La tecnología de los wearables: ¿son una extensión de nuestra personalidad?

google-glass

Si echamos la vista atrás, nadie hace 10 años se podía imaginar que iba a llevar el ordenador en el bolsillo del pantalón, y es que aunque hoy en día no podemos vivir sin nuestro smartphone, este dispositivo que forma casi parte de nuestro cuerpo no lleva tanto tiempo entre nosotros. Fue en julio de 2008 cuando Apple lanzó en España el primer iPhone y con él un cambio en la forma de concebir nuestro teléfono móvil.

En aquella época los móviles más modernos tenían conexión a internet, aunque con una navegación muy limitada y sobre un contenido muy específico. Pero el smartphone suponía mucho más que eso. A finales de 2009, un año y medio después su nacimiento, la penetración de los smartphones en España ya superaba el 27%, y a día de hoy esta cifra alcanza el 84%, algo más del triple. ¿Cómo surgen, así, los wearables?

mariaSoy María Rodríguez, licenciada en Matemáticas por la Universidad Complutense de Madrid. Empecé a trabajar en el mundo de la publicidad casi por casualidad y descubrí que hay vida más allá del álgebra y de las ecuaciones diferenciales. Llevo 10 años trabajando en el departamento de investigación, los últimos 4 en Zenith como Research Manager. Seguidora de BlogginZenith desde sus inicios y encantada de participar activamente en este gran proyecto.

Los Wearables: así surgen y así son

Gracias a los smartphones, gracias a la oportunidad de llevar un ordenador en el bolsillo, han ido surgiendo una serie de dispositivos que si bien ya existía su versión “analógica”, han evolucionado para dar lugar a los dispositivos incorporados que conocemos a día de hoy: los wearables.

Wearables son los dispositivos electrónicos que se incorporan en alguna parte de nuestro cuerpo interactuando continuamente con el usuario y con otros dispositivos con la finalidad de realizar alguna función específica. La palabra wearable tiene una raíz inglesa cuya traducción significa “llevable” o “vestible” y en el argot tecnológico hace referencia a “ordenadores” corporales o llevables por el usuario.

El primer wearable que aparece son los dispositivos para estar en forma, como la Nike fuelband o Jawbone UP, y gracias a ellos podemos medir nuestro estado físico y controlar nuestro rendimiento. Estos dispositivos registran la actividad física que realizamos, lo que comemos y hasta cómo y cuánto dormimos, y gracias a toda la información que recogen pueden identificar pequeños cambios que podemos hacer en nuestras rutinas diarias para mejorar. Además podemos compartir nuestros resultados desde el Smartphone tanto en nuestras redes sociales como en comunidades específicas que han ido surgiendo en torno al tema a nivel mundial.

¿Cómo aprovechan las marcas los wearables?

Todo esto es también una oportunidad para las marcas que pueden identificar estas mediciones tan valiosas de sus consumidores e identificar si tienen algún tipo de margen para ayudarles a lograr sus objetivos, incentivarles y orientarles con consejos. O incluso llevarlo más allá, como es el caso de Philips, que ha presentado en Holanda un wearable en colaboración con el centro médico de la universidad de Radboud para ayudar a pacientes de enfermedades pulmonares. Con este dispositivo, Philips siembra un precedente de colaboración entre una marca y un agente de investigación científica para explotar la tecnología.

Otro sector que se sube al tren de los wearables es el de los bomberos, ya que actualmente existen cascos de bomberos que monitorizan los niveles de oxígeno y la temperatura que soporta el bombero durante los trabajos extinción de los incendios, además de llevar incorporados un localizador GPS el cual permite conocer en cualquier momento el punto exacto donde se encuentra. Gracias a este tipo de dispositivos y a los avances de la tecnología la seguridad de los trabajadores se incrementará. Pero no todos los wearables tienen un fin médico o profesional tan importante. La mayoría están enfocados al ocio o simplemente a facilitarnos la vida. Como los dispositivos para estar en forma de los que hablábamos al principio.

Estas pulseras no sólo son prácticas, sino que además tienen diseños modernos y bonitos, pero muchas veces esto no es suficiente y se nos olvida ponérnoslas, pero si vas a salir a correr lo que no se te olvidará ponerte será la camiseta o las zapatillas, y eso es justo lo que habrá estudiado la empresa Valenciana Weartech, que ha firmado un acuerdo de colaboración con Orange para comercializar una camiseta inteligente sensorizada que hará esta labor de monitorización de las constantes vitales de la persona que la lleve puesta.

O Google, que en febrero de este año presentó las Google Shoes, unas zapatillas inteligentes capaces de conversar con el usuario. Las zapatillas son capaces de registrar los datos generados por cada movimiento realizado por el usuario y guardarlos en una aplicación web en el Smartphone del propietario y se traducen en tiempo real en un comentario divertido y motivador. Estos comentarios pueden ser subidos a los medios sociales a través de la conexión inalámbrica incorporada en las zapatillas.

here

Y seguimos hablando de Google, ya que a finales de 2013 anunció sus revolucionarias Google Glass (“GL?SS”), un dispositivo de visualización tipo gafas de realidad aumentada, con diversos diseños, tanto de sol como con cristales graduables, gracias a las que tenemos toda la información disponible en nuestro Smartphone pero sin necesidad de usar las manos. Nos permiten incluso acceder a internet mediante órdenes de voz en una pequeña pantalla donde se muestra la información solicitada.

Gracias a estas gafas wearables podremos hacer fotos y grabar videos en alta definición de todo aquello que estemos viendo, así como reproducirlos en otro momento o enviárselo algún familiar o amigo, podremos consultar nuestro correo electrónico, el tráfico, las últimas noticias o la ruta más corta para llegar a nuestro destino, traducir a cualquier idioma los carteles que nos encontremos por la calle o realizar una videoconferencia en directo…

Ahora y en el futuro

En septiembre de este año, Apple presentó su AppleWatch. Tras muchos meses oyendo hablar de él y tras muchas especulaciones de su posible diseño, por fin salimos de dudas y pudimos ver los distintos modelos y características del esperado reloj cupertino. Según lo define Apple, el Apple Watch abre una nueva era en la relación de las personas con la tecnología. Dicen que es el producto más personal de todos los que han creado, porque es el primero que han diseñado para que lo llevemos puesto, y es que según sus fabricantes, un dispositivo que se lleva puesto es muy diferente a uno diseñado para estar sobre una mesa o dentro de un bolsillo, es una extensión de nuestra personalidad.

Si en sólo 6 años hemos vivido esta evolución tan asombrosa de la tecnología, cuando pensamos que ya “vivimos en el futuro” las grandes compañías nos sorprenden con algo todavía más moderno y revolucionario, no podemos ni imaginarnos lo que nos deparará el futuro, cómo serán los teléfonos móviles dentro de 10 años o si seguiremos utilizando el coche para nuestros desplazamientos, lo que si podemos afirmar a día de hoy es que los wearables son una realidad que ha venido para quedarse.

Imagen | Antonio Zugaldia
En BlogginZenith | La publicidad “que se lleva”: ¿cómo será la alianza con la tecnología wearable?

En campaña con Zenith
   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>