¿Ha llegado ya la hora del “voice” marketing?

siri- voice marketing

Los dispositivos tecnológicos nos sirven para conectarnos con el mundo y relacionarnos con él. Pero las empresas siempre buscan dar un paso más allá. Los teclados y los ratones tienen un duro competidor en un sistema de comunicación que ha acompañado al hombre desde su nacimiento: la voz.

De hecho, siempre se ha considerado que uno de los grandes pasos evolutivos de la humanidad fue el desarrollo de este instrumento con el que podíamos expresar lo que queríamos y sentíamos. Cada vez más, las nuevas soluciones informáticas trabajan en avances que signifiquen que, con nuestra voz, podamos dar instrucciones a los distintos dispositivos. Por eso, muchos se preguntan si estamos ya en el momento para que triunfe el voice marketing.

Voice marketing, el futuro ya está aquí

Para entender todas las posibilidades del voice marketing, necesitamos trasladarnos al concepto de IVU, que viene a significar interfaz a través de la voz del usuario. Es decir, estamos hablando de interactuar con una máquina tal y como venimos haciéndolo hasta ahora, sólo que ya no usamos nuestros dedos para pulsar teclas o deslizar las pantallas, sino que empleamos nuestra voz, al igual que lo hacemos para dirigirnos a las personas con las que convivimos.

Hoy contamos con el testimonio de Miguel Esteban-Lista, Chief Digital Officer Publicis Media, que nos habla de la importancia de la voz: “El auge de la voz responde a la necesidad del ser humano de eliminar la fricción a la hora de relacionarse con sus dispositivos. La voz es nuestra forma más práctica, inmediata y natural de comunicarnos.”

 

google now - voice marketing

Por supuesto, para que una “máquina” nos entienda mediante el sonido de nuestra voz, ésta debe de estar configurada e integrar ciertos servicios automatizados. Y esto tiene mucho que ver con otro concepto del que no podemos dejar de hablar, el machine learning. Los dispositivos aprenden de forma automática, por ellos mismos. Para ello se necesitan programas que induzcan al conocimiento y que permitan que una máquina, a través de una sucesión de ejemplos, sea capaz de extraer comportamientos y tendencias que pueda aplicar después a su propia manera de actuar y, más importante, de dar soluciones al usuario.

Pues éste es el objetivo final del voice marketing y de todo lo que significa: No se trata de dar simplemente órdenes a un aparato para que éste nos obedezca; sino que quiere ir más allá y establecer una relación directa con el dispositivo al que se le pueda plantear no una orden sino también un problema, y que éste sea capaz de resolverla de manera solvente y útil.

Algunas de las dudas que aún plantea el voice marketing vienen a centrarse en el entendimiento real de las palabras que nuestra voz expresa. El voice marketing parece tener todas esas cualidades esenciales para marcar un nuevo paso evolutivo en las relaciones con lo digital. Es verdaderamente jugoso poder fantasear con que una máquina entenderá y llevará a la práctica nuestros mínimos deseos pero, para que esto se produzca de manera efectiva, es necesario mejorar en la personalización y la intimidad; que ese aparato sea capaz de distinguir las inflexiones de nuestra voz… Así es como nos comunicamos con otros individuos y formamos con ellos un todo en el que nos reconocemos como sociedad. Seguro que conocéis a personas con las que os entendéis con solo miraros, pues bien, el desarrollo de la voz dentro de lo digital debe alcanzar afinidad y reconocimiento que vaya más allá de la simple captación y exposición de datos, para interactuar con un ser humano, debe aprender a establecer pautas de reflexión similares a las suyas y eso, parece mucho más complicado.

La revolución que fue Siri

Nuestros abuelos no entenderían qué es ese aparatito que guardamos en nuestro bolsillo y llevamos a todos lados, las 24 horas del día. Se trata del smartphone, con el que podemos charlar, ver fotos, vídeos, buscar una dirección, comprar ropa, reservar las vacaciones… Y con el que también podemos hablar.

voice marketing - cortana

Siri nació en 2007 y fue comprado por Apple en 2010. Se trata de un aplicación que funciona casi como un asistente personal, para lo que se ha trabajado en su inteligencia virtual. El voice marketing dio un paso de gigante cuando se lanzó el iPhone 4S, que integraba a Siri y la convertía en un agente capaz de responder, sugerir, aconsejar… desde una interacción mediante la conversación con el usuario. El éxito del producto vino por su novedad, claro está, pero también por el desarrollo de cierta individualidad lograda por la programación del sistema. Así, la empresa siempre ha explicado que Siri no sólo soluciona problemas, sino que aprende cómo es el usuario con el que vive, y es “consciente” de sus gustos y preferencias. Y es capaz de enfocar sus respuestas y sugerencias teniendo en cuenta esa personalización única.

El deseo de cada usuario por poder “hablar” con su móvil ha disparado el concepto de voice marketing y muchas empresas se han lanzado a lanzar nuevas aplicaciones con control de voz. Las ventajas radican en que permiten realizar acciones sin tocar la pantalla ni las teclas y esto, con los nuevos wearables que están apareciendo en el mercado y que tal vez no tienen una pantalla tan desarrollada como los smartphones, se está volviendo imprescindible.

La aparición de Siri provocó que sus rivales comenzaran a trabajar arduamente en el desarrollo de su propio interfaz de voz. Así, Windows Phone creó Cortana. Cortana puede hacer llamadas, enviar mensajes o tomar notas, pero también puede hacer mucho más, como interpretar el lenguaje natural y aprender acerca de su usuario. Como venimos explicando, el verdadero salto del voice marketing  se dará cuando la máquina sea capaz de interactuar con las necesidades puntuales, acuciantes o incluso caprichosas de una persona, algo que vaya más allá de la orden objetiva.

Por su parte, Android ha desarrollado Google Now, que también focaliza en los gustos personales de un usuario para enviarle, por ejemplo, anuncios o noticias que puedan ser de su interés.

¿Tres grandísimas compañías luchando por marcar los tiempos en un modelo de negocio? Aquí es donde podemos ver una tendencia que crecerá entre las empresas y un movimiento al que hay que prestar atención: el voice marketing. Vivimos un tiempo que marcará el futuro, el éxito y el fracaso de muchas experiencias empresariales enfocadas en el uso de la voz.

Miguel Esteban-Lista nos explica el desarrollo actual de las herramientas que usan la voz: “Su protagonismo para el año 2016 viene impulsado por tres factores clave; la mejora exponencial de la comprensión y de la inteligencia artificial proactiva de los sistemas como Siri, Google Now o Cortana – en el año 2012 un sistema de control por voz era capaz de reconocer 3 de cada 4 palabras y hoy reconoce 11 de cada 12, lo que supone una tasa de error de sólo el 8% – la llegada de nuevos dispositivos donde la interacción más natural es la voz, desde smartwatches con pantallas insuficientes para escribir hasta coches donde la interfaz no puede interferir con la conducción; y el avance de una generación Z que ha crecido con un smartphone en la mano – hoy, el 55% de los adolescentes realizan búsquedas por voz a diario.”

El Internet de las Cosas

En relación con las palabras de Esteban-Lista, no podemos dejar de hablar de un contexto en el que el voice marketing y las aplicaciones de reconocimiento de voz se están haciendo fuertes, es el que nos lleva a nuestra vida más cotidiana: nuestro entorno familiar e íntimo, nuestra casa. Y, de nuevo, las grandes empresas viven en una pelea que se desarrolla bajo dos pilares: rapidez, para ser el primero en ofrecerlo; y eficacia, para presentar unas prestaciones únicas y de máxima utilidad.

Así que tenemos a Apple, Amazon y Google dispuestos a innovar definitivamente, y llevarse el gato al agua. Apple quiere llevar la magia y carisma de su Siri a nuestros salones, cocinas, dormitorios, a los que se podrá dirigir con la voz y con la ayuda de este asistente virtual. Por su parte, hace muy pocos días, Google ha presentado Google Home, un interfaz de voz para casa que utiliza un hardware similar al de Chromecast e incorpora LEDs, un micrófono y un altavoz (sin pantallas, ya no son “necesarias”). El primero en lanzarse a esta carrera, pero, ha sido Amazon, que no conoce límites en el desarrollo de mercados y apuesta con fuerza tanto por la producción audiovisual como por las herramientas digitales. Amazon Echo nació en 2014 y nos presenta a Alexa, una eficiente asistente virtual para ayudarnos a obtener información sobre tráfico o tiempo y, muy importante, se conecta con los aparatos inteligentes que haya en nuestro hogar y que, en unos años, serán más de los que podemos imaginar.

¿Cambios en el SEARCH?

Todos los que vivimos en Internet sabemos la importancia de una palabra: las búsquedas. Las búsquedas se convierten en sinónimo de visibilidad y, por tanto, de eficacia para la marca que sabe utilizarlas a favor.

voice marketing - seo

Pues bien, la revolución que supone el voice marketing puede cambiar todo esto tal y como lo conocemos ahora. Ahora, la mayoría de las búsquedas que hacemos en Internet son escritas, por lo que nos esmeramos en pensar ciertas palabras clave y codificarlas de una manera que atienda a esa forma de comunicarnos. Pero, ¿qué pasa cuando esas búsquedas se hacen con la voz? Hacer una consulta en un móvil mediante las herramientas de voz es más rápido y ahorra tiempo, una cualidad que sigue ganando enteros. Así, más del 70% de los jóvenes ya usa los comandos de voz para sus búsquedas.

El voice marketing obligará a las marcas a replantearse sus estrategias, sus contenidos y sus palabras clave. No escribimos como hablamos. Usamos un lenguaje más natural y llano, pero también lleno de dudas e incoherencias, marcado por matices, tonos, acentos… Las empresas están empezando a fijarse en cómo nos comunicamos oralmente para dar sentido a esas búsquedas mediante voz. Por ejemplo, una de esas estrategias pasa por tratar de pensar qué tipo de pregunta puede hacer ese usuario. Adelantarse a sus dudas para trabajar en pos de la mejor eficacia.

Sobre el tema de las empresas y sus retos de futuro, Esteban-Lista nos comenta: El reto para las marcas consiste en adaptar su lenguaje a la interacción por voz, buscando convertirse en ‘voice friendly’. En repensar sus modelos de venta para permitir que un usuario pueda comprar dos entradas para un concierto con tan solo pronunciar una frase y en ofrecer en tiempo real una relación tan natural como la que podemos tener con nuestros propios amigos, o un sistema operativo en el que la interfaz es una voz en nuestro oído, inteligente, predictiva y contextual como la interpretada por Scarlett Johansson en ‘Her’, la visionaria película de Spike Jonze.”

Seguro que volveremos a hablar de todo esto. Los interfaces de voz aún nos suenan como entes del futuro a los que no podemos tener acceso real. Pero lo mismo sucedió con Internet, con los primeros móviles, con ese ecommerce que se lanzó  lleno de dudas. Y fijémonos dónde estamos ahora. Seguimos avanzando en un desarrollo digital que no tiene techo, y el voice marketing ya no es una opción, es una realidad muy presente.

Imagen | Apple, Pixabay, Microsoft

En BlogginZenith | ¿Cómo están utilizando las marcas la realidad aumentada?

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. El Internet de las cosas nos plantea un futuro muy interesante

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>