Facebook, la red social que también será banco

facebook

Pensemos en un internauta cualquiera. Una persona que entra en su perfil de Facebook. Allí comparte sus sentimientos diarios. También lee lo que han comentado sus amigos sobre ese tema de actualidad. Ve un divertido vídeo que está causando furor. Y aprovecha para hacer un pago en dinero electrónico.

¿Cómo? Sí, esa es la nueva revolución que plantea la red social más usada del planeta. El universo fintech gana terreno uniendo soluciones digitales y financieras. Facebook lo ha dispuesto todo para comenzar a operar como un banco. ¿Qué puede significar esto para el mundo de Internet y el de la banca tradicional?

Una noticia esperada

Que Facebook trabaje como un banco no es precisamente una noticia que nos sorprenda. De hecho, ya lo hacía en Estados Unidos. Que esta realidad se traslade ahora a Europa era sólo una cuestión de tiempo.

En octubre del año pasado, Facebook Payments International Limited era reconocida como entidad bancaria por el Banco Central de Irlanda. La sede social se encuentra en Dublín. Al haber sido aceptada por un estado miembro de la Unión Europea, también puede trabajar con los demás socios europeos. Así, el 30 de diciembre se registraba oficialmente como entidad de dinero electrónico en el Banco de España.

Pero, ¿qué tipo de servicios puede dar este entidad? Sus actividades se centrarán en el dinero electrónico que podrá emitir, distribuir o reembolsar. Además, podrá ejecutar operaciones de pago o enviar dinero. Se trata de una primera inmersión en las actividades económicas que, sobre todo, permite hacer donaciones caritativas a través de Facebook o realizar pagos persona a persona mediante Facebook Messenger.

Para empezar a trabajar con los servicios bancarios de Facebook, los usuarios no necesitan crearse una cuenta. Sólo necesitan una tarjeta de débito Visa o Mastercard que está asociada a su banco “de toda la vida”. Facebook les dará un código PIN que funcionará como garantía para llevar a cabo las diferentes acciones.

El banco de Facebook y sus repercusiones

Que Facebook empiece a operar como un banco tiene unas implicaciones bárbaras para el sector financiero europeo. Sobre todo, teniendo en cuenta que la red cuenta con 1.600 millones de usuarios en todo el mundo. Lo que se traduce en 1.600 millones de posibles clientes que, en un momento u otro, pueden encontrar muy útil este servicio.

El giro hacia el sector fintech tiene mucho que ver con la propia naturaleza de Facebook y, más concretamente, con lo que GAFA lleva a cabo. Ya sabéis que los cuatro grandes tecnológicos tienen en común, entre otras cosas, gran interés por poner en el centro de su estrategia al consumidor. Se trata de modelos de negocio muy rompedores. La innovación viene de la mano de su forma de percibir al consumidor. Para ellos, cualquier usuario, no importa quién sea, de dónde venga o lo que le guste, puede ser un cliente. Por eso, enfocan su planificacion y el desarrollo de su cartera de producto en función a este punto. Ello se consigue a través de un análisis sistemático y permanente de las necesidades de mercado. Para las que, por otro lado, las estrategias comunicativas con el usuario también son clave.

La revolución que se plantea con este nuevo banco parte de la popularidad y  la usabilidad que Facebook ha demostrado en muchos ámbitos. En primer lugar, conectará de manera primordial con los más jovenes, la relevante generación millennial. Para ellos, no es anecdótico, sino habitual, hacer todo tipo de operaciones comerciales a través de Internet. Por eso, tener a su red social como entidad bancaria les puede parecer muy práctico. En contraposición con generaciones más maduras, que aún recelan del uso de Internet para ciertas gestiones, los millennial se lanzan a probar todas las opciones sin reservas. Como sabemos, ellos son el target más interesante para las marcas. Los consumidores más deseados.

Además, no hay que perder de vista el uso del Big Data. Facebook será un banco que conocerá perfectamente a sus clientes. No sólo sabrá cómo se llaman o dónde viven. Sino que tendrá información personal de todo tipo: desde dónde han pasado sus vacaciones, quiénes son sus mejores amigos o cuáles son sus series favoritas. El poder que da esta información puede hacer de Facebook un rival muy bien posicionado.

Otra ventaja con la que Facebook puede contar para conectar con posibles clientes viene a cuenta de las famosas comisiones. La banca tradicional aplica un pago por algunos de los servicios que presta a sus usuarios. Pero entidades como Facebook, pueden marcar la diferencia al excluir estas comisiones. Pues, como todos sabemos, se financian a través de la publicidad que las marcas contratan para tener visibilidad.

¿Miedo en la banca tradicional?

Por todo esto, no resulta extraño pensar que la banca más tradicional de nuestro país (y del resto del mundo) pueda sentir temor ante el auge de un competidor como Facebook. Si bien es cierto que los bancos cuentan con entidades físicas que respaldan la confianza de los clientes, este hecho viene a ser cada vez menos determinante para las nuevas generaciones. Los nativos digitales, de hecho, cada vez buscarán más servicios que se puedan hacer digitalmente, en una evolución que parece imparable.

La banca tradicional tampoco pierde de vista el hecho de que Facebook puede llegar con mayor facilidad a esos posibles clientes a través de la simpatía que ya ha generado en ellos. Son muchos años usando un perfil, jugando con las aplicaciones, compartiendo fotos, leyendo informaciones… Facebook tiene connotaciones positivas como marca. Por contra, la banca tradicional se ha visto en ocasiones como una entidad opaca y compleja para la mayoría de las personas, sobre todo, por la reciente crisis económica. Una imagen cargada de aspectos negativos que en esta nueva lucha puede no beneficiarle, precisamente.

Supuestamente, el peso de la tradición y la experiencia, deberían ser grandes ventajas para la banca tradicional, pero estos factores tienen un reverso. El auge de la economía disruptiva pondrá a prueba a estas empresas. No es lo mismo informatizar ciertos servicios (como ya se da) que sumergirse de lleno en la economía 2.0. Precisamente, el ser grandes tótems vinculados a una manera de funcionar muy consolidada, puede suponerles una dificultad a la hora de plantear los grandes cambios que el mundo de Internet implica y que obliga a revisitar un modelo empresarial afectado por muchos condicionantes analógicos.

La banca tradicional ve fundamental el hecho de no perder este tren, pues puede significar la pérdida de millones de clientes. Y ya está emprendiendo acciones en este sentido. Muchos ya ofrecen sus prestaciones a través de plataformas digitales. Tenemos ejemplos como BBVA Wallet o Santander Wallet, para efectuar pagos a través de una aplicación instalada en el móvil y que funcionan como un monedero electrónico.

En una línea parecida, resulta interesante hablar de Bizum. Se trata de un servicio de pago electrónico que nació en octubre. Lo más interesante es que hasta 26 bancos españoles se han unido para trabajar con ella y tener presencia en este servicio que se entiende como global. Por lo que llega a la gran mayoría del sector. Bizum es una app que sirve tanto para comprar online, en establecimientos físicos o para hacer pagos entre amigos.

Otros importantes jugadores

Facebook no es la única gran entidad digital que ha decidido meterse en el mundo del fintech. De hecho, cada vez son más frecuentes las noticias en ese aspecto. Apple Pay ya funciona en España a través del Banco Santander y en establecimientos como Carrefour. Samsung Pay llegó antes a España, en junio, y tiene acuerdos con La Caixa o El Corte Inglés. Google, otro de los gigantes tecnológicos, no quiere quedarse fuera de esta carrera y ha lanzado su Android Pay. Incluso las plataformas digitales más determinantes de nuestro país buscan presencia en el sector, con instrumentos como Vodafone Wallet.

El mundo digital se vuelve más y más complejo a la vez que busca ser más sencillo y práctico para el internauta. Que una red social tan poderosa como Facebook decida lanzarse al mundo del pago electrónico, no sólo es importante para ella. La banca tradicional puede sufrir las consecuencias de todo lo que el universo fintech está moviendo para acercarse a unos clientes que, cada vez más, buscan soluciones a sus necesidades a un solo golpe de click.

Imagen | Pixabay

En BlogginZenith | Apple Pay y otros servicios de pago que revolucionarán todo lo conocido para las marcas

En campaña con Zenith

2 comentarios

  1. Facebook no para de crecer, de extender sus tentáculos. Habrá que permanecer atentos.

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>