La privacidad del siglo XXI: ¿se está convirtiendo en un lujo?

privacidad

Hoy en día muchos de los servicios online que utilizamos son gratuitos. El correo, la música, los vídeos y un largo etcétera de bienes y productos a los que los usuarios pueden acceder sin necesidad de pasar por caja.

¿Cómo es esto posible? La gratuidad de estos servicios tiene un coste menos visible, que implica que la información proporcionada por los usuarios será utilizada, muy probablemente, con fines publicitarios. Esto no tiene por qué ser algo malo per se, siempre que los usuarios sean conscientes de ello. Pero sí que tiene consecuencias sobre la privacidad de los usuarios, un bien que según algunos expertos se está convirtiendo en un lujo.

La privacidad en el ámbito online

El concepto de privacidad no es nuevo y lleva ligado a la sociedad en la que vivimos desde hace varios siglos. Sin embargo, no ha sido hasta la penetración de internet en nuestras vidas que ha obtenido una relevancia mucho mayor.

Una parte importante de la población tiene en los servicios online a su mejor aliado, y los ordenadores y teléfonos que utilizamos cada día nos conocen mejor que las personas con las que podemos estar conviviendo. Pero, ¿qué ocurre con toda esta información? ¿está a salvo de posibles usos malintencionados?

Esta es la pregunta que muchos se hacen hoy en día, intentando adivinar si las intenciones de empresas como Google, Facebook o Whatsapp –que tantos datos tienen sobre nosotros– son buenas o si, por el contrario, nuestra información será vendida al mejor postor. Pero es muy posible que esa sea la pregunta equivocada: lo que deberíamos preguntarnos es si la privacidad es algo realmente importante para el usuario medio.

La privacidad, ¿un lujo?

snapchat

Escribía Julia Angwin, senior reporter de ProPublica, en el New York Times que el concepto de privacidad es algo que cada vez interesa más a los usuarios. Sin embargo, debido al coste asociado de servicios que, en teoría, la proporcionan, podemos estarnos encaminando a un futuro en el que tan solo unos pocos puedan permitirse tener dicha privacidad.

“Cuanto más conocemos sobre cómo nuestros datos están siendo utilizados, más probabilidades tenemos de evaluar el coste real de estos servicios gratuitos. Y algunos de nosotros intentaremos abandonar esta economía de ‘información a cambio de servicios'”, afirma Angwin.

Esta teoría fue también defendida por un estudio del Centro de Investigaciones Pew realizado para celebrar los 25 años de la world wide web. La tesis del informe concluye que “la gente continuará –a veces de mala gana– favoreciendo las ventajas y ganancias que se perciban inmediatamente sobre la privacidad; y la privacidad será algo que solo la élite disfrutará“.

Estas teorías intentan analizar el coste de la privacidad, pero quizás deberíamos plantearnos si es posible alcanzar dicha meta. Hoy en día ya estamos viendo cómo los usuarios más jóvenes utilizan las redes sociales sin tener tanto en consideración la privacidad; y en casos como los de las apps de Secret, Whisper e incluso Snapchat podemos ver servicios ideados para los tiempos en los que vivimos.

Uno en el que la privacidad puede ser o no un bien de lujo, pero en el que los usuarios cada vez exponen más sus vidas online a cambio de determinados servicios gratuitos. El intercambio por ahora parece favorecer a ambas partes, la gran pregunta es qué pasará en el momento en el que ese equilibrio se rompa. ¿Es la privacidad un lujo o realmente algo que el usuario medio no valora tanto como los medios afirman?

En Bloggin Zenith | Redes sociales y privacidad: ¿somos conscientes de las condiciones de uso?

Imagen | Ricky Montalvo

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. Pingback: Enlaces de la semana (XII)

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>