La música en la publicidad: ¿qué canción se adapta mejor a mi anuncio? (II)

La música es clave en la publicidad. Esto es algo que quedó claro en el primer post de esta serie. Y es que gracias a estas sintonías somos capaces de reconocer, muchas veces de una forma autómata, de qué anuncio se trata. También se desea, con ella, transmitir emociones, llegar al espectador y apoyar aquello que vemos.

En general, hay dos tipos de músicas en estos anuncios: la música preexistente y la original. Ahora bien, al hablar de música cualquier clasificación que se haga, sin duda, puede ser discutible. En esta segunda parte, y sin ser categóricos, analizaremos la música preexistente, una de las dos tipologías de música empleadas de manera habitual en publicidad.

¿Qué música se debe elegir?

Cuando los creativos publicitarios van a desarrollar un anuncio publicitario ya sea audiovisual o sonoro, tal  y como apunta el Centro Virtual Cervantes, “hay dos posibilidades claras: optar por una música original creada específicamente para esa campaña o anunciante, o bien recurrir a alguna música que existe previamente, que puede ser utilizada tal cual o adaptada a los objetivos y formas del anuncio”.

Al margen de las ventajas que pueda presentar una y otra, lo importante es conocer los objetivos que se persiguen para determinar qué tipo de música viene mejor al spot. Y es que es posible que lo único a tener en cuenta es que la música aporte valor al conjunto de todo el mensaje publicitario. Y cuanto más valor sea capaz de añadir, posiblemente será más adecuada. En este post haremos mención a la música preexistente y a las diferentes formas que hay de utilizarla en publicidad. ¿Empezamos?

La música preexistente: el pasado siempre vuelve

Canción original: su definición es simple, pues se trata de una grabación original a la que se compran todos los derechos de autor y fonográficos para utilizarla en un mensaje publicitario sin modificarla en absoluto. También denominada en ocasiones «Master» o «Fono». Hay muchísimos ejemplos en este sentido.

Versión o cover: si no se desean pagar los derechos “fonográficos”, muchas veces incluso más caros que los derechos de autor, aparece esta tipología. La versión o cover, que viene siendo una grabación muy parecida a la original, que incluso se llega a confundir, sin ser exactamente la original. El “Qué idea” de Movistar es uno de los grandes ejemplos. Pero hay más.

Adaptación: a medio camino entre la música original y la versión está la adaptación. Se trata de una grabación que se hace una vez que se han adquirido los derechos de autor, cambiando algunas cosas para adaptar la canción al mensaje publicitario. Y así se hace una nueva versión de la música original. El “Practica el Danone” o el “Deep Purple” de Gas Natural son ejemplos bastante significativos.

Música de librería o archivo sonoro: se trata de archivos sonoros que no tienen derechos de autor vigentes, por lo que pueden utilizarse gratuita y libremente, al haber prescrito la fecha de dichos derechos. Bien es cierto que son reconocibles, que suponen un gran ahorro pero falla en la creatividad, puesto que cualquier marca lo puede utilizar. La música clásica es muy recurrente en este sentido. El anuncio de Pippin, de finales de los 80, es recordado a pesar del paso del tiempo.

Y es que la música en la publicidad, como hemos podido comprobar, lo es casi todo: no solo sirve de soporte, sino que es más que un complemento. En ocasiones es, incluso, el recurso más importante de la campaña publicitaria. ¿Con cuál te quedas? En el siguiente post desarollaremos la música original, el gran exponente de cualquier creación publicitaria.

Imagen | Kentwellsproductions.com
En BlogginZenith | La música en la publicidad: directos al corazón (I)

En campaña con Zenith
   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>