Así es cómo las marcas están ya apostando por la inteligencia artificial

La inteligencia artificial es una de las tendencias más importantes de cara a los próximos años. En este artículo, ya os hablamos de cómo es una de las armas de futuro a la hora de realizar una planificación de medios y una estrategia marketera. Muchas empresas no lo están pensando dos veces y se han lanzado de pleno al desarrollo de esta herramienta.

Las cifras son contundentes. Según un informe de PwC, su impacto en la economía mundial de aquí al año 2030 será evidente. Sus efectos causarán un incremento en el PIB mundial del 14%, haciéndolo crecer en casi 16 billones de dólares. Desde Statista también nos llegan datos relevantes. Los ingresos que se generarán hasta el año 2025 en relación a, por ejemplo, el ámbito del reconocimiento estático de la imagen, clasificación y etiquetado serán de más de 7.000 millones de euros.

Inteligencia artificial, fuente de pros

Por todo ello, queremos preguntarnos qué beneficios pueden obtener las empresas que apuestan por enfocar sus productos y servicios en la inteligencia artificial.

Aquí podemos hacer dos distinciones. Por un lado, tenemos las empresas que utilizan herramientas de IA de forma interna, para sus propios procesos de gestión empresarial. La inteligencia artificial les resulta útil porque es capaz de analizar la cadena de producción de una forma objetiva y global, sin perder de vista ningún campo de acción. De ese análisis, se deriva una mejora y optimización de los procesos, que repercute en la productividad y la inversión de los recursos necesarios. Además, las herramientas predictivas que utilizan muchos softwares de inteligencia artificial ayudan también a las marcas a prevenir los resultados que se obtendrán de determinada estrategia, a anticipar posibles problemas y a poner en marcha soluciones a tal efecto.

Otro de los grandes valores son los que se derivan de la relación que las marcas establecen con los usuarios. La inteligencia artificial va de la mano de otra de las grandes tendencias digitales: el Big Data. La captación de datos se revela como uno de los instrumentos más útiles a la hora de diseñar cualquier tipo de estrategia. Ese Big Data, enfocado en la IA es, además, usado para poder identificar patrones de consumo en los usuarios. Y toda esa información es procesada como fuente de aprendizaje, por lo que el sistema de IA no se estanca, sino que sigue creciendo y desarrollándose, en función de las experiencias que vive en primera persona. Esa didáctica que no se detiene nunca le permite seguir conectando con las necesidades de los usuarios y le ayuda a interactuar de forma más natural.

Desde hace un tiempo, cuando hablamos de cómo las marcas pueden mejorar sus relaciones con los consumidores, un par de conceptos sobrevuelan cualquier debate: consumer-centric y mejorar la experiencia de cliente. Pues bien, la inteligencia artificial se está revelando como un marco fundamental para llevar a buen término este tipo de relaciones. El uso de IA para tratar con los clientes asegura una atención personalizada para cada uno de ellos. A través del procesamiento de datos y del machine learning, se mejora ese servicio que se adecua a las características únicas de cada persona. Por otra parte, invertir en estas herramientas asegura un servicio de atención al cliente 24 horas, que garantiza que el consumidor no se sienta nunca solo frente a un posible duda o problema con un producto o servicio.

Nombre propios

Muchos de nosotros comenzamos a oír hablar de inteligencia artificial con los asistentes de voz que, desde hace años, empezaron a incorporar muchos dispositivos de última generación como los smartphones. Las empresas de telecomunicaciones más punteras de las que siempre hablamos no dudaron en sumarse a esta intensa batalla.

Siri es uno de los primeros ejemplos, Apple lanzaba esta funcionalidad en sus iPhone en 2011, una herramienta que le sirvió para posicionarse de forma poderosa. Recientemente, los de Cupertino han explicado cómo diseñaron la funcionalidad “Oye, Siri”, que permite interactuar con el asistente con las mismas palabras que usaríamos para comenzar a hablar con cualquier amigo. Alexa, la inteligencia artificial de Amazon, nació en 2014 y junto con Echo se encuentra a la cabeza de la revolución que significa el Internet de las Cosas. Uno de los últimos avances en los que trabaja Amazon es en el reconocimiento de voz de los usuarios. Pero también tenemos a Cortana de Microsoft, el Google Assistant de Google…  Según cifras de este último, el 20% de las búsquedas en Android se realizan ya mediante voz.

Una de las últimas marcas que se sumará a la inclusión de inteligencia artificial en sus dispositivos es Samsung. Algunos de los últimos productos presentados a los consumidores han mostrado problemas de funcionamiento, como vienen a ser las explosiones que el modelo Galaxy Note 7 ha sufrido en su batería. La marca surcoreana podría estar buscando una redención con la llegada de Bixby, una inteligencia artificial diseñada en exclusiva y que se podrá ver en su nuevo modelo de smartphone: Galaxy S8.

Otra de las empresas que quiere estar a la vanguardia de las últimas tendencias digitales es Facebook. Hace poco os hablamos de su apuesta por el Internet de las Cosas. Pues bien, uno de los ámbitos en los que ha tomado la delantera como red social de referencia (no en vano es la más usada a nivel global con 2.000 millones de usuarios) es en el uso de chatbots. Son programas incluidos en la aplicación de Messenger de la empresa y desarrollan conversaciones con los usuarios en las que potencian la faceta marketera de estas herramientas. El chatbot de Pokemon Go, por ejemplo, informa sobre los pokemon que el usuario tiene cerca. El de Airbnb ayuda a buscar alojamiento o el de Nike recoge tu opinión sobre sus zapatillas.

En 2010, IBM se posicionaba de nuevo entre los jugadores más destacados gracias al lanzamiento de Watson, su software de inteligencia artificial. Uno de sus hitos más famosos fue su participación en el programa de televisión ‘Jeopardy!’, en el que se impuso a sus rivales humanos. Su fuerte conocimiento de cultura general se debe a que su base de datos se ha trabajado incluyendo información de enciclopedias, diccionarios u obras literarias. Uno de los retos de futuro de la marca es el trabajo de asistencia a los servicios médicos, en el tema del diagnóstico y las decisiones sobre el tratamiento a seguir. Y aún hay más. En la actualidad, IBM contempla la consecución de un razonamiento libre e independiente para sus diferentes IAs. Para ello, trabaja en el desarrollo de una red neuronal sintética. El objetivo, como decimos, es que un ordenador sea capaz de pensar como lo haría un ser humano.

Y otros que están interesados en desarrollar la inteligencia artificial para usos médicos es Microsoft. Para ello, han construido un departamento de asistencia sanitaria que quiere lograr la prevención de los problemas de salud gracias a un programa de monitorización. Y, todo ello después de la curiosa (por decirlo de algún modo) experiencia que representó Tay, una inteligencia artificial que la empresa lanzó en marzo del año pasado como un experimento para ver cómo interactuaba con los seres humanos a través de redes. Tay tenía una genuina predisposición a entablar conversaciones con todos y a aprender de lo que las personas le contaran. Pues bien, la experiencia no tuvo resultados demasiados positivos. Tay publicó mensajes xenófobos en menos de 24 horas. Microsoft decidió suspenderlo de forma temporal.

El mundo de los coches conectados también es un campo de experimentación y desarrollo para la inteligencia artificial. General Motors, junto a IBM, lanzó durante 2016 OnStar Go, un software de IA que acompaña al conductor y le hace sugerencias que pueden incrementar su experiencia de viaje. Así, si por ejemplo, su nivel de gasolina es bajo, la inteligencia artificial le avisa de la proximidad de una gasolinera. Este instrumento puede ser de gran utilidad para las marcas pues pueden dar a conocer sus productos sin mostrarse invasivos para el consumidor. Más bien al contrario, brinda asistencia según sus hábitos.

La inteligencia artificial es una de las funcionalidades más interesantes de la nueva era digital. Las marcas más relevantes del sector trabajan para desarrollar no sólo dispositivos que sean capaces de realizar ciertas acciones, sino programas que lleguen a comprender cómo funciona la mente humana.

Imagen | Pixabay

En Bloggin Zenith | ¿Cuál es el futuro de las suscripciones digitales? Google tiene las clave

En campaña con Zenith

Un comentario

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>