La CNMC y sus problemas con las cadenas: por qué se multa por superar el tiempo de publicidad permitido

publicidad

Y ahora, una pausa para publicidad. Sabemos perfectamente de qué hablamos. Estamos viendo nuestro programa favorito cuando su emisión se corta durante unos minutos, aquellos destinados a spots de diferentes productos. Nos hemos acostumbrado a que la publicidad televisiva acompañe a películas y series, se ha convertido en un hecho natural al que asociamos sin pestañear con la actividad de ver televisión. Pero, ¿se gestiona ese tiempo de manera correcta?

Porque, aunque quizá algunos no lo sepan, los tiempos destinados a la emisión publicitaria están pautados según ley y las cadenas no deberían nunca traspasar esos límites. Como podemos inferir por el titular de este artículo, en cambio, esta práctica está extendida pero, eso sí, también perseguida por aquellos que vigilan el cumplimiento de la legalidad. ¿Estudiamos un poco mejor cómo se produce este fenómeno?

La CNMC y la ley

Ya hemos hablado desde Bloggin Zenith en diferentes ocasiones sobre el control que la CNMC ejerce sobre las cadenas y las buenas prácticas que se espera por parte de éstas en su emisión de contenidos. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia es un organismo de carácter público pero con personalidad jurídica propia. Nació en 2013 y trabaja de manera independiente al gobierno, respondiendo de sus acciones frente al Parlamento. ¿Y cuál es su función? Garantizar la libre competencia y regular los sectores productivos de la economía para, algo fundamental, proteger al consumidor.

cnmc

Aquí se incluyen también las empresas de televisión. La CNMC vela porque se mantengan dentro de la legalidad. Y uno de los aspectos más importantes es el que se refiere al tiempo permitido para la emisión de publicidad, que ha de ajustarse a lo que dice la Ley 7/2010, de 31 de marzo, General de Comunicación Audiovisual. En concreto, el artículo 14 de esta normativa, recoge en su punto primero que: “Los prestadores del servicio de comunicación audiovisual televisiva pueden ejercer este derecho mediante la emisión de 12 minutos de mensajes publicitarios por hora de reloj.”

12 minutos por cada hora de emisión. Pero, ¿qué formatos se consideran dentro de este límite? Sabemos que la publicidad ha diversificados sus mensajes para conseguir llegar al público de diferentes maneras. Así pues, cuando nos referimos a las pautas que marca la ley, tenemos que hacer una distinción entre los diferentes modelos. Entraría dentro de lo que marca este artículo los spots publicitarios, las transparencias, las pantallas compartidas, las promociones emitidas dentro del programa o los publirreportajes.

Sin embargo, no entran en este punto formatos como el patrocinio, que se refiere a un programa entero, sin afectar a su contenido y que suele aparecer al principio y al final del espacio; o el emplazamiento de producto, lo que no le exime de estar bien señalizado para que el público pueda identificarlo correctamente. Por su parte, las telepromociones tampoco se ven afectadas en este aspecto cuando tengan una duración superior a un mensaje publicitario y, en conjunto, no excedan de los 36 minutos al día, ni de 3 minutos por hora.

Éstos son los conceptos que las cadenas deben de tener en cuenta cuando realizan su parrilla. Éstos, y el que se recoge en el artículo 14.4 y que dice así: “La transmisión de películas para la televisión (con exclusión de las series, los seriales y los documentales), largometrajes y programas informativos televisivos podrá ser interrumpida una vez por cada periodo previsto de treinta minutos. En el caso de los programas infantiles, la interrupción es posible una vez por cada periodo ininterrumpido previsto de treinta minutos, si el programa dura más de treinta minutos.”

Multas por exceso de publicidad

mediaset

Y ahora que ya nos sabemos la teoría, pasemos a la práctica. ¿Respetan las cadenas los límites marcados por la ley o exceden el tiempo permitido para la publicidad? Pues, a tenor de las informaciones que surgen, es evidente que no siempre cumplen con la normativa. Así, este mismo mes de marzo, conocíamos la noticia de que la CNMC iniciaba un expediente sancionador contra Mediaset por superar el tiempo establecido para publicidad tanto en Telecinco como en Cuatro durante los meses de septiembre y octubre.

Si prestamos atención a las publicaciones sobre medios de comunicación, estaremos acostumbrados a noticias similares. En septiembre del año pasado, se abría otro expediente contra Mediaset sobre las actividades de los meses de marzo, abril, mayo y junio. En octubre, el nuevo expediente contra la empresa hacía referencia a lo acontecido en el mes de julio. Y, por fin, en noviembre del año pasado, los expedientes se transformaron en multas tanto para Mediaset (de 812.140 euros), como para Atresmedia (34.007 euros) en referencia a las actuaciones planteadas en los meses de enero y febrero de 2015 por parte de las cadenas.

Y no sólo los dos grandes grupos privados se ven afectados por estas cuestiones. También Paramount Channel recibió en octubre un expediente regulador porque las pausas que se emitían entre sus películas excedía lo estipulado por ley (recordad lo comentado antes: periodos sin interrupción de al menos 30 minutos). Como vemos, esta práctica es bastante común y, las investigaciones de la CNMC se suceden constantemente tratando de que, con sus intervenciones, las cadenas rectifiquen sus conductas.

Entonces, ¿por qué se siguen produciendo este tipo de actuaciones? En primer lugar, partimos de la base de que las empresas se esfuerzan por cumplir la legalidad de lo que marcan los organismos oficiales pero, en muchos casos, llevar a cabo una correcta práctica es complejo por la cantidad de condicionantes que surgen. Por un lado, existen compromisos publicitarios en los que los tiempos pueden ser problemáticos a la hora de casar perfectamente con la duración de un corte publicitario. Existen otros parámetros a considerar como la pauta única publicitaria, que no siempre resulta fácil de diseñar. Por otra parte, tampoco son pocas las voces que aseguran que, para una cadena, no supone un gran esfuerzo económico pagar la multa impuesta por la CNMC, pero sí incumplir los contratos publicitarios con sus partners.

La CNMC es un organismo fundamental para establecer un correcto engranaje televisivo y que las emisiones de los programas y la publicidad vivan en armonía. Aunque no consiga siempre que sus objetivos su cumplan, simplemente, el hecho de poner el foco en el problema y hacer pública la situación, ayuda a que los espectadores, las cadenas y las marcas, tomen conciencia de una situación que no siempre respeta la legalidad. Sin duda, seguirá trabajando para que ese equilibrio entre normativa y acción real funcione de manera correcta.

Imagen | CNMC, Pixabay, Mediaset
En BlogginZenith | ¿Cuáles son los derechos de retransmisión en TV en el fútbol español?

 

En campaña con Zenith

2 comentarios

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>