Las redes sociales en las elecciones americanas: ¿se sigue la estela de Obama?

redes sociales

Usamos nuestras redes sociales favoritas como una gran ventana al mundo. Compartimos nuestro estado de ánimo, subimos una foto de nuestro desayuno, le damos un like al chiste que ha publicado un amigo, buscamos información sobre un restaurante o sobre los últimos éxitos musicales…

Internet nos mantiene permanentemente comunicados, con nuestros contactos, con nuestros hobbies, con las marcas que quieren llegar hasta nosotros y, cada vez más, con los políticos, que aprenden que utilizar las redes sociales como herramienta fundamental en sus campañas es no importante, sino más bien básico. ¿Cómo se plantean este reto los candidatos a las elecciones presidenciales norteamericanas?

El ejemplo de lo aprendido

Cuando hablamos de cómo utilizar las redes sociales en una campaña electoral, rápidamente, todos nos vamos al ejemplo de Obama, que supo jugar con maestría esta carta en sus dos elecciones. En primer lugar, porque consiguió una manera muy acertada de acercarse a un público determinante que vive en Internet y, en segundo, porque apostó por una estrategia que sus competidores no supieron tener en cuenta de la manera en que él la estaba utilizando, con lo que ganó la ventaja del que innova.

La mayoría de los especialistas están de acuerdo en considerar el trabajo que se realizó en redes sociales en la campaña de 2008 como una de las claves para que Obama se alzara con la victoria. Sólo un dato para entenderlo: el equipo que trabajaba la campaña en Internet consiguió el 67% de los fondos económicos para apoyar al futuro presidente. Sólo en su página web logró aglutinar a dos millones de usuarios y más de tres millones de donantes.

hillary

Y, en 2012, el año de su posible reelección, la maquinaria no dejó de funcionar tampoco. Si cuatro años antes había llamado la atención sobre la importancia de acercarse a los ciudadanos a través de las redes sociales, en ese momento fue clave el análisis del big data, de la información referida a  cada usuario (a cada votante), sus gustos, sus preocupaciones, su estilo de vida… lo que significó un estudio pormenorizado que consiguió desarrollar campañas más específicas y, para nosotros, un nuevo paso para aprender lo determinante que un mensaje en un foro de Internet puede ser para cualquier cuestión de nuestras vidas.

Como nos explica el asesor de comunicación Antoni Gutiérrez-Rubí: “Además de la difusión y la movilización, que ya usó en 2008 a través de la Red, en 2012, gracias a la tecnología social, la campaña de Obama pudo implementar de manera más eficaz y eficiente el microtargeting en campaña. Y fue a través de éste que pudo construir un movimiento base de grassroots de tal envergadura que logró inspirar pero, sobre todo, organizar a todo su voluntariado. Movilizar fue la consecuencia de identificarse y motivar a personas concretas. Esa es la clave. Asimismo, gracias al microtargeting, y a una cuidada identificación de intereses y personas, la campaña de Obama pudo llegar a segmentos de la población que hasta entonces se movían entre la indecisión y, preferentemente, la abstención: jóvenes y mujeres solteras fueron un gran ejemplo. Además, logró aumentar la participación de otros segmentos tales como los afroamericanos y los hispanos que siempre habían participado pero cuyos índices nunca habían llegado a niveles tan altos.”

Las redes sociales y la política

La presencia en redes sociales permite conectar con una audiencia, un tipo de público, que tal vez no se interesa tanto por los medios de comunicación tradicionales. Quizá no presta atención a los mensajes políticos en televisión, y mucho menos a los que puedan aparecer en prensa. Hablamos de la generación millenial, aquellos que han convertido Internet en su gran punto de referencia, también informativo, y están al día de todo lo que es tendencia en las redes, atentos a lo novedoso, lo actual… lo viral.

De igual forma, ser un nombre en este tipo de foros, puede ayudar a ese político a hacer llegar su mensaje de la manera que crea más conveniente, con spots, mensajes, fotos… ya no depende de la entrevista de un periodista, de un espacio limitado en televisión, aquí tiene la oportunidad de transmitir su mensaje de una forma totalmente personal, sabiendo que llega a los usuarios de manera directa, la distancia entre emisor y receptor es más corta que nunca. Eso sí, esto obliga a apostar por la creatividad y el ingenio, por tener nuevas herramientas que le hagan cercano y accesible. Y es importante también que haya una retroalimentación con esos internautas, que tengan la sensación real de que el candidato les escucha y lee aquello que ellos también quieren compartir.

Como nos sigue contando Antoni Gutiérrez-Rubí, quien ha escrito varias entradas en su portal sobre las elecciones americanas: “Las redes sociales permiten llevar mucho más lejos el mensaje que cada candidato quiere ofrecer. Pero lo más importante no es eso, sino que cada persona que recibe el mensaje, o que lo ve en su muro de Facebook o en su timeline de Twitter, puede enviarlo a sus contactos. Son los activistas los que pueden hacer campaña desde sus casas o desde sus móviles. Es un gran modo, si se hace bien, de movilizar y organizarse, tanto online como para después realizar acciones en la calle. Los inconvenientes es que un like no es un voto, y que tienen que ir con pies de plomo con lo que hacen o dicen de ellos. Pero son mucho mayores las ventajas. No se gana una campaña sólo con Internet pero, en la actualidad, no se gana una campaña si no se está en la Red.”

Una de las grandes ventajas nace de la misma esencia de lo que es una red social. Estamos hablando de su espíritu participativo e integrador. Facebook o Twitter pueden ser un magnífico punto de encuentro para simpatizantes que, a nivel geográfico, no pueden estar más distanciados. Ese grupo de apoyo a su candidato, ese perfil plagado de actualizaciones, les puede ayudar a compartir iniciativas entre ellos, a organizarse como un grupo bien estructurado y establecer nuevas decisiones o lanzar propuestas.

Además, todos estos datos son, como hemos visto en el ejemplo de Obama de 2012, una de las mejores maneras de recabar información sobre los posibles votantes, sobre su realidad y sus expectativas. Es curioso cómo, muchas veces, el contacto a través de la red, que no es físico ni presencial, puede tener connotaciones tan personales y subjetivas, en las que cada individuo da un paso adelante y muestra, a través de una foto o un comentario, sus gustos y preferencias y, desde luego, su opinión acerca de lo que espera del futuro político de su país.

Así trabajan los candidatos

Si nos preguntamos qué red es mejor, cuál resulta más efectiva para ganar votos, podemos buscar la respuesta de Antoni Gutiérrez-Rubí: “Todas tienen su público, y los mensajes deben ser diferentes. Están cobrando mucha importancia los vídeos cortos o en directo, creados en Vine o desde los móviles, que se colocan nativos en Facebook o Twitter. Del mismo modo, Instagram se está convirtiendo en una constante para situar imágenes más personales de los candidatos.”

A nivel de usuarios, Facebook es una de las redes sociales más poderosas del mundo, por lo que es lógico que gran parte de la batalla política en Internet se viva en este foro. De hecho, la propia red se vende a sí misma como una figura clave y está trabajando codo con codo con medios de comunicación como el USA Today para medir y analizar el número de menciones y “me gusta” de cada uno de los candidatos estadounidenses en las páginas del site, estableciendo un mapa interactivo sobre su influencia y calado mediático que se actualiza cada semana.

Si nos fijamos en los perfiles de Facebook y estudiamos quiénes son los candidatos con mayor apoyo en esta red, nos encontramos con que Donald Trump es el claro favorito con más de seis millones de ‘Me gusta’ en su página oficial. Siempre se ha destacado de esta figura su dominio de los medios y su manera directa de buscar el respaldo de los ciudadanos. El rival que tiene más cerca es Ted Cruz, con casi dos millones de ‘Likes’, lejos de las cifras de Trump. Y, del lado demócrata, tanto Clinton como Sanders saben de la importancia de Facebook, una red en la que Sanders tiene más apoyo que su competidora, con tres millones de ‘Me gusta’.

 

cruz

En este punto, hemos de hablar también de los numerosos grupos de apoyo que, a nivel particular, cualquier seguidor puede establecer para dar soporte a su favorito. Cabe tener precaución por parte de las cuentas oficiales para canalizar siempre los mensajes desde sus filas y tratar de evitar la división entre focos emisores que pueden diluir la fuerza de la iniciativa.

Si nos fijamos en Twitter, Trump sigue siendo quien consigue más seguidores, más de seis millones y medio, con una estrategia parecida a la de Facebook, en la que él mismo escribe y contesta sus tuits. Aunque aquí le sigue muy de cerca la candidata demócrata, Hillary Clinton, quien atesora cinco millones y medio de seguidores. La importancia de las redes sociales tiene un claro exponente en ella que no sólo apuesta por las plataformas más clásicas, sino que ha abierto una cuenta en Instagram y que incluso realizó su primer acto de campaña a través de la joven Periscope, en un intento de acercarse al público más joven.

Por último, no podemos dejar de mencionar la interesante iniciativa que ha puesto en marcha otro de los candidatos: Ted Cruz, quien ha lanzado durante la campaña una app que funciona como un videojuego en el que más puntos se consiguen cuanto mayor sea la aportación del usuario a la campaña del senador de Texas: 50 puntos para los voluntarios o 100 para quien dona dinero, son algunas de sus características.

Una nueva campaña está en marcha en Estados Unidos pero, para nosotros, tiene otras importantes connotaciones, el uso de las redes sociales está más presente que nunca, saber emplearlas para llegar al público y ganar sus votos será clave, una funcionalidad que no ha hecho más que comenzar su andadura con nosotros.

Imagen | HillaryClinton, Facebook, iTunes
En BlogginZenith | ¿Qué es y cómo funciona Periscope? DicZionario

En campaña con Zenith
   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>