Google, la evolución de uno de los grandes

Google es ya el propietario de medios más grande del mundo, según el informe de ZenithOptimedia Top Thirty Global Media Owners (Los treinta propietarios de medios globales más importantes). El gigante de las búsquedas y la publicidad digital sube desde la segunda posición y ahora arroja unos ingresos que superan en un 39% a su competidor más próximo, DirecTV.

Aunque para la mayoría de los usuarios Google comenzó siendo un buscador que ha ido desarrollando más servicios, ellos dicen que su misión ha sido siempre la misma: contribuir a ordenar y hacer accesible toda la información del mundo. Pero ¿cómo ha evolucionado Google?

Llega Gmail y con él, más soportes para la publicidad fuera de las búsquedas

Muchos pensaban que se trataba de una broma: el 1 de abril de 2004 Google revolucionaba el correo electrónico lanzando Gmail, un nuevo sistema con conversaciones anidadas y hasta 1 giga de capacidad. En una época en la que la mayoría de proveedores apenas llegaban a los 5 o 10 megas, e incluso se planteaban cobrar por ello, Google desarrolló un nuevo servicio financiado con la que es su columna vertebral: la publicidad contextual.

Este tipo de publicidad ya llevaba desde 2000 en sus resultados de búsqueda, donde aparecían webs patrocinadas en vez de los banners que dominaban la web, pero Gmail fue el primer gran paso para llevarla más allá. Este sistema detectaba de qué hablaban los correos electrónicos para mostrarnos anuncios de agencias de viajes si estamos planeando nuestras vacaciones, por ejemplo.

Un primer paso al que siguieron muchos más. Google se ha centrado en desarrollar o comprar servicios que le ayuden a conocernos mejor y ofrecernos publicidad contextualizada. Así, gracias a Maps pudo llegar a negocios locales, con Blogger consiguió una gran base de sitios web donde colocar anuncios y compartir los ingresos con los dueños. Y con la compra de Android en 2005 y YouTube en 2006, su influencia se hizo mucho más grande.

El sistema operativo móvil, que Google ha mantenido abierto y sujeto a cambios por otras empresas, le ha servido para aumentar su influencia, dar un golpe de gigante en la publicidad móvil y mejorar la penetración de sus servicios: en muchos modelos de móvil, hay que tener una cuenta de Gmail para comenzar a usarlo. Google Now, uno de sus últimos lanzamientos, es una aplicación móvil que utiliza todo lo que sabe de nosotros (eventos en el calendario, mensajes de correo, movimientos geográficos) para ayudarnos y avisarnos de información que nos puede ser útil. Toda una demostración de lo que Google sabe de cada uno.

Sin YouTube, Google probablemente se habría ahorrado muchos dolores de cabeza con reclamaciones de copyright, pero tampoco habría conseguido convertirse en uno de los principales medios de comunicación del mundo. YouTube hoy en día es sinónimo de vídeo y la compañía de la gran G ha podido explorar nuevos modelos de negocio en lo audiovisual, conjugándolo con su experiencia en publicidad contextual. Desde los típicos anuncios en los vídeos hasta grandes acuerdos con televisiones o productoras, eventos en directo, colaboraciones con creadores de contenido. Lo próximo parece que serán los vídeos premium, accesibles a través de micropagos.

Redes sociales, asignatura pendiente

Irónicamente para una compañía que ha sabido innovar y utilizar información del usuario para ofrecerle publicidad, son las redes sociales lo que peor se le ha dado a Google, un terreno donde se le han adelantado muchos otros. Lo intentó con Orkut, una suerte de Facebook que solo triunfó en Brasil; con Jaiku, un clon de Twitter adquirido en 2007 que acabó cerrando también; y con Google Buzz, polémico desde su lanzamiento en 2010 por sus problemas de privacidad y que también se abandonó.

Su predilecto es ahora Google+, red social lanzada en 2011 con un posicionamiento muy similar a Facebook, pero que poco a poco ha ido diferenciándose. Según la empresa, va mucho más allá de ser una red social: es una capa que unirá todos sus servicios. Sin embargo, todavía es complicado encontrar a familiares o amigos en ella. Google presume de su gran número de usuarios registrados, pero hay que tener en cuenta que se crea automáticamente al hacerse una cuenta en Gmail o utilizar la aplicación de chats Hangouts.

No cabe duda de que la diversificación de Google en cuanto a servicios es enorme. Desde aplicaciones de ofimática, almacenamiento online, información, compras, fotografías, mapas, sistemas operativos, móviles e incluso acceso a internet a través de banda ancha (de momento solo en Estados Unidos): Google ha desarrollado una tendencia a extenderse a través de toda nuestra presencia online, buscando sinergias e información sobre el usuario que le ayude a publicar anuncios más relevantes y por lo tanto, más eficaces y rentables.

Por supuesto, no todo es publicidad: el pago por contenidos o servicios (almacenamiento extra, servicios a empresas, acceso de fibra óptica) va adquiriendo un peso mayor año a año. Y todos los nuevos servicios se lanzan alrededor del buscador, que en muchos países como España acapara más de un 90% de cuota de mercado sin apenas dar opción a sus rivales, como Bing de Microsoft. Sin embargo, después de años en los que los productos de Google habían convivido con el sistema operativo de Apple, parece que la compañía de la manzana quiere borrar toda huella de Google de iOS 7. ¿Sus enemigos se alían para romper su monopolio?

En cualquier caso, conviene preguntarse: ¿Su siguiente reto? Llevar inteligencia a nuevos dispositivos, como los coches que se conducen solos o las Google glasses. Otros ven a Google como una empresa que crece demasiado basada en tener cada vez más datos de sus usuarios, despertando recelos cuando la preocupación por la privacidad está cobrando importancia entre los consumidores, lo que se ha acrecentado con escándalos como su supuesta participación en el programa PRISM del gobierno estadounidense o las peticiones de acceso a datos personales de los gobiernos, aunque en este último caso la compañía ha decidido actuar de manera transparente y hacer públicas estas peticiones en su web.

Tampoco han ayudado las polémicas acerca de sus estrategias para pagar menos impuestos, que están siendo investigadas. En definitiva, Google tiene por delante un futuro lleno de retos, especialmente en la competición por redes sociales y el mercado móvil, pero no cabe duda de que está muy bien posicionado para competir en nuevos escenarios. ¿Cómo evolucionará? El tiempo nos lo dirá.

En BlogginZenith | Estudio Zenith: “Google, grande entre los grandes”

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. Excelente artículo. Ahora veremos como sera ese gran paso de google con respecto a google glass, algo prometedor pero a su vez lleno de polémicas sobre nuestra privacidad.

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>