Éxitos y fracasos de programas en la televisión española de los que aprender en 2016

programas

Los programas de televisión nacen con la clara vocación de ser un éxito y dar lo mejor a sus cadenas pero, claro está, no siempre lo consiguen. Un nuevo año que se ha terminado, un nuevo año que empieza y, en nuestra mente, la necesidad de hacer balance.

A continuación, hacemos un repaso por la programación del pasado 2015 en nuestro país. Por los éxitos, por los fracasos… ¿qué lecciones podemos sacar de cara a un 2016 en el que los grupos televisivos deben seguir sorprendiendo con programas más y más competitivos?

Programas de éxito

Las series

Afortunadamente para la industria de nuestro país, las series nacionales han convencido de manera mayoritaria a la audiencia. Producciones como ‘Bajo sospecha’ (19,7% de media), ‘El Príncipe’ (23,1% para cerrar temporada), ‘Vis a vis’ (19,9% de media)… han dado una lección muy importante para futuros proyectos. El público español quiere nuevos temas y géneros, quiere thriller, misterio, ciencia ficción… quiere una ficción profunda que refleje la madurez del conjunto de la población como espectadores experimentados.

Además, la comedia ha seguido fuerte en la parrilla. Al éxito de una veterana como ‘La que se avecina’, uno de los productos estrellas de FDF, el canal más visto de la TDT; hemos de sumar el aterrizaje de ‘Allí abajo’, la sitcom que juega con los tópicos regionalistas y que ha sabido sacar partido del buen hacer de la película ‘Ocho apellidos vascos’, contando con un cartel espléndido de actores.

Mención especial debemos hacer para ‘El Ministerio del tiempo’, para muchos, la serie del año. Sin llegar a ser líder de audiencia, esta producción creada por Javier Olivares ha sabido ganarse el afecto de uno de los públicos más estimados por las cadenas: el que habita la segunda pantalla y comenta en redes sociales sus gustos y preferencias. Calidad de guiones y una simpática mezcla de humor, ciencia ficción e historia que ha encandilado incluso a los más escépticos.

Si hablamos de ficción internacional, no podemos dejar de mencionar el esforzado trabajo de las series procedimentales en nuestro país. Esto es, las ficciones que presentan unos personajes fijos que han de plantearse un caso nuevo en cada capítulo, que abren y cierran en esa trama. Producciones que no deslumbran pero sí cumplen de maravilla su función en horario de mañana, tarde o noche. ‘Castle’, ‘CSI’ o ‘Mentes criminales’ son veteranas cuyos buenos datos a veces pasan desapercibidos.

Entretenimiento


En cuanto a los programas de entretenimiento, encontramos que los talent show han sido de los espacios más vistos en este 2015. Aportan la vertiente de reality show tan buscada por algunos espectadores, pero con un plus de creatividad y talento que hace mucho más atractivo el seguimiento del espacio. En 2016, seguiremos viendo nuevos programas de este tipo de temáticas. ‘La Voz’ (28,3% en su final) o ‘MasterChef’  (26,8% en la última emisión) hablan no sólo del éxito del formato en sí, sino de cómo se puede aprovechar el tirón comercial de los espacios y los participantes, a los que les puede esperar una vida mediática aún después del final de los programas en los que participaron.

Como vemos, los clásicos géneros se reconvierten y fusionan con otros productos para lograr atraer a una audiencia que busca esas nuevas propuestas. Sin duda, eso es lo que le ha sucedido al género de entrevistas que, si bien la temporada pasada ya llamó a la puerta de los formatos de éxito con ‘Viajando con Chester’; este año ha vuelto a refrendar su tirón con programas como ‘Al rincón’ y, sobre todo, ‘En la tuya o en la mía’, un gran éxito para TVE que demuestra la necesidad de encontrar una figura carismática como hilo conductor. Bertín Osborne sabe ganarse la complicidad de su entrevistado y la audiencia lo ha reconocido con increíbles cifras para el canal público, como con la visita de El Cordobés, que congregó a más de 8 millones de espectadores.

No podemos pasar por alto el éxito de los programas de tertulia política en los que los invitados debaten sobre cuestiones de actualidad nacional pero con un nuevo estilo, mucho más personalista, que obliga a la total implicación de los tertulianos, un compromiso que genera constantes noticias y que el público agradece. ‘La Sexta Noche’, ‘Espejo público’, ‘Más vale tarde’… llegan a la audiencia al ofrecer una vertiente mucho más apasionada de unos temas que, hasta ahora, podían resultar lejanos a cierta parte de los espectadores.

Programas… no tan exitosos

Las series


Las producciones nacionales son el estandarte de las cadenas, los espacios que la audiencia suele asociar con la imagen del canal. Así que, si una ficción tiene éxito, el tirunfo es doble para quien apostó por ella, de igual forma que si sucede lo contrario.

Para Telecinco, 2015 no ha sido el mejor año en cuanto a estrenos se refiere. Producciones como ‘Aquí Paz y después Gloria’ (10,9% de media) o ‘Las aventuras del Capitán Alatriste’ no tuvieron el éxito esperado. Curiosamente, ambas sufrieron retrasos y parones en su proceso de producción, signo de que la cadena no acababa de ver el producto como algo redondo. Cuando llegaron a la pequeña pantalla, esos cambios y remodelaciones se notaron. Las bajas cifras provocaron mudanzas en su día de emisión, lo que terminó de perjudicarles.

Hemos comentado que la nueva apuesta por el trhiller, el terror o el misterio son grandes armas para las cadenas, pero esto no quiere decir que todo valga. Series como ‘Rabia’ o ‘Refugiados’ no encontraron su camino para llegar a la audiencia. En el caso de ‘Refugiados’ (5,8% en su despedida, mínimo de temporada), a pesar de su estreno simulcast, de ser coproducción con la BBC y de su cuidada puesta en escena, no sólo no logró convencer a los espectadores, sino que tampoco consiguió el respaldo de la crítica. En realidad, a pesar del esfuerzo por hacer ver que los hechos ocurrían en España, parecía una serie extranjera, y esto pudo provocar extrañeza en el espectador.

En nuestro país, se produce una curiosa paradoja. El público se entusiasma por las series extranjeras, especialmente los millennials, que siguen la actualidad de todo lo que llega de Estados Unidos. Pero cuando esta ficción aterriza en nuestra parrilla, las audiencias no acompañan. Hay muchas razones que explican este hecho: el público interesado ya las ha visto, el formato de cuarenta minutos no cuadra con el prime time español, en el que las series son de setenta, lo que obliga a programar dos capítulos… Mientras que los procedimentales se pueden seguir sin haber visto todos los episodios, las producciones de trama horizontal exigen un esfuerzo continuado del espectador que, en muchas ocasiones, no llega.

Así, principalmente, en verano, las cadenas tratan de programar estos éxitos internacionales que, finalmente, pasan sin mucho éxito por nuestra tele. A pesar de que los primeros capítulos convencen a la audiencia, las cifras se van desinflando poco a poco y sin remisión. ‘Extant’ comenzó muy bien en La Sexta, con un 14,6%, pero, por el camino, perdió a la mitad de la audiencia y cerró con un 7,5% del share. ‘Homeland’, una de las mejores producciones de la televisión internacional actual, fue retirada de la parrilla de Cuatro a falta de la emisión de cinco capítulos para cerrar temporada.

Entretenimiento


A pesar de que los realities son un tipo de espacios demandados por la audiencia y buscados por las cadenas, no todo sirve para atraer a los espectadores. Telecinco, experta en encadenar programas de este tipo y en dar continuidad de unos a otros ofreciendo una especie de serial con sus personajes fijos del canal, no tuvo el éxito esperado con ‘Pasaporte a a la isla‘, un reality veraniego que vio acelerado su final.

No nos cansaremos de decir que los espectadores buscan contenido nuevo, fresco, moderno… tal vez por ello, no funcionaron programas de TVE como ‘La Alfombra Roja Palace’ o ‘Hit-La Canción’. En el primer caso, existía un aire que recordaba a la televisión que, si bien triunfó en los 90, ahora ha perdido el favor del público más joven. En el segundo caso, tenemos el reverso oscuro de algo que hemos comentado en la sección de éxitos. Uno de los problemas de nuestras cadenas es la repetición de formatos y propuestas. Aunque los talents musicales tienen gran tirón para la audiencia, también es cierto que los espectadores se pueden ver sobrecargados por programas demasiado similares entre sí, que provoquen cierto hartazgo entre ellos.

Imagen | RTVE
En BlogginZenith | ‘El Ministerio del Tiempo’: claves para entender la serie del momento

En campaña con Zenith

Un comentario

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>