Hawkers, Miss Hamptons y otras start-up de moda que saben usar las redes sociales

moda-hawkers

No es ningún secreto que Internet está determinando el futuro de la marcas y su relación con los usuarios. Cada vez se compra más a través de la pantalla de nuestro ordenador o nuestro smartphone. Uno de los sectores que no está dispuesto a perder el tren ya no sólo de las ventas a través de la red, sino de la enorme promoción que se puede conseguir con las actividades 2.0 es, por supuesto, la moda.

El número de marcas y productos que operan fundamentalmente en la red no para de crecer. Para ello, es necesaria una potente campaña que haga de su presencia en Internet un poderoso bastión. ¿Y qué es lo que no deben de olvidar para darse a conocer primero, y crecer en seguidores después? Las cada vez más fundamentales redes sociales.

Moda y redes sociales

moda-grafico

Las cifras hablan por sí mismas. Según el Instituto Nacional de Estadística, en el último año, 7,2 millones de españoles han comprado artículos de moda a través de Internet, lo que supone un crecimiento del 30% respecto al año anterior. En nuestro país, el ecommerce de ropa y complementos ya supone el 2,5% del total de las ventas del sector de la moda. Una tendencia que sólo irá a más.

Libertad de horarios, gran facilidad para comparar precios, ofertas y descuentos que se encuentran en muchas webs… son algunas de las ventajas fundamentales. Y esto, sólo desde el punto de vista del consumidor. ¿Qué supone para una pequeña empresa, que tal vez no tiene capital suficiente para abrir tiendas en las zonas comerciales de una ciudad? En este caso, las redes sociales son el mejor aliado del ingenio y demuestran cómo una buena estrategia marketera puede acrecentar la fama de cualquier marca.

Sobre todo, cada vez encontramos más empresas jóvenes, dirigidas por y para millenials que trabajan en este nuevo mundo de las relaciones a través de Internet y que, con mensajes frescos, dinámicos y muy naturales, están sabiendo llegar a un público que pasa horas y más horas de su tiempo viviendo a través de sus perfiles en redes sociales. ¿No es realmente tentador acceder a ellos a través de estas herramientas?

Hawkers, una pionera a la que seguir

moda-gafas

Todos hablan de Hawkers y de su estrategia de mercado, de cómo se ha ido abriendo paso en el sector con productos coloristas y precios muy competitivos. Pero quienes quieran parecerse a ella no pueden olvidar su potencial en las redes sociales, que ha sabido emplear para llegar a millones de usuarios y facturar más de 15 millones de euros con sus ventas en 50 países.

Facebook ha supuesto el caldo de cultivo ideal de esta start-up de moda. Muchos conocen la historia de amor de Hawkers con la red social: con un presupuesto de 300 euros, decidieron comprar un cupón de 50 dólares de Facebook Ads. Después, han llegado a invertir hasta 10.000 euros al día, lo que se traduce en 15 millones de visualizaciones para llegar a los clientes ideales para su marca: jóvenes, inquietos y grandes usuarios de redes sociales. Llega un momento en que éstos, con el boca a boca, consiguen ser el mejor motor promocional para cualquier empresa.

Otra de las estrategias que prueban que Hackers sabe moverse por Internet como pez en el agua y que explica que incluso grandes corporaciones se fijen en ella es la campaña que este verano creó en Kickstarter, la plataforma de crowfunding. Las primeras 100 gafas que ofrecían tenían un valor comercial de un euro. ¿Resultado final después de un mes? 189.000 euros de recaudación y más de 9.000 patrocinadores.

Pompeii, máxima difusión en Instagram

moda-pompeii

Si Hawkers es la start-up de moda en gafas de sol, Pompeii lo es para el mundo del calzado. Nacida por obra de cuatro estudiantes españoles, su primera partida llegó hasta los 349 pares de zapatos (cifra mágica que ahora confeccionan de cada modelo). En mayo de 2014 lanzaron una pop-up store con la que, en dos días, vendieron 200 unidades.

Para ello, el trabajo de promoción en Instagram o Snapchat se ha vuelto fundamental. Según explica Jaime Garrastazu, uno de los fundadores de la marca: “El 85% de nuestros clientes vienen de Instagram, sabemos hacer ruido en las redes y nos hemos recorrido España entera en furgoneta para enseñar las zapatillas”. El saber encontrar esa red social que case perfectamente con las características del producto, se ha convertido en una de las claves para el mundo de la moda. Instagram, con su preciosismo, sus filtros, su sencilla manera de compartir imágenes… es un gran escaparate para cualquier marca. De igual forma, el uso de estrategias pop-up, en las que un producto se ofrece por un competitivo precio durante un tiempo limitado, es una brillante estrategia para dinamizar ventas.

Miss Hamptons, alpargatas 2.0

hamptons-moda

De la misma compañía que es dueña de Hawkers, encontramos Miss Hamptons, una empresa que sigue idéntica línea comercial enfocada a otro ámbito de la moda: las alpargatas (aunque también dispone de gafas). Sus diseños, divertidos, casuales, desenfadados, casan con todo lo que su público objetivo busca en la ropa que adquiere: un reflejo de sí mismo y su personalidad. Como en los casos anteriores, los anuncios personalizados en Instagram o Facebook son una de sus bazas a la hora de llegar al cliente por el que apuestan.

En Miss Hamptons no desaprovechan la oportunidad de lanzar sus propios cupones de descuento desde su perfil de Facebook, lo que les asegura la necesaria visita (incluso varias veces al día) de ese buscador de ofertas que sabe que, en cualquier momento, puede conseguir el anhelado producto por un precio más económico. Las estrategias de mercado son de lo más diverso pero, sobre todo, invitan a participar, pues resultan sencillas y llamativas. Por ejemplo, para Halloween, organizaron un concurso para aquellos que subieran la foto más terrorífica. En otra de sus promociones, retuit y mención a cuatro amigos con el hashtag indicado, era suficiente para participar.

Victoria Rockera, no olvidemos las camisetas

moda-victoria

En el mundo de la moda, y de la moda que se puede adquirir por Internet (y muchas veces sólo por Internet) no podemos olvidar las camisetas, uno de los productos estrella para toda una generación de consumidores que buscan, en un diseño sencillo y muy práctico, un mensaje que cale y consiga llamar la atención. La empresa Victoria Rockera trabaja este sector y lo enfoca al público femenino.

Su estrategia en redes sociales nace desde su misma web. En ella, encontramos un instrumento cada vez más utilizado para que los clientes entren en contacto con las marcas: un número de whatsapp con el que comunicarse directamente y exponer cualquier duda o pregunta. Victoria Rockera ha sabido también hacerse fuerte con la influencia que las blogueras de moda, las it girls españolas desarrollan. Ellas comienzan a llevar sus productos, hacen fotos con sus looks… y las camisetas pasan a ser buscadas por miles de internautas. Ya que la empresa se basa en los mensajes, se da mucha importancia a la filosofía detrás del producto, a una función motivacional que no sólo trabaja en redes sociales sino también desde el blog de la marca, fundamental para dar a conocer una personalidad que quiere transferirse a su producto.

Tecnología de recomendación

moda-chicisimo

Por último, vamos a hablar de otro tipo de start-up que también pisa con fuerza en el mundo de Internet. Como hemos venido comentando, la influencia de las redes sociales genera que una foto subida por un usuario en la que viste determinada ropa pueda provocar el interés (y su traslación a la compra efectiva) de un amigo, un conocido, un seguidor. Que esa persona hable de la calidad del producto parece dar garantías a otros usuarios. Así, nacen otro tipo de empresas en Internet: redes sociales focalizadas en el mundo de la moda.

Chicisimo, por ejemplo, es un portal en el que las internautas se abren un perfil para mostrar y compartir sus looks y para seguir a otras usuarias, pudiendo seleccionar los atuendos que más les gustan e incluso comprarlos a través de la misma tienda. Y de ahí, viajamos hasta la tecnología de la recomendación, a webs que aconsejan a sus usuarias qué ropa les puede quedar mejor a partir de sus condiciones físicas: su altura, su peso, su complexión facial… Ésa es la naturaleza de una página como Favoriza. En una línea complementaria, tenemos lugares como Seedtag, que permite etiquetar fotos y enlazarlas a los sites de las tiendas donde se han comprado las prendas de vestir, facilitando la búsqueda de aquellas posibles seguidoras que quieren emular su estilo.

Como vemos, las posibilidades son muchas y muy variadas y la forma en que la moda se abre camino en Internet es una interesante reto para todo aquel que quiere despuntar en el ecommerce, y que tal vez no dispone de mucho capital pero sí de entusiasmo y de un gran interés por explotar las redes sociales.

Imagen | Facebook, El País, Chicisimo
En BlogginZenith | El sector del lujo se pone “la capa” del ecommerce y echa a volar

En campaña con Zenith

Un comentario

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>