La “Tasa Google”: ¿impuesto justo o es abusar de los grandes?

La “Tasa Google” es un impuesto que algunos gobiernos y sobre todo operadoras de Internet quieren hacer pagar al gigante de los buscadores y a otros buscadores de contenidos por hacer uso de las redes de datos que tanto les ha costado desplegar. En Alemania, por ejemplo, Google, Bing o Yahoo tendrán que adquirir las licencias de los editores para difundir sus informaciones completas.

Sin embargo, sí podrán reproducir, sin licencia alguna, pequeños textos de los artículos, sin concretar la dimensión del texto permitido. Pero Alemania no es un caso único. Analizamos la polémica surgida en otros países, cómo se están posicionando las operadoras de telefonía, también metidas en esta polémica, y describimos qué corriente se va imponiendo en España.

Alemania, Francia y Brasil recurren a la “Tasa Google”

Desde el 2010 se viene denunciando que las grandes corporaciones de Internet recurren frecuentemente a establecer sus sedes fiscales en países que ofrecen ventajas económicas, como Irlanda o Luxemburgo. Google no es la única: Amazon, Ebay e incluso Facebook. Una impunidad fiscal que, según han calculado los expertos, hace que estas entidades dejen de ingresar en las arcas públicas miles de millones de euros anuales. Distintos países se están posicionando para establecer medidas concretas para frenar esta situación.

Por otro lado se da la situación de “privilegio” de las grandes compañías, de poder disponer de las noticias de terceros para llenar de contenido sus propios buscadores. Tal es la importancia que incluso la pasada semana saltó una nueva noticia: Facebook deja de ser el lugar diseñado para relacionarse con los amigos y compartir experiencias, y apuesta cada vez más por convertirse en una plataforma de consumo de contenidos e información. La pregunta que se hacen los gobiernos es: ¿por qué se “adueñan” de la información y contenidos de terceros, sin tributar por ello tampoco?

En este sentido el Parlamento alemán ha aprobado una ley que obligará a buscadores y agregadores de internet a adquirir licencias de los editores germanos para poder ofrecer en sus páginas de noticias los textos escritos por los diarios. La regulación que ha aprobado el Bundestag es una segunda versión, menos exigente con respecto al primer borrador.

Lo más importante es que obligaba a los buscadores de internet a tener que alcanzar acuerdos con las editoriales para ofrecer sus contenidos informativos con algo más de una URL de acceso, y deja en el aire muchas cuestiones sobre a qué buscadores o agregadores afectará, en qué medida y a cuánto ascenderá la cuantía de las licencias.

Hace un año, el por entonces primer ministro francés, Nicolas Sarkozy, afirmó que sería bueno imponer a las compañías de Internet que operaran en su país, y que generalmente tributan en el extranjero, una serie de impuestos que graven sus actividades locales como, por ejemplo, uno sobre la publicidad o incluso uno de sociedades, algo que ya adelantaba la postura francesa en este tema.

Y es que a principios de este año, el ahora presidente francés, François Hollande, fue tajante al decir que los contenidos aportados por la prensa que se usan en internet debían ser remunerados, por lo que se gravaría a los que se benefician de ellos, bien mediante un acuerdo negociado o con una medida gubernamental. Finalmente se interpuso el primero de los criterios. El argumento principal del presidente socialista es que para que “pueda haber una prensa libre, independiente, política, que haga su trabajo”,debe haber “una disposición legislativa para proteger (las) fuentes”, en claro apoyo a los creadores de contenidos.

En Brasil también se ha plantado cara a los buscadores. Un total de 145 cabeceras reclaman que Google les pague por usar sus contenidos. “Google Noticias se beneficia comercialmente de este contenido de calidad y se niega a discutir un modelo de remuneración por la producción de estos materiales“, dicen los editores brasileños. Sin embargo, no es el único frente abierto.

El otro gran frente: las operadoras de telefonía

El pasado lunes 21 de enero Orange Francia hizo público un acuerdo por el que Google se comprometía a compensarla por el exceso de tráfico que generan sus servicios -el buscador, Google News, Gmail, YouTube, etc-. Sin duda, un acuerdo que supone, para Google sobre todo, un cambio de rumbo radical, pues hasta ese instante siempre se había negado al pago de la conocida “tasa Google”.

Una postura, sin duda, distinta a la que adoptó el gigante ante las presiones de Free -otro ISP francés- cuando éste decidió unilateralmente configurar sus routers para que bloquearan por defecto la publicidad de Google a todos los usuarios de sus líneas, siendo la insistencia del Gobierno francés la que finalmente obligó a Free a dar marcha atrás. En este sentido, hay que recordar  las declaraciones de Fleur Pellerin, ministra delegada de las PYMES, economía numérica e innovación, quien afirmaba que “la publicidad es un modelo económico importante para un gran número de sites. Esta política de bloqueo no es compatible con mi visión de un internet libre y abierto del que el usuario es dueño”.

La proclama de Pellerin fue la adoptada con Google, antes de llegar al acuerdo con Alemania, quien puso en marcha una campaña contra esta ley con el lema “Defiende tu red. Sigue encontrando lo que buscas”, en la que invitaba a los internautas a escribir correos electrónicos a los diputados del Bundestag para protestar contra el proyecto de ley. Aunque sea en Alemania, esta campaña también es aplicable al “asedio” al que se está viendo sometido el buscador en los últimos meses.

Argumentos a favor y en contra

Hay consultoras, como AT Kearney, que en su estudio A Viable Future Model for Internet, se muestra partidaria de aplicar la tasa. Predice que el tráfico de Internet va a crecer a un ritmo del 35% anual, lo que hará necesaria una inversión adicional de 9.800 millones de euros para las redes fijas y de 21.000 millones para las móviles en la UE hasta 2014. En este sentido, entre otras medidas, propone o bien subir las tarifas a los usuarios, o cobrar a los proveedores de contenidos.

Sin embargo, otra importante consultora, Communications Chambers, en el informe Are traffic charges needed to avert a coming capex catastrophe? desmonta los argumentos de quienes abogan por la tasa Google. Está de acuerdo en que el tráfico de Internet está creciendo a un ritmo del 35% anual, pero es un dato muy por debajo del 50% de años anteriores, cuando las operadoras ni se planteaban cobrar a los proveedores de contenidos porque su negocio ya era suficientemente rentable. Además defiende que los proveedores de contenido ya pagan por su conectividad cifras bastante considerables, además de que algunos contratan CDNs para dar un mejor servicio a sus usuarios. Por tanto, imponer una tasa más no sería más que ahogar al propio sistema.

¿Qué corriente se va imponiendo en España?

La Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE) se ha unido a la corriente de algunos países europeos, como Alemania y Francia, y reclaman al Gobierno que aproveche la prometida reforma de la Ley de Propiedad Intelectual para incluir la llamada “Tasa Google”. Con este canon, los editores aspiran a recibir una compensación de los grandes buscadores y agregadores de Internet por el uso de sus noticias.

Para José María Bergareche, presidente de la AEDE, los motores de búsqueda de noticias están ocasionando “un indudable perjuicio económico” a la prensa, y “ponen en peligro la consolidación y el futuro de los diarios digitales, y por tanto el acceso de los ciudadanos a una información libre y de calidad en Internet”.

Así pues, España se plantea adherirse a la tendencia que ya ha iniciado Alemania, Francia y Brasil: “No nos oponemos a que las noticias circulen por los buscadores. Lo que reclamamos es que, como creadores de contenidos, los diarios sean remunerados”, apuntan desde la AEDE. Máxime en un entorno “tan difícil y hostil” como el presente. Eso sí, aún no hay un modelo claro por el que deban decantarse.

Bergareche recordó que sin prensa habría muy pocas noticias en Internet. De hecho, un estudio de Telos revela que 8 de cada 10 noticias que circulan por la Red proceden de la prensa. Pero los editores no ven recompensada económicamente esta presencia. Un 80% de la publicidad que se invierte en Internet va a pasar a las arcas de los grandes buscadores. Por tanto, ¿qué solución podría tener este problema en el futuro? ¿Cómo se podría evitar que se siga enquistando la situación?

Imagen | Amazonaws.com
En Bloggin Zenith | El pago de contenidos de calidad: ¿es el Paywall el futuro de la prensa digital?

En campaña con Zenith

2 comentarios

  1. Yo creo que va en contra de los medios pero bueno, ellos sabrán

  2. Sin duda descarto completamente la solución que propone la consultora AT Kearney de cobrar más a los usuarios finales. Desde luego que en España, ya más no se puede. Puedo comprar la argumentación de los diarios digitales, pero no así la de las operadoras. Me parece totalmente incomprensible.

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>