Facebook prepara su plataforma para empresas: así funciona Workplace

Facebook Workplace

Imagina que cada empresa tuviera su propio Facebook, una red social privada en la que empleados y directivos de diversos departamentos comparten contenido, clasifican ideas, se comunican… Deja de imaginar porque eso es lo que quiere implantar la compañía de Mark Zuckerberg. Ya se conocen los primeros detalles de Facebook Workplace, conocido como Facebook at Work durante el periodo de pruebas.

La idea es aprovechar el conocimiento que tienen los empleados de esta famosísima red social, pero mejorando la comunicación y procesos dentro de las empresas. En definitiva, una herramienta según la cual “tu jefe te obligará a usar Facebook en la oficina” rompiendo el famoso cliché “de ladrón de productividad a aliado para sacar la tarea adelante”. 

¿Qué es y cómo funciona Facebook Workplace?

No es algo nuevo. Desde enero de 2015 ya suena la noticia de la implantación de Facebook at Work en las empresas. De hecho un reducido número de empresas ya han podido realizar pruebas en este tiempo.  Ahora se llama Workplace. Pero ¿qué sentido tiene?

Facebook Workplace

En muchas compañías se trabaja con una “intranet” corporativa tradicional. Con ese espíritu nace Facebook Workplace en el que se replica Facebook pero en un entorno corporativo laboral y privado. Justo en este entorno los empleados podrán mantener su vida laboral y la personal reunidas en un único sitio, pero sin mezclarse.

En apariencia es muy similar al Facebook que ya tenemos. Pero en lugar de nuestros amigos de siempre, los contactos estarán compuestos por compañeros de oficina y aquellas personas con las que medie una relación profesional.

En apariencia se mantiene la News Feed, donde se pueden observar todas las actualizaciones de contactos. También da la posibilidad de crear y compartir tanto grupos como chats con dichos contactos. Igualmente tiene Facebook Live integrado. Tiene sentido, pues es la forma de hacer “videoconferencias” o hacer retransmisiones en directo con nuestros compañeros.

¿Todo igual? ¿De verdad?

El “me gusta” que tanto caracteriza a Facebook se mantiene, así como los cinco botones del “reactions” que incorporaron recientemente. También está la caja de búsqueda de la plataforma. En definitiva, una apariencia muy similar (por no decir idéntica).

Según Iván Guillén, docente de Isemco de marketing digital, “los 1.700 millones de perfiles activos es una razón más que suficiente. De hecho, la clave está en la recurrencia de la visita, por lo que reorganizan el escaparate para que los trabajadores puedan seguir conectados en un espacio dedicado hasta ahora al ocio”.

En este sentido, argumenta Guillén, la gran ventaja es que tienen como fin hacer que trabajar sea tan adictivo como actualizar el estado del perfil. Por tanto, hay una inusitada familiaridad que hace que la curva de aprendizaje sea casi inexistente. Por ejemplo, no será necesario insertar una nueva contraseña y funciona tanto para escritorio como para móvil.

Para poder hacer uso de Workplace hay dos formas: o hacerlo a través de la web de Facebook ─de esta forma alguien del equipo contactará con la empresa que quiera implementar esta herramienta. O bien a través del programa Workplace Partner. Es un programa en el que se han asociado con otras compañías que son socios autorizados con los que se puede contactar para acceder a Facebook Workplace. Entre estas compañías hay algunas como Deloitte.

Si nos vamos a los datos, confirman que más de 1.000 empresas en todo el mundo ya lo están utilizando en versión beta. Además se han creado más de 100.000 grupos en la plataforma. India, Noruega, Estados Unidos, Reino Unido y Francia son los países en los que más se usa hasta ahora. Todavía, eso sí, no se disponen de datos de España.

¿Cuál es el modelo de negocio?

Si Facebook es gratuito, hay quien puede pensar que Workplace seguirá la misma dinámica. Y no es así, pues el modelo de negocio está en cobrar por user activo en una tarifa mensual. Habrá que pagar 3 dólares al mes por usuario por los primeros 1.000 usuarios activos mensuales.

Si cuentan con más de 1.000 usuarios activos mensuales y menos de 10.000, tendrán que pagar 2 dólares al mes por usuario. Si superan los 10.000 empleados utilizando Facebook Workplace sólo pagarán 1 dólar al mes por cada uno de ellos. En definitiva, la idea es fomentar su uso con la vista puesta en las grandes corporaciones principalmente.

Actualmente ya existen varios servicios que buscan facilitar la comunicación dentro de las empresas. Yammer, un servicio que surgió independiente pero que fue comprado por Microsoft es uno de los más conocidos. Ya en 2013 contaba con unos 8 millones de usuarios.

Por su parte Slack, desde su lanzamiento en 2013, ha tomado bastante importancia y ha ganado bastantes usuarios. Los últimos datos se conocían en mayo de este año y se indicaba que contaba ya con 3 millones de usuarios activos al día.

En el caso de Slack, si no se quiere perder el archivo de mensajes, cobra ocho dólares por usuario si se paga cada mes. O 6,67 al mes si se paga un año por adelantado. Una fórmula muy distinta a la de Facebook. HipChat o Skype también forman parte de este elenco de empresas dedicadas al chat entre compañeros de empresa.

¿Todos están de acuerdo?

Según el director de la plataforma, Julien Codorniou, el servicio es fácil de usar pues no necesita ningún tipo de formación. Igualmente, mejora la productividad empresarial al hacer más sencilla la comunicación interna. Pero no está exento de polémica.

Si algo está viviendo Facebook en los últimos días, es su “descarada” estrategia de hacerse con la mayor información posible. El caso de WhatsApp, que obligaba a los usuarios a compartir su información con la red social, ha levantado las primeras ampollas.

Con respecto a Facebook Workplace hay voces críticas con la herramienta. Consideran poco adecuado dejar en manos de una multinacional una información que puede resultar estratégica para un país o incluso confidencial.

Para los reticentes, Facebook responde en función de su experiencia: “es una plataforma totalmente independiente, segura y protegida para las empresas. Las conexiones están protegidas para mantener todos los datos seguros. Sólo los compañeros de trabajo dentro de la empresa pueden ver la información que publican en Workplace”.

Por tanto insisten en que “la nueva herramienta es de uso exclusivo dentro de las empresas, lo que significa que la información de los empleados en Workplace se encuentra totalmente segura, confidencial y separada de sus perfiles personales de Facebook”.

Lo que sí vemos en cualquier caso es que Facebook no quiere perder este territorio, actualmente ocupado por Microsoft y otras “newbies” como Slack. Además, se apalanca sobre la tendencia cada vez más generalizada de “descentralizar físicamente” las tareas dentro de las compañías. ¿Conseguirá hacerse con el control y superar a sus competidoras?

Imagen | Wikipedia
En BlogginZenith | Facebook 2016: así será la llegada del Messenger Commerce a través de Facebook Messenger

En campaña con Zenith
   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>