 2016, la venta a través de Internet creció un 20,8% respecto al año anterior y se facturaron casi 25.000 millones de euros.

Las criptomonedas pueden resultar una herramienta muy útil para las empresas que operan en el mundo de la venta online. En primer lugar, al no estar sujetas a fronteras, estas divisas permiten que las transacciones a nivel internacional se hagan de forma más sencilla. Además, ofrecen muchas ventajas para los usuarios. Desde el hecho de permanecer en el anonimato, a la operatividad que significa para aquellos que no tienen capacidad de funcionar a través de bancos o tarjetas bancarias. En este caso, todo se realiza mediante una conexión a Internet.

Marcas y criptomonedas

La presencia de las criptomonedas nos está poniendo ante otro fenómeno muy interesante, el que nos habla de cómo algunas marcas están empezando a “acuñar” sus propias divisas, para el uso de sus clientes.

El caso más reciente es el de Burger King, que, a finales de verano, lanzaba la WhopperCoin dentro el mercado ruso. Sólo los clientes de este país podrán emplearla. Funciona de la siguiente manera: se consigue una WhopperCoin por cada rublo que se gaste en el establecimiento de comida. Cuando se acumulen 1.700 WhopperCoins (lo que vendría a ser unos 25 euros), el cliente tiene derecho a una Whopper gratis. Lo interesante de este asunto es que se trata de un clásico sistema de fidelización de clientes a través de puntos con los que se consiguen premios. Pero añade el elemento “tendencia” con esa criptomoneda. Además, existe una app con la que los usuarios pueden contactar los unos con los otros para intercambiar o incluso vender sus monedas. Se trata, como decimos, de una propuesta marketera muy en la línea de los nuevos tiempos.

Otro caso de marca que ha creado su propia moneda virtual es el de la firma Goldman Sachs. La agencia bancaria ha registrado una patente para poder poner en marcha una criptomoneda. Así lo ha confirmado la Oficina de Marcas y Patentes de los Estados Unidos: “La patente se trata de un sistema de almacenamiento computacional que está programado específicamente para recibir y transferir transacciones electrónicas con fondos monetarios, las cuales poseerán información de la dirección electrónica del nodo y una firma digital”. Goldman Sachs ha estado desde hace mucho tiempo interesada en el mundo de las criptomonedas y la contabilidad distribuida. El nombre de esta nueva moneda sería SETLcoin.

Tampoco nos queremos olvidar de Dentacoin, una particular criptomoneda pensada para clínicas dentales. Su objetivo es crear una amplia comunidad formada por dentistas y pacientes basada en un programa de recompensas. Para ello, utilizan la tecnología de una de las plataformas de las que ya hemos hablado: Ethereum. Los usuarios de las clínicas que pertenecen al programa pueden ganar Dentacoins a través de actividades “generadoras de valor” como la participación en artículos, vídeos o encuestas. Con los Dentacoins pueden pagar sus tratamientos dentales.

Al margen de la creación de sus propias criptomonedas, la repercusión de estas divisas digitales en el mundo de las marcas también se refleja en el uso que hacen las mismas. Permitir que sus clientes abonen los diferentes servicios a través de ellas supone un fuerte espaldarazo para este nuevo fenómeno económico. Una de esas empresas es Microsot, que acepta el pago con Bitcoin desde 2014, a través de la plataforma BitPay. Dell, otra firma muy vinculada al mundo de la tecnología, también está del lado de las criptomonedas. En su caso, utiliza Bitcoin, pero desde el procesador Coinbase. Expedia y Destinia, las agencias de viajes online, trabajan asimismo con Bitcoin. Y éstos, son sólo algunos ejemplos.

El fintech, la disrupción… la nueva era digital nos presenta novedades de forma constante. Crear un moneda virtual, al margen del control de instituciones clásicas podría parecerle un negocio arriesgado a más de uno, pero nombres como Bitcoin suenan con más y más fuerza en el mercado. Y a nosotros nos interesará seguir conociendo sus nuevos pasos.

Imagen | Pixabay

En BlogginZenith |  ¿Qué es y cómo funciona el “brandtech”? DicZionario

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. ¿Llegarán las monedas virtuales a ser más poderosas que las tradicionales?

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>