Exigencias legales para el tratamiento de datos de menores: guía a fondo

 

menores-todos

Menores y marcas comerciales, he aquí un curioso cóctel, tan interesante como peligroso. Los niños y adolescentes suponen un perfil al que las empresas no pueden dejar escapar, son los consumidores del futuro y quienes, en el presente, ya marcan tendencia sobre las líneas de marketing que tienen mayor calado social y que, sin duda, repercutirán en el futuro.

Pero todos sabemos que los menores son uno de los sectores sociales a los que hay que proteger con mayor celo. Conseguir datos acerca de ellos, y, por tanto, información útil y veraz sobre sus gustos y rutinas de consumo depende de leyes muy específicas. Las marcas necesitan llegar a los niños de una manera que genere seguridad y confianza. ¿De qué manera protege la ley a los menores? ¿Cuáles son las estrategias que pueden seguir las marcas?

Menores y la Ley de Protección de Datos

La Ley Orgánica 15/1999, de 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD), establece unas pautas muy claras sobre los datos referidos a menores de edad y cómo ha de ser su tratamiento. La Agencia Española de Protección de Datos es el organismo encargado de velar por el cumplimiento de esta ley y garantizar este derecho fundamental de todos los ciudadanos.

menores-candado

Lógicamente, establece una consideración especial a los menores, que todavía no están formados ni tienen criterio suficiente para decidir sobre ciertas cuestiones. Un dato personal es aquella información que permite identificar al individuo. El derecho a la protección de datos reconoce que la persona tiene facultad y capacidad para controlar estos datos personales y decidir sobre ellos. Por ello, cuando hablamos de menores, la protección ha de ser máxima y las marcas han de conocer la legislación.

El artículo 13.1 de la LOPD indica que: “Podrá procederse al tratamiento de los datos de los mayores de catorce años con su consentimiento, salvo en aquellos casos en los que la Ley exija para su prestación la asistencia de los titulares de la patria potestad o tutela. En el caso de los menores de catorce años se requerirá el consentimiento de los padres o tutores.”

Así pues, queda clara la idea de que para usar los datos de una persona mayor de 14 años, hace falta contar con su permiso. Y cuando tratamos con niños menores de esa edad, surgen las complicaciones, pues los actos del menor no tienen validez sin una autorización otorgada de manera específica por padres o tutores.

En el mismo artículo se añade también que: “Cuando el tratamiento se refiera a datos de menores de edad, la información dirigida a los mismos deberá expresarse en un lenguaje que sea fácilmente comprensible por aquéllos.” Lo que expresa el interés de los legisladores porque quienes son los receptores del mensaje (los niños) reciban una información sencilla y expresada de una manera acorde con su edad, y da un toque de atención a los entes emisores, para que tengan en cuenta a qué tipo de público se dirigen y adecuen su mensaje a ellos.

menores-tablet

En cuanto a la forma de probar que existe un consentimiento real por parte del padre o tutor para dar esos datos, el texto jurídico señala que ha de ser un medio de prueba admisible en derecho. El artículo 13.4 especifica que “corresponderá al responsable del fichero o tratamiento articular los procedimientos que garanticen que se ha comprobado de modo efectivo la edad del menor y la autenticidad del consentimiento prestado en su caso, por los padres, tutores o representantes legales.” Además, el Gabinete Jurídico de la AEPD estableció que es aconsejable que la solicitud vaya acompañada de la fotocopia del DNI de los padres o tutores, para comprobar que la firma de la solicitud se corresponde con la del documento oficial.

Por otro lado, resulta muy importante señalar que aunque se tenga el consentimiento por parte del padre, nunca se podría utilizar para recabar, a través del menor, información referida a su entorno familiar, salvo que sea imprescindible para conseguir dicho consentimiento.

La actuación de las marcas

menores-tags copia

Explicado todo esto, es fácil entender lo importante que resulta que una marca respete el marco legal y siempre se presente de una manera clara y transparente frente a los niños y los padres, para generar confianza y seguridad. Todo la corrección que se establece acerca del modo en que una empresa debe tratar a sus consumidores, se multiplica cuando nos referimos a sus hijos.

Y no sólo hablamos de marcas que se dirigen a niños, sino que cualquier empresa ha de tener en cuenta que uno de los potenciales clientes puede ser un menor. Es el caso de las empresas tecnológicas. Los niños son nativos tecnológicos y una de sus actividades de ocio favoritas es todo lo relacionado con Internet y sus aplicaciones. Una encuesta reciente, revelaba que la marca favorita de los niños era Ipad, por delante de empresas de gran calado como Disney o Doritos.

Algo que en realidad, nos hace darnos cuenta de lo importante que es para cualquier marca saber tratar con niños, pues, además, éstos serán sus clientes del mañana. Si consigue ganarse la confianza de los padres hoy, resultará más fácil  tener a la siguiente generación como un cliente fiel.

Atractivo para los menores, seguro para los padres

Las marcas que quieren acercarse a los niños han de combinar una doble estrategia: resultar atractivas para los menores, usando su lenguaje y empleando las dinámicas y estímulos que les atraen; pero aportando una estructura clara y lógica que dé confianza a los padres.

menores-safity

Una forma de captar la atención del público infantil es a través de juegos o aplicaciones, algo que ya están haciendo empresas en España como Famosa o Danone. Haciendo uso del branded content, consiguen hacer llegar su mensaje publicitario y permiten a los niños  acceder a contenidos controlados y seguros, convirtiéndose una marca “amiga”. De la misma forma, muchos canales de televisión infantiles convierten sus páginas web en auténticos centro de ocio para niños, con actividades, concursos y material extra de todo tipo, que gusta al niño y hace que el adulto sienta la seguridad de que en una sola web, que ya conoce, su hijo encuentra todo el entretenimiento necesario.

También es muy inteligente la estrategia llevada a cabo por Clan, con una de las aplicaciones más descargadas del mercado, y que dispone incluso de una tablet propia, con la que los niños se sienten autónomos y los padres tienen la certeza de estar informados de las actividades de los menores.

Sin duda, el uso de Internet,  la aparente tranquilidad de un hogar que una pantalla al mundo puede poner en riesgo, ha supuesto una revolución. Los adultos quieren conocer qué hacen sus hijos en la red y saber que no están ofreciendo sus datos personales de forma imprudente. En esta línea, también son fundamentales las campañas de sensibilización e información, como Tudecideseninternet.es en la que, de manera sencilla y educativa, se trata de informar sobre el derecho a la protección de datos y los peligros de la red.

Imagen | Foothillsnetwork, TheGuardian, SeniorLearning, All-electronics, Exchange
En BlogginZenith | Anuncios de televisión y volumen: prohibiciones y consecuencias (II)

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. Un tema muy sensible. Interesante que lo hayáis tratado. Saludos!

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>