Guía completa sobre la nueva Ley del Cine

cine-rollo

El pasado 14 de mayo se aprobó el Real Decreto-ley 6/2015, que modifica la Ley 55/2007 de 28 de diciembre, o lo que es lo mismo y para que nos entendamos: la Ley del Cine. Han sido más de tres años de peticiones y negociaciones entre el sector cinematográfico de nuestro país y los organismos oficiales que, finalmente, se han concretado en esta nueva legislación.

No es ninguna novedad si afirmamos que el mundo del cine en nuestro país se encuentra en una crisis que dificulta la financiación de nuevos proyectos. A pesar de las buenas cifras de 2014, con la mejor taquilla de la historia, 123 millones de euros y una cuota de la taquilla del 25,5%, si nos acercamos a la letra pequeña, descubrimos que estos datos tienen como grandes protagonistas a algunos títulos como ‘Ocho apellidos vascos’ o ‘El niño’, casos concretos que no se pueden aplicar a una inmensa mayoría de los filmes que tratan de salir adelante y que encuentran muchos problemas para poder financiarse. Por ello, es que la nueva Ley del Cine ha sido recibida con esperanza por parte del sector.

Sin duda, supondría un apoyo más directo al cine que podría tener consecuencias que revitalicen el sector. Desde el lado de las agencias, el mero hecho de que pueda suponer un aumento del número de espectadores traería consigo mayores posibilidades en planificación de medios.

Según Antonio Ranz, Jefe de Compras de Exterior y Cine: “La planificación en cine aporta a nuestras marcas un máximo recuerdo ante un público cautivo,  joven y consumista que paga por ver todo lo que se proyecta en la pantalla, por lo que casi siempre resulta eficaz. Además, aunque no siempre lo destaquemos, es un medio muy versátil: podemos planificar por target, por sala o a coste de CPM a un precio interesante, por lo que la segmentación es total y adaptada al objetivo de la campaña. Además, la producción se ha abaratado tanto que ya prácticamente no existen costes añadidos gracias a la digitalización de todas las salas. Sólo nos falta darle un empujón a la audiencia, al número de espectadores. Toda medida encaminada a la creación de “buen cine” siempre beneficiará a su potencial publicitario. Tenemos el precedente de “8 apellidos vascos”, “El Niño” o “La Isla Mínima”. Cuando las películas gustan las salas se llenan.

Las principales novedades

El punto más destacable de este Real Decreto es, seguramente, el que atañe al pago en el sistema de ayudas por el que tanto ha estado peleando FAPAE (Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales de España). Anteriormente, los proyectos financiados por las instituciones recibían las ayudas dos años después de que la cinta se hubiera estrenado y siempre según lo recaudado en taquilla. Este hecho provocaba el recelo de los demás entes financieros, como es el caso de los bancos, que se resistían a conceder créditos a las productoras por el temor que generaba el retraso en el pago de esas ayudas. A partir de la modificación de la ley, estas ayudas se darán a priori, una vez estén aprobadas y antes de la producción del proyecto, eso sí, se establecerá un sistema de puntuación respecto a la viabilidad de la película que dictaminará la cantidad percibida en concepto de ayuda. Los detalles de este sistema son los que ahora se están negociando entre las instituciones. Pero ya se sabe que la ayuda máxima que podrá recibir una productora para un proyecto será de 1,5 millones de euros, cifra que no podrá superar el 50% del presupuesto del filme.

cine-carrete copia

Este cambio supone toda una revolución para el sector pues los productores sabrán de antemano con qué dinero real disponen para llevar a cabo la película, por lo que se establece una seguridad jurídica en el sector que permitirá que la confianza de los posibles inversores crezca. Nuevos actantes, más seguros de qué sucederá con su financiación, entrarán en juego, lo que dinamizará el mercado y permitirá la aparición de nuevas estrategias comerciales y un buen empujón a la industria.

Otro hecho destacable de la Ley es el pago de ayudas y subvenciones que aún no se habían efectuado y que datan de 2012, unos retrasos que han contribuido a generar desconfianza e inestabilidad. Para satisfacer estos pagos pendientes, las ayudas de amortización, tras la publicación del Real Decreto, se ha aprobado el desembolso de seis millones de euros para los proyectos de 2013 y de ocho millones para las de 2014. Como decimos, ésta es la gran diferencia que puede suponer la salida del pozo negro del sector. Si antes el productor debía adelantar todo el dinero y esperar a que la película fuera estrenada y pasaran dos años para poder cobrar la ayuda; ahora, todo el proceso se realiza en la preproducción, por lo que, a la hora de buscar financiación, los productores ofrecen a sus posibles socios garantías gracias a un dinero que proviene de fondos institucionales y que se adelanta al volumen de trabajo.

En cambio, no hubo acuerdo entre las partes con otra de las demandas del mundo del cine, a la que se viene culpabilizando de su situación de crisis. Estamos hablando del famoso IVA cultural, un impuesto que en julio de 2012 se estableció en el 21%. Eso sí, distintos rumores explican que, en los próximos meses, se trabajará sobre este asunto, que podría desembocar en una bajada hasta llegar a una cifra del 10%.

‘Sobre cine europeo en la era digital’

Este es el nombre del informe llevado a cabo por la Unión Europea que ha podido resultar clave a la hora de enfrentar la reforma en la Ley de Cine. El Parlamento Europeo aprobó en abril lo dictaminado por este estudio que llamaba la atención sobre la necesidad de que los gobiernos de cada país apoyasen a la industria cinematográfica y fomentasen el consumo de películas tanto en salas como en Internet.

cine-proyector copia

El eurodiputado Bogdan Brunon Wenta fue el encargado de presentar un texto que pedía que los estados “aumenten la financiación pública para apoyar en una fase temprana la distribución y la promoción de películas nacionales y de películas europeas no nacionales” y que trabajaran en pos de “iniciativas para facilitar la producción, la distribución, la disponibilidad y el atractivo de las películas europeas“.

El informe se hacía eco de la situación de la cinematografía de muchos países de la Unión. En nuestro caso, hemos de recordar que las desgravaciones fiscales respecto a la producción se sitúan entre el 18 y el 20%, en contra de las peticiones de la FAPAE, que demanda un 25%.

La mala situación económica del cine en nuestro país y sus problemas para encontrar financiación tuvieron también en el mes de abril una noticia que puede suponer cierto respiro: el convenio entre la Sociedad Española de Garantía Recíproca y la empresa francesa Natixis Coficiné. Esta entidad forma parte del banco BPCE y su acuerdo es para avalar durante un año a veinte películas españolas, con una cantidad de un millón de euros para cada una.

La nueva Ley del Cine está en boca de todos. Para el sector puede ser un acicate para remontar en unos tiempos en los que la falta de financiación ha paralizado las ruedas del engranaje: sin dinero para películas, los estrenos se reducen, como también lo hacen la publicidad y la cooperación entre marcas. Lo que provoca que se confíe menos aún en el sector. El destello de varios filmes que están levantando la taquilla, unido a las nuevas medidas tomadas por el gobierno, puede ayudar a devolver la confianza de los inversores, consiguiendo que, de nuevo, el cine español sea un sector del que todos podamos sentirnos orgullosos.

Imagen | Pixabay: thomashendele, Pixabay: nemo; Pixabay: DasWortgewand
En BlogginZenith | El arte del Product Placement en el cine: luces, cámaras, marca y ¡acción!

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. Es realmente importante que las ayudas se reciban antes del rodaje

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>