Las opiniones en internet: ¿hasta cuándo seguirá el usuario confiando en ellas?

Comentarios y valoraciones en internet: ¿Mentiras?

El ser humano es social por naturaleza, vivimos en grupo con otros individuos con la intención de apoyarnos mutuamente en la realización de propósitos comunes. Desde muy temprana edad aprendemos a vivir en sociedad. Uno de los aspectos que marcan este instinto social se le conoce en sociología como “comportamiento social” o “comportamiento de manada”, es decir, que nuestras acciones son tomadas, en parte, basándonos en lo que hacen los demás. Tendemos a imitar.

Este comportamiento social, recogido en sus orígenes por Aristóteles en su libro Política, no se ha difuminado en pleno siglo XXI, de hecho, se ha magnificado. Cada día tomamos cientos y cientos de decisiones para las que realmente, no nos tomamos el tiempo que requieren. Dentro de todo este grupo de decisiones, están aquellas ligadas a las compras y sobre las cuales también planea el comportamiento de manada. En internet sucede lo mismo. ¿Quién no ojea los comentarios antes de descargarse una app, comprar un libro o elegir un destino de viaje? Al final adquirimos lo que la mayoría de las personas dicen que es lo mejor, o mejor dicho, la mejor elección. Tendemos a creer más la opinión de una persona desconocida que a un anuncio de televisión, pero ¿es esto justo?

La importancia de las opiniones en Internet

Sin duda alguna el boca a boca es una herramienta muy potente a la hora de comercializar un producto, precisamente porque sentimos una ilusión de verdad en el mensaje al ser otra persona (un igual) la que te recomienda un producto y no una marca que solo quiere vender, vender y vender. En épocas pasadas esta comunicación era “persona a persona”, sin embargo, internet ha hecho posible que las conversaciones se extiendan a cualquier rincón del planeta, pudiendo llegar a influenciar a cualquiera.

Hoy día las opiniones y valoraciones se han convertido en uno de los pilares sobre los que se fundamenta la elección de compra en internet. De hecho, la agencia Zendesk ha elaborado recientemente un estudio que demuestra que el 90% de los comprados online han visto influenciada su decisión de compra gracias a los comentarios positivos y hasta un 86% afirman dejar de comprar algo después de observar comentarios negativos de los usuarios.

Influencia de las opiniones en la decisión de compra

Es por tanto un hecho que todos nos dejamos influenciar en cierta medida por lo que dicen los demás, de hecho son varias las empresas que operan en internet cuyo prescriptor y principal valor para evaluar sus productos son los comentarios de usuarios sobre los mismos. El primer sector en potenciar los reviews de usuarios fueron las agencias de viajes, con TripAdvisor como estandarte, hoy son grandes empresas como Amazon o Dealextreme las que marcan el camino.

El problema de las opiniones en Internet

Sin embargo, como ocurre casi siempre, “hecha la Ley, hecha la trampa”. Viendo el auge y la importancia que le dan las personas a los comentarios y valoraciones para posteriormente comprar, está claro que hay un montón de actores desando conseguir una gran cantidad de comentarios positivos para sus productos o servicios. Para hacerlo, dos opciones, por un lado ofrecer calidad y y dejar al cliente satisfecho con el fin de que, posteriormente, él o ella nos deje su experiencia sincera en forma de comentario. Desgraciadamente, la segunda opción es directamente, hacer trampa. Entrar con un perfil falso y poner por las nubes tus productos o servicios.

Una practica ciertamente común según la estimación del reputado analista de datos, Bing-Liu (University of Illinois, Chicago); un tercio de los comentarios y valoraciones que podemos encontrar en la web son falsos.

Realmente, aplicando el sentido común, no extraña demasiado. Siempre hay gente que busca hacer las cosas de forma poco ética. Ya en el año 2012 algunos reputados Chefs italianos clamaron en contra de este servicio de críticas a través de la web. Sus clientes amenazaban con poner comentarios negativos sobre sus locales si no les regalaba algo o se les aplicaba algún tipo de descuento, y no solo eso, empresas que se encargaban de proveer de materia prima a estos restaurantes acabaron sustituyendo los rappels y otros descuentos por comentarios positivos en alguna de estas redes de valoración.

Qué podemos hacer para cambiar la situación

Desde el punto de vista de quienes compramos productos y servicios por internet y nos gusta ojear, comparar y valorar opiniones, ya llevamos tiempo leyendo detenidamente diferentes opiniones, investigando en profundidad lo que sea que queramos comprar, buscando sustitutitos, comparando sus precios, sus cualidades … en definitiva documentándonos por diferentes fuentes.

Por otro lado, las empresas que operan a través de Internet y son objetivos de críticas por parte de los usuarios deberán trabajar para intentar ofrecer el mejor producto o servicio, es imposible que un gran producto, un gran libro o una obra maestra de aplicación no se venda por culpa de posibles malos comentarios. Si algo es bueno, se venderá. Siempre se puede fomentar que los propios clientes valoren los servicios/productos vía aplicaciones por ejemplo.

Además, en algunos casos estos sitios web de comentarios deberán modificar su política de privacidad en la autoría de estas valoraciones, esa al menos es la opinión de un juzgado de Virginia que recientemente ha obligado al sitio web “Yelp” a revelar la autoría de los comentarios negativos después de que Joe Hadeed, propietario de una tintorería, les demandara por difamación.

No podemos cerrar este artículo sin reconocer que empresas como Amazon o Foursquare están empezando a introducir nuevos conceptos para “valorar comentarios”, y así evitar este tipo de fraude. Por ejemplo, la metamoderación, o lo que es lo mismo aplicar un valor a cada usuario que irá aumentando en función de la actividad y de cómo valoren sus aportaciones el resto de usuarios, algo así como el “Karma” en la popular web menéame. Sin embargo esto no parece una solución perfecta, o por lo menos no tanto como las capas sociales, donde tú tienes el poder de elegir a qué usuarios quieres seguir en función de tus preferencias y serán sus recomendaciones las primeras en aparecer.

Las opiniones en internet son sin duda un elemento esencial para ayudarnos a comparar y elegir productos, sin embargo no podemos permacer impasibles y hacer caso a todo lo que se nos cuenta. Parece que poco a poco vamos despertando. ¿Hasta cuando seguiremos confiando en las opiniones por Internet?

Imagen | Wikipedia
En BlogginZenith | Nuevas profesiones: ¿Qué lleva a ser el mejor “Vlogger”?

En campaña con Zenith

5 comentarios

  1. Pingback: La cena de Navidad y las opiniones en Internet | Casi enteros

  2. Pingback: Cajón semanal de enlaces nº23 | Periferia Digital

  3. Pingback: La cena de Navidad y las opiniones en Internet | Logosea.com

  4. Pingback: Opiniones en internet: Opinión pública y medios socialesBloggin Zenith

  5. Totalmente de acuerdo. Actualmente estoy viendo como se produce un fenómeno de hype desmedido sobre ciertos productos y servicios que, en mi opinión, no son nada del otro mundo (y que por supuesto no me voy a molestar en nombrar). Muchas veces todo se reduce a la historia de siempre: sólo escuchamos lo que queremos escuchar.

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>